La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

13 de junio de 2015

La Guyana Esequiba no es venezolana


Recientemente, se ha encendido la diatriba diplomática entre Guyana y Venezuela, en el que este último país reclama casi las dos terceras partes del territorio del primero. Hay un trasfondo histórico y, por supuesto, económico, en el que Venezuela hace su reclamo. Y más allá de la ineficacia y aquiescencia de la diplomacia venezolana, Venezuela no ha hecho nada por ganarse a Guyana, o mejor dicho, a los guyaneses.

La historia empieza por allá en el siglo XIX, a principios de las guerras de independencia en América Latina. La llamada "Guyana Esequiba" fue parte del territorio español (la Capitanía General de Venezuela), y que en consecuencia pasaría a formar parte del territorio venezolano. Sin embargo, la posesión de dicho territorio era de iure (de derecho) y no de facto (de hecho), y prácticamente no existieron colonizadores españoles en la zona. Muy hábilmente, los ingleses, muy dolidos por haber sido sacados del continente por la independencia de EE.UU, entran en el territorio de la Guyana Esequiba enviando colonos, aprovechando la emergente y precaria situación institucional que vivía la recién nacida Venezuela. Así el Reino Unido creaba una especie de "cabeza de playa", similar a la realizada por EE.UU. para arrebatarle gran parte del territorio a México. A partir de ahí vinieron numerosos acuerdos y negociaciones entre la pequeña Venezuela y el Imperio Británico, una batalla de David vs Goliath, hasta que llegó la independencia de Guyana en 1966, y se invirtieron los papeles: la enorme Venezuela contra la pequeña Guyana. Lo demás es historia.

Por allá en los años 80 del siglo XX, Francisco Herrera Luque, escritor y doctor venezolano, analizaba la situación de la "Zona en Reclamación" más allá de lo diplomático:
"El problema es la gente. ¿Quién se va a ir para allá? Tu sabes como son de cómodos los venezolanos. Si ya el 75% de la población vive en las ciudades, ¿Tu crees que se va ir a vivir en la Guayana con ese calorón? Los ingleses resolvieron el problema y trajeron de África y Asia gente adaptada para vivir en los trópicos.[...] Es necesario poblar las fronteras y particularmente la Guayanesa".[1]
Las acciones de Venezuela no han ido más allá de lo diplomático, y ni siquiera han intentado convencer a la población que vive en Guyana de que ser parte de Venezuela es buena idea. Si consideras dicha región como tu territorio, tiene completo sentido proveer de nacionalidad a las personas que allí viven, y por lo tanto otorgándoles cédulas de identidad, pasaportes y de todos los derechos civiles y políticos que de ello devienen. Eso no se ha hecho. Más bien, Venezuela coloca obstáculos a los ciudadanos de Guyana, y ellos hasta necesitan de la visa para poder acceder a Venezuela. En materia de infraestructura y desarrollo económico es poca la inversión realizada por Venezuela, y ni siquiera existe una carretera que una a ambos países (habían planes de construir una en el 2009, de lo cual no encuentro referencias más recientes[2]), y para viajar de Venezuela a Guyana a través de carretera es necesario ir a Brasil, en un viaje que puede durar desde 12 a 36 horas[3].

Dicha ausencia de inversión política y económica, genera otro gran componente que imposibilita aún más la integración de la Guyana Esequiba con Venezuela: la cultura. Guyana y Venezuela son diametralmente opuestos en materia cultural: no hablan el mismo idioma (Venezuela habla español, Guyana habla inglés), no tienen la misma religión (Venezuela es mayoritariamente cristiano católico, mientras Guyana es mayoritariamente cristiano protestante, hinduísta y musulmán), no tienen las mismas costumbres y, los guyaneses, ni siquiera se sienten sudamericanos o latinoamericanos, sino caribeños. Obligar a los guyaneses a formar parte de un país del cual no quieren formar parte es una evidente violación a la llamada "autodeterminación de los pueblos" (en la cual "pueblo" debería entenderse como personas y no como gobiernos).

Tomar y dividir territorios de acuerdo a los intereses de los Estados, sin tomar en cuenta a la población, no sólo es una práctica propia de las potencias imperialistas, sino que posteriormente podrían generar graves conflictos internos. La Conferencia de Berlín de 1884 y 1885 es uno de esos ejemplos, cuando las potencias europeas se reunieron y se repartieron África, sin ningún tipo de representación africana y sin tomar en cuenta las diferencias culturales, y que son el origen de los actuales conflictos territoriales, étnicos y religiosos que se vive en África.

La posición actual del gobierno de Venezuela sobre el tema limítrofe es considerada blandengue, o hasta contradictoria, porque tanto hablar de nacionalismo y soberanía, y ha mantenido una posición muy permisiva hacia Guyana, especialmente en materia de proyectos minero-extractivos en la zona disputada. Dicen las malas lenguas que esa posición pasiva es el resultado de una petición de Fidel Castro, ex-presidente cubano, que solicitó a Hugo Chávez que bajara la voz sobre ese tema, dado que Guyana sirvió de puente para la intervención militar cubana en Angola en 1975. También, se ha considerado que el bajo tono de Venezuela tiene la intención de captar votos de los países caribeños en el sistema interamericano (OEA) y otras instancias multilaterales (ONU y CELAC). Inclusive, el verbo reciente de la Cancillería venezolana tiende a condenar más a las transnacionales que al gobierno guyanés, tratándolo como víctima de los primeros. Pero todo esto también lleva al gobierno venezolano a una contradicción existencial, dado que la Guyana Esequiba es una zona rica en recursos minerales, especialmente en hidrocarburos, por lo que les cuesta soltar dicho territorio definitivamente y probablemente ambas partes van a apostar por la intermediación de la Corte Internacional de Justicia para zanjar el problema de una vez por todas, sea el resultado que sea.

La resolución del problema limítrofe no debe ser de tipo diplomático, sino democrático. Tan sencillo como hacer una votación en Guyana para ver que piensa la gente. Pero este escenario no es bueno para Venezuela, porque es más que evidente que ellos no se sienten venezolanos. Lo que hace un país es su gente y no la tierra, es decir, Venezuela tiene que aceptarlo: La Guayana Esequiba no es venezolana.

Notas:
[1] HERRERA LUQUE, Francisco. "La historia fabulada (segunda serie)". Capítulo 141: La Guayana Esequiba. Edit. Pomaire.
[2] Venezuela y Guyana acuerdan construir carretera transfronteriza. Disponible por:  http://www.eluniversal.com/2009/07/28/pol_ava_venezuela-y-guyana-a_28A2553643
[3] Salida hacia Guyana. Disponible por: http://www.viajeros.com/diarios/caracas/salida-hacia-guyana

3 de abril de 2015

Preguntas que le hacen a un ateo


La semana pasada, créanlo o no, fui a la Iglesia (católica), obligado por compromisos familiares, como es la única manera de que vaya a un lugar de esos. Para no aburrirme, me puse a meditar durante la misa, y me percaté de que lo tratan a uno como un perro: levántate, sientate, habla, arrodillate; y si te portas bien, al final te dan una galletita con alcohol y una palmadita "de la paz".

Trabajo en el centro de la ciudad de Caracas, muy cerca de la Iglesia Santa Teresa, y en los días de semana santa vi el negocio de la venta de religión y el montón de gente vestida de morado. Parecía una marcha de uvas. En fin, en estos días he tenido diversas discusiones sobre religión y los argumentos son casi siempre los mismos.

La gente, que normalmente me ve como bicho raro cuando digo que soy ateo, siempre tiene un catálogo de preguntas sobre el tema religioso:

1. ¿Tu no crees en nada? 

Ser ateo no significa no creer en nada, significa no creer en dioses. Un ateo podría creer en sí mismo, en una tendencia política, en teorías conspirativas o en muchas otras cosas, lo único en que no cree es en seres divinos o con superpoderes.

2. ¿Quién crees que creó el mundo? ¿Un mundo tan perfecto surgió de la nada?

La pregunta está mal formulada. Cuando se usa la palabra "Quien" se presume que hay un creador y se está adelantando la respuesta. La pregunta correcta debería ser "¿Cómo se creó el mundo?", lo que permite mayor objetividad y una variedad más amplia de respuestas. La respuesta más simple es que no hubo una creación, el universo sencillamente siempre existió, al menos de acuerdo a la Primera Ley de la Termodinámica y la Ley de la Conservación de la materia, las cuales destacan que ni la materia ni la energía se pueden crear ni destruir, sino sencillamente se transforma.

Afirmar que todo tiene un creador acarrea una contradicción, al menos religiosamente. Si todo tiene un creador, entonces el creador también debe tener un creador (después de todo, algo tan perfecto como dios no puede salir de la nada). Y el creador del creador también debe tener un creador, y así sucesivamente hasta el infinito. Los creyentes solucionan este problema diciendo: "Dios no tuvo un creador, sino sencillamente siempre existió", pero si ellos afirman eso entonces yo puedo afirmar lo mismo sobre el universo: "Siempre ha existido", y tengo la ventaja de que no necesito acudir a un tercero (a Dios) para fundamentar mi afirmación.

El universo no es perfecto, ni tampoco los seres vivos. Desastres naturales, explosiones de estrellas, enfermedades, malformaciones congénitas lo demuestran. El universo y la vida son el resultado de procesos constantes en el tiempo, como lo es el Big Bang y la evolución.

Creer en dios porque "tiene que existir un creador" es también una falta de fe. Si crees en Dios tienes que creer porque sí, sin razón alguna.

3. ¿Cuando tienes problemas no acudes a Dios? 

Una amiga recientemente me hizo una pregunta: "Si tuvieras un problema con alguien en el trabajo, ¿Qué haces?". Me pareció extraña la pregunta, y respondí que probablemente lo que haría es hablar con esa persona, o en su defecto buscar la ayuda de un tercero, ya sea de un jefe o de recursos humanos. Mi respuesta no la complació, pues buscaba que yo dijera "ponerme a rezar", pero la verdad esa idea ni siquiera pasó por mi cabeza sino cuando entendí sus intenciones.

Cuando tengo un problema busco una solución. Dice un proverbio ruso: "Puedes rezar todo lo que quieras, pero no dejes de remar hasta la orilla".

Algunos son más radicales, y me dicen: "Cuando te estés muriendo, te acordarás de Dios". Eso es poco probable, además, suena como si sólo creyeran en Dios por conveniencia, porque quieren algo de él. Eso no es amor.

4. ¿Por qué no crees en Dios?

La pregunta debería ser al revés: ¿Por qué tengo que creer en dios? El estado natural del ser humano es el ateísmo, pues nacemos sin creer en dioses y somos inbuidos por la cultura, el miedo y la ignorancia a creer en seres sobrenaturales.

En mi caso, fui creyente cuando niño y después dejé de creer. Las razones fue que dejó de tener sentido, y no sólo contradicen lo que dice la ciencia, sino entre ellos mismos e, incluso, contradicen puntos éticos. Considero la religión como una fuente de prejuicios, que alimenta la ignorancia, el miedo, las divisiones, el odio y la sumisión.

5. ¿A dónde crees que vas cuando mueras?

Voy a la tierra. Tres metros bajo de ella, o quizás a un río o al mar si me creman. De todos modos estaré muerto y no me daré cuenta a donde me llevan. El ser humano es tan egocéntrico, que para vivir por siempre, se inventó la vida después de la muerte.

6. ¿No te has puesto a pensar que hay algo más grande que tú?

Sin duda lo hay. Trabajo en un organismo del Estado, es aterradoramente enorme el sistema burocrático en el que vivimos.

7. ¿Los ateos son satánicos?

Es una pregunta contradictoria. Si no creo en Dios, mucho menos en sus enemigos.


Por ahora son esas preguntas. Si eres creyente y tienes alguna pregunta que quieras hacer, bienvenido sea. O, si eres ateo y quieres compartir una pregunta que te han hecho, bienvenida también.

-------------------------------------------------------------------------------------

Otras preguntas que me han realizado a partir de este post:

Lorena Bologna pregunta:
 
Pregunta 1: ¿Alguna vez has rezado como Dios manda ? ¿Has colocado toda tu confianza en escuchar la voz de Dios ? 

Sí, de niño. Evidentemente ya no.

Pregunta 2:
¿Crees que todo en este mundo es por mera casualidad?  ¿Como me explicas el por que de las cosas? ¿Como explicas el que todo sea tan perfecto ? No consideres errores humanos para justificar tu ateismo, solo busco que me des una base logica de por que de las cosas, pues si la energia surgio de la nada, entonces Dios surgio de la nada, Dios es esa energia (esto a mi opinion)

Sí, todo es el resultado de la ca usalidad. Entiendo tu punto, pero nuestra ignorancia no es la demostración de que algo existe. Con eso dices: "Yo no sé, por lo tanto Dios lo hizo". El hecho de que nosotros no sepamos como se hizo aquello o lo otro, no quiere decir automáticamente que lo hizo alguien, más bien, quiere decir que nosotros nos tenemos que poner a investigar las razones de ello y encontrar una respuesta. Decir "Dios lo hizo" acaba con la investigación y la posibilidad de encontrar la verdad, además de ser una justificación de la flojera mental de aquellos que no quieren investigar o aprender.

No hay nada en el universo que sea perfecto, de hecho, la misma esencia de la religión abrahámica es que no somos perfectos y que necesitamos al único ser perfecto que es Dios. Sería contradictorio decir que la naturaleza es perfecta también.

Que Dios sea una energía es muy similar al taoísmo o hasta La Fuerza en las Guerras de las Galaxias. Eso podría ser posible, pero esas filosofías son más ateas que teístas, pues al ser Dios una fuerza o energía no es un dios personal. Dios es algo que te rodea, pero no es algo a lo que le rezas.






Pregunta 3:
¿Por qué dejaste de creer? 

Primero, me di cuenta de que todo el cuento religioso es absurdo. Lo noté de niño cuando en las clases de catecismo me dijeron que los dinosaurios no existieron porque según la biblia la tierra tiene apenas 6.000 años (al contrario de los dinosaurios que tienen millones de años, y no aparecen en el génesis) . Del mismo modo, rechazo la religión por una cuestión ética, mencionadas anteriormente.

Pregunta 4:
¿Cómo crees tú que eres quien eres?

Yo soy quien soy por las personas que me rodean y por las experiencias y las circunstanscias que he vivido.

16 de marzo de 2015

EE.UU. y Venezuela: Psicópatas vs Suicidas


El decreto de Obama declarando a Venezuela como una amenaza a su seguridad nacional es tanto la primera declaración abiertamente injerecista como la primera declaración de cooperación política para con el gobierno venezolano, posiblemente "sin querer queriendo".

Lo más difícil de comprender todavía es ¿Cómo Venezuela es una amenaza para la seguridad nacional de EE.UU? El decreto de Obama no aclara mucho el asunto, sin embargo, explica muy brevemente que es para "proteger las instituciones democráticas y el sistema financiero de EE. UU. de los flujos financieros ilícitos de la corrupción pública en Venezuela". Es decir, es una medida para evitar que el dinero de los fondos públicos de todos los venezolanos termine en suelo gringo por la corrupción, lo cual suena como una buena noticia para los pueblos de ambos países, con excepción de los corruptos. Sin embargo, nada más por eso es exagerado declarar a Venezuela como una amenaza a su seguridad, cuando probablemente hay mayor peligro al sistema financiero de EE.UU. con dinero proveniente del narcotráfico en otros países de América Latina. Aquí es cuando por fin tiene sentido el discurso chavista: EE.UU. está buscando abiertamente interferir en los asuntos internos de Venezuela, sin embargo, seguramente no con los métodos usuales (intervención militar y embargos).

En pleno siglo XXI, no es igual intervenir en un país americano que un país del Medio Oriente o África. Una intervención militar de EE.UU, inclusive si iniciase un conflicto interno en Venezuela, está fuera de discusión por diversos factores:

a) Tanto Venezuela como EE.UU. tienen aliados y pertenecen a organismos internacionales comunes con la suficiente influencia diplomática para evitar un conflicto armado.

b) A diferencia de Israel, el aspecto comunicacional y la opinión pública preocupa a los gobiernos de EE.UU, tal como ocurrió con la guerra de Vietnam, cuyas imágenes de horrores y masacres eliminaron por breves momentos la concepción romántica que tiene la guerra. En Irak, el gobierno de EE.UU. mantuvo el control de los medios para evitar la mala propaganda, pero en Venezuela existe no sólo una gran variedad de medios de comunicación, sino que muchos son controlados por el Estado y, además, con los celulares inteligentes casi todos tienen una cámara en su bolsillo.

c) La cuestión cultural, étnica y religiosa también influye. Es más fácil atacar un país con un sistema moral e institucional totalmente diferente al tuyo, como los musulmanes, que atacar a uno con uno similar, como Venezuela y su sistema democrático y religión mayoritariamente cristiana.

d) Además del costo político, atacar a Venezuela tiene un costo económico que EE.UU. no se puede dar el lujo de pagar. Si EE.UU. no atacó a Venezuela con un petróleo a casi 100 dólares cuando representaba un gran incentivo, no lo va a hacer con un petróleo a 50 dólares.

Con este último punto, y desmitificando la idea de un EE.UU. impaciente por invadir países para robarle su petróleo, deja de ser válida dado que EE.UU. ha dado grandes pasos para su independencia energética, y muy próximamente se convertirá en un país exportador de petróleo gracias al fracking o fracturación hidráulica del petróleo de lutitas. Es decir, es más fácil para EE.UU. producir su propio petróleo que andar invadiendo países. Si acaso, a EE.UU. le conviene más sabotear la producción petrolera venezolana para convertirse en el nuevo suplidor de la región. Es decir, un poquito de desestabilización política en Venezuela es algo que, paradójicamente, convendría a ambos actores. Para Venezuela, porque eso suele venir acompañado de un aumento de los precios del petróleo, pero estamos tan acostumbrados a una Venezuela en crisis que quizás eso no ocurra. Para EE.UU, el fracking es un proceso muy costoso y no conviene un petróleo a tan bajo precio, y si Venezuela dejara de ser el suplidor de este lado del mundo, los precios aumentarían, pero para ello sería necesario el declive de la producción petrolera venezolana.

En lo político, al gobierno venezolano la cae como anillo al dedo el decreto de Obama, porque sería la demostración de injerencia después de tantos años de discurso antiimperialista. Permite al chavismo replegarse ante la hostilidad más abierta hecha por EE.UU. en los años de "Revolución Bolivariana", que entra muy convenientemente en épocas de descontento dentro del mismo chavismo y de vísperas electorales. En EE.UU, la presión es más de tipo político, sobre todo por parte de los senadores Marco Rubio, del partido Republicano, y Robert Menéndez, del partido demócrata, pesos pesados del Congreso de EE.UU. que no son amigables a Cuba y sus amigos. Muchos ven en EE.UU. un policía del mundo, que tiene el deber de "mantener el orden" y espacir la democracia, aunque sea por la fuerza o la coerción. Apenas una minoría en EE.UU. estaría de acuerdo con intervenir o boicotear a Venezuela, por lo que esta medida es una forma de aplacar las voces más duras dentro de la política de EE.UU. hacia Venezuela. Para la oposición venezolana esta medida de Obama no es un gran apoyo, porque la oposición nunca ha ganado con la confrontación, pero ayuda a que la comunidad internacional le ponga un ojo a Venezuela, volviéndola más mediática y haciendo del gobierno venezolano más susceptible a la opinión pública. EE.UU. está calculando que al gobierno de Maduro le queda poco tiempo, quizás esperando un estallido social, y está moviendo y ajustando sus fichas de acuerdo a ello.

También, como algo curioso, ambos presidentes con este escenario obtuvieron nuevos poderes, para Maduro fue una ley habilitante aprobada hace un par de horas mientras se escribían estas palabras, y para Obama también le fue otorgada una habilitante, con la finalidad tomar las medidas necesarias (sanciones) para promover los derechos humanos en Venezuela.

Venezuela es como los suicidas, es solamente una amenaza para sí misma; mientras que EE.UU. es psicópata, una amenaza para todos menos sí mismo.

PD: Tengo muchos problemas con la velocidad de mi conexión a internet (proveído por la empresa del Estado, CANTV) desde mi casa, que muchas veces oscila entre 20 kbps y nada, por lo que me veo muy limitado para publicar tanto por aquí como por Facebook. Si no fuera porque es harto conocido la ineficacia gubernamental, diría que es una censura provocada.

4 de marzo de 2015

Las Otras Putas (Video)

Para ir conmemorando el Día Internacional de la Mujer, he preparado un video con el texto que escribí hace algunos años, llamado "Las Otras Putas".

No es normal que haga videos, quizás haga algunos más si el trabajo y la universidad no me consume tanto tiempo y años de vida.

video

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...