La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

15 de septiembre de 2017

Taller: "Iniciando un blog" (Caracas, 30/09/2017)


La Fundación Francisco Herrera Luque invita al Taller: "Iniciando un Blog", con el Internacionalista y bloguero Víctor Camacho, creador de la iniciativa www.blogarizate.tk, a realizarse el día Sábado, 30 de Septiembre de 2017, de 09:00 am. a 1:00 pm.

Contenido del Taller:
  • Nociones básicas de seguridad en la web
  • Importancia de tener un blog, ventajas y desventajas.
  • Herramientas y utilidades para el diseño del blog
  • Herramientas y consejos para manejos de contenido.
  • Integración con las redes sociales.
Costo: Bs. 8.000.

Límite de cupos: 20 participantes.

Pre-inscripción: Se puede realizar una pre-inscripción por aquí, la cual no garantiza el cupo el día del taller.

Inscripción: Para formalizar la inscripción y garantizar el cupo se debe cancelar el costo del taller a través de efectivo (el mismo día del taller), transferencia o depósito. La Fundación no cuenta con punto de venta. Los datos para transferencia o depósito son los siguientes:
Cuenta Corriente del Banco Mercantil: N° 0105-0021-41-1021543802, Rif. J-300030911, a nombre de Fundación Francisco Herrera Luque. Correo: fundacionherreraluque@gmail.com. Teléfono 0212 2147966.
En caso de transferencia o depósito es importante notificar la misma a los correos: fundacionherreraluque@gmail.com y blogarizate@gmail.com, indicando monto, número de referencia y nombre del participante.

INFORMACIÓN: Biblioteca Herrera Luque, 3ra. avenida entre 2da. y 3ra. transversal, Biblioteca Los Palos Grandes, sótano 2. www.fundacionherreraluque.tkfundacionherreraluque@gmail.com – - 0212 2147966

10 de septiembre de 2017

Estilo libre


Estoy sufriendo de un horrible bloqueo de escritor. Ni siquiera en Twitter me animo a escribir. Las lecturas se me hacen pesadas y tediosas. No me siento particularmente en mi momento más creativo.

Entonces, haré catarsis. Lo que me salga del alma, sin pensarlo demasiado. Una especie de estilo libre en mi disciplina.

 Y no es que no tenga buenos temas sobre que escribir. Me provoca sobre lo que pude aprender de 4 meses de protestas en Venezuela. También, mucho se dice sobre quienes salen de Venezuela a buscar una mejor vida, por lo que me resulta más interesante los que vienen de otros países para quedarse en Venezuela a pesar del desastre. Aunque no lo creas, son muchos, particularmente refugiados, estudiantes y personas que hicieron su vida en este país y no quieren dejarlo. Aunque sobre este último tema tendría que ser cauteloso, para que no sea utilizado como propaganda pro-gobierno o que me acusen de chavista. La política está a flor de piel y a mi me resulta muy fácil herir susceptibilidades.

Desde esta mañana no puedo dejar de cantar "Across the Universe" de los Beatles, aunque en la versión de Rufus Wainwright. La verdad sólo canto el coro "Nothing gonna change my world", porque no me la sé completa. Me encanta la música melancólica, triste, de corazones rotos, es lo único que consigo que me dé ánimos.

Desde el punto de vista laboral y profesional me va mejor que nunca, pero ello no es la razón de mi existencia. Siento un frío vacío que espero sólo sea la crisis de los 30... que a la fecha en que se escriben estas palabras todavía no cumplo.

Fantasmas del pasado también tienen la culpa de ello. Me persiguen cuando yo sólo quiero huir de ellos. Me sorprendo de mi mismo con lo bueno que me estoy haciendo para sacar a la gente de mi vida. Familia, amigos, parejas, tu lánzalo que yo lo bateo y lo saco del estadio.

No estoy en fase de comer cuentos.

Soy del tipo de persona que se puede conectar fácilmente con otra, por lo que me encariño muy fácilmente. Sin embargo, apoyo la idea del desapego, tal cual se expresa en el budismo. Ese apego, aunque nos haga sentir bien, es una cárcel.

Me es más fácil el desapego con las cosas materiales que con las personas, aún cuando en estos momentos extraño la guitarra que vendí. Igualito no es mucho lo que sé tocar en ella, pero eso no quiere decir que extrañe hacer horribles sonidos con ella.

Pero, sin duda, lo que más me rehidrata el alma es escribir. Incluso, prefiero hacerlo en papel, como de hecho lo hago con este texto que luego transcribiré a la pc.

Y no es mentira, de verdad me sirvió.

13 de agosto de 2017

Desde Rusia para Venezuela, a través de Trump, con amor


Imagina que eres un gobierno que tiene casi 20 años diciendo que EE.UU. te va a invadir. De repente un presidente gringo dice que tiene en consideración la vía militar en tu país y, aún así, te sorprendes e indignas. Bueno, ese es el gobierno venezolano.

Si yo fuera Kim Jong-Un, presidente de Corea del Norte, y EE.UU. dijera que está dispuesto a una acción militar contra mi país, lo vería tan rutinario como el desayuno. Por eso, tanta sorpresa e indignación por lo que dijo Trump[1] debería ser indicador de que todas las veces que, supuestamente, EE.UU. iba a invadir a Venezuela, quizás no era muy cierto, hasta ahora al menos.

No suelo apoyar teorías conspirativas, pero esta vez me resulta difícil. Y es que cada vez pienso más que todo lo que hace el Gobierno de Trump forma parte de un plan impulsado por Rusia para fortalecer al gobierno de Maduro. De hecho, ningún analista o asesor, con 3 dedos de frente, sería capaz de aconsejar a un presidente a siquiera mencionar en público la posibilidad de intervenir militarmente en Venezuela. Carece de todo sentido lógico.

Todos los analistas están de acuerdo en que la amenaza militar realizada por Trump sólo ayuda a dar crédito al discurso antimperialista y a cerrar filas en las bases chavistas, que se encuentran divididas por la existencia de la Asamblea Nacional Constituyente. Ello crea un elemento distractor que justificará una mayor militarización del país y más concentración de poder, para enfrentar a un enemigo externo que ahora es claramente visible. De hecho, sería repetir el mismo error que se hizo con Cuba, a través de sanciones y aislamiento, que sólo ayudó a Castro a mantenerse indefinidamente en el poder.

Volviendo al tema ruso, cabe destacar que el presidente Putin es amigo fiel de Maduro. También Putin tiene mucha afinidad por Trump. Es innegable, por más que intenten ocultarlo como adolescentes de bachillerato. Y es que los 3 tienen que ganar con esas declaraciones bélicas.[2]

Ya sabemos que gana Maduro. Pero, ¿Qué gana Putin? Además de la importancia de tener un amigo fiel con una mayor estabilidad política, que le permite pagar sus deudas a los bancos rusos a tiempo[3], Rusia puede ofrecer su protección a este pobre país caribeño contra esa enorme potencia del norte: una base militar rusa para los panas, quizás. Maduro ya lo debe estar considerando, y aunque ello sea inconstitucional, la flamante Asamblea Nacional Constituyente lo podría permitir.

Bueno, ¿Y qué gana Trump? La posibilidad de mostrarse como hombre fuerte y decidido, especialmente contra el terrorismo islámico. ¿Pero qué tiene que ver Venezuela con el terrorismo islámico? Pues, según recientes declaraciones de Mike Pompeo, Director de la CIA, en Venezuela -supuestamente- existen vínculos con Irán y Hezbolá, además de vínculos con Cuba y Rusia[4]. De hecho, Venezuela ha sido acusada por vender pasaportes a grupos terroristas en el Medio Oriente[5].

La parte irónica es que, aunque ciertamente Hezbolá es acusada de ser un grupo terrorista, no es menos cierto que Hezbolá lucha contra el Estado Islámico/Daesh en el Líbano y Siria[6], quienes son los verdaderos promotores del terrorismo internacional en la actualidad. Y ciertamente, tener vínculos con Cuba y Rusia, en pleno 2017, no te convierte en objetivo militar.

Trump es un jugador de poker: hace "bluffing" para engañar, confundir o provocar al oponente. Ciertamente no es la primera vez que se hace en las relaciones internacionales, pero sí debe ser la primera vez que se hace de una manera tan irresponsable.

En fin, es poco probable que EE.UU. intervenga militarmente a Venezuela. Más bien, sospecho con mucha intensidad que toda esa retórica, e incluso las sanciones que aplica EE.UU. contra altos funcionarios y contra el mismo Maduro, no es más que un teatro para favorecer el radicalismo en Venezuela, y por lo tanto la continuidad de Maduro en el poder.

Notas:

  1. Donald Trump afirma que Estados Unidos no descarta la opción militar en Venezuela. Disponible por: http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-40907614
  2. Recomiendo el artículo "La conexión Maduro-Putin-Trump". Disponible por: http://www.dw.com/es/la-conexi%C3%B3n-maduro-putin-trump/a-38527167
  3. Venezuela debe a Rusia $ 955 millones desde 2016 por préstamos. Disponible por: http://www.el-nacional.com/noticias/economia/venezuela-debe-rusia-955-millones-desde-2016-por-prestamos_186502
  4. Director de la CIA: En Venezuela hay presencia de terroristas del Hezbollah. Disponible por: http://www.panorama.com.ve/politicayeconomia/Director-de-la-CIA-En-Venezuela-hay-presencia-de-terroristas-del-Hezbollah-20170813-0030.html
  5. CNN reveló presunta red de venta de pasaportes venezolanos. Disponible por: http://www.el-nacional.com/noticias/mundo/cnn-revelo-presunta-red-venta-pasaportes-venezolanos_79706
  6. Artículo "Hezbolá" de la Wikipedia. Disponible por: https://es.wikipedia.org/wiki/Hezbol%C3%A1#Guerra_contra_el_Estado_Isl.C3.A1mico

6 de agosto de 2017

Estimado futuro yo

Esta es la carta que escribí para el -supuesto- "Concurso Cartas de amor" del año 2017. Los organizadores del mismo no han dado señales de vida desde mayo, por lo que nadie sabe los resultados, ni se sabe cuando anunciarán los ganadores.

No había querido publicar la carta para no romper algunas de las reglas del concurso, pero se ha tardado tanto que en realidad ya me sabe a casabe. Lo publicaré de todas maneras.

Por aquí mi carta:

Estimado futuro yo:

Quizás ésta sea la carta más extraña que haya escrito, sino es la carta más extraña jamás escrita. Y es que a veces pasa que, entre todo lo que acontece, me olvido de la persona más importante de mi vida: yo.

Aunque sé que no debo justificarme ante nadie, está claro que esto no es una declaración egoísta. No he hecho más que vivir al servicio de los demás, al menos hasta este punto de mi vida. Por eso se me ocurrió la idea de escribirte.

No sé cuantos años pasarán para que vuelva a leer estas palabras. ¿10, 20 o 30 años? ¡Quién sabe! ¡Quizás ni las vuelva a leer! Lo importante es que ahora mismo estoy atravesando por distintos acontecimientos que podrían definir los rumbos de mi vida y nunca debo olvidar lo que soy. Tengo miedo, y no debo dejar que ello me consuma.

En primer lugar, del contexto histórico. No creo que en el futuro hayas podido olvidar las 8 horas que tuviste que pasar para comprar tan sólo un par de harina PAN en el supermercado. Por allá, unos luchando por tener el poder, y uno acá luchando por poner comida en el plato. Igual que en los viejos tiempos. Te da miedo que el "no me alcanza" se convierta algún día en "hambre en casa".

Después, están mis temores en el ámbito personal. Estoy a punto de llegar a los 30 y ya me puedo contar las canas. Por lo menos no se ven tan mal y me empiezan a gustar, al menos por ahora. La verdadera depresión llega cuando me hago consciente de que no voy a tener oportunidad de comprar mi propia casa, al menos no en este contexto. Así es como la situación económica empaña mi idea personal de independizarme. También, algún día quisiera tener hijos, aunque preferiblemente en singular. Me preocupa no sea ni uno sólo, al no haber encontrado un espécimen sin el cromosoma Y que quiera hacer el experimento. Por un lado, ya puedo sentir los ojos y oír las lenguas puntiagudas de los que juzgan la soledad; y, por el otro lado, las decepciones del amor me han hecho excesivamente cauteloso y selectivo. Y es que cada vez comprendo menos el amor. Si Sócrates decía "yo sólo sé que no sé nada" y se le consideraba un sabio, entonces yo debo ser el gurú del amor.

Lo único que podría decir que aprendí del amor es que no es un juego de obstáculos, no es un concurso que lo gana el que más se lo merece. Uno no da amor como resultado del razonamiento lógico. Uno da amor porque quiere, porque es el resultado de nuestra voluntad, de querer y procurar lo mejor para una persona, y no porque uno espera un intercambio mutuamente favorable, como si se tratase de una transacción comercial. Verifiqué de primera mano que las mujeres creen más fielmente en esta injusticia: cuando di todo lo que pude de mí y, aun así, no bastó. Única injusticia que, por desgracia, puedo aceptar.

Pase lo que pase, Víctor, espero que no hayas dejado que el miedo te influya. No dejes que nadie te afecte. Recuerda los versos de Pablo Milanés: "...Del presente, qué le importa a la gente, si es que siempre van a hablar". No te abandones a ti mismo sólo por miedo a la soledad; no abandones tus principios por miedo al plato vacío. Nunca abandones la lucha. Y, si es que llegas a cambiar de opinión sobre algo, espero que haya sido como resultado de las conclusiones de tu propio razonamiento.

En fin, en esta carta tan extraña, en la que ni siquiera sabía si la debía escribir en primera o tercera persona, en presente o futuro, sólo quería terminar diciendo: me juro a mí mismo vivir al servicio de mi propia revolución.

Estaré viéndote.
Víctor
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...