La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

27 de noviembre de 2009

Viernes... Aprender a manejar

He ideado un plan malévolo... MUAJAJAJA... bueno, no es tan malévolo, en realidad, me propuse a mi mismo escribir algo, lo que sea, cada día durante la próxima semana. Empezando hoy mismo. Tengo trabajos y exámenes por delante, así que esto me lo propuse porque soy medianamente masoquista jajaja... Allá voy.
(Aquí esta el domingo, lunes, martes, miercoles, jueves, sábado)

Yo aprendí a manejar cuando tenía apenas 18 años, y quienes me enseñaron fueron mi papá y mi mamá.

Yo no suelo ver muy seguido a mi papá, pero mi mamá tenía la gran insistencia de que fuera él quien me enseñara a manejar. Esto se debe a que, según el razonamiento de mi linda madre, "entre hombres se entienden mejor"... ¬¬ (jajaja). Lo cual era su muy indirecta forma de decir que no tenía muchas ganas de enseñarme (jeje). Sin embargo, ella me advirtió de un gran riesgo sobre aprender a manejar con mi papá: "tu papá es muy gritón, ehhh ¬¬". De hecho, mi papá me contó la historia de una vez cuando le enseñaba a manejar a mi mamá, que ella, entre tanta gritadera, se enojó tanto, que detuvo el auto en plena calle y caminó de vuelta a casa (jajaja). Linda familia de gritones enojones en la que vivo yo (jaja).

Pues mis primeros pasitos tras el volante se dieron por la casa de mi papá, que queda fuera de Caracas, aproximadamente a hora y media. Fue durante las vacaciones, y me quedé en su casa durante una semana. Lo primero que noté, cuando mi papá me enseñaba a manejar, era que siempre estaba calmado y muy tranquilo... Los únicos momentos en los que mi papá se alteraba era cuando estaba a punto montar el auto por encima de un poste... De resto su comportamiento era bastante razonable (jajaja). Así, aprendí que si tienes habilidades y sabes seguir instrucciones, mi papá no te gritará (jajaja). En realidad, varias personas me dijeron lo gritón que era mi papá, ahora entiendo porque les había gritado =P jeje

Pero mi papá solo me enseñó lo básico para manejar, con quien realmente aprendí a manejar fue con mi mamá. ¡¡¡AAAYYYY DIOOOOSSS!!! Mi mamá si grita mucho ¬¬ (jajajaja).
- No, no, no, ¡Bajate del auto ya! !Que lo estás haciendo mal!
- ¿Pero te puedes esperar a que encienda el carro, mamá?
He ahí mi vida cada vez que estoy detrás del volante y mi mamá de pasajera (jajaja).

Algo que todavía no consigo que mi mamá me aprenda a decir es "izquierda" o "derecha". Cuando mi mamá me intenta dar direcciones cuando manejo, mi mamá dice, cuando estoy ocupado viendo al frente, "aquí" o "allá". ¿Cómo demonios sé donde queda aquí o allá?
- Ayyy... es que se me olvida cual es la izquierda y cual es la derecha- responde mi mamá ante ese argumento.
-............................ ¬¬ -respondo yo.
Deberían verla cuando estoy en el tráfico.
-Víctor, pásate a la otra cola, que aquella se está moviendo más...
Muy bien, me paso a la otra cola.
- Ay Víctor, esta cola no se está moviendo. ¿Para qué te metiste aquí?
-........................... ¬¬- respondo yo

Del mismo modo me ocurre con los semáforos...
- ¡Hey! ¡Víctor apúrate, apúrate! ¡Que el semáforo está en amarillo!
Y Dios no permita que no logre cruzar el semáforo, porque me acusa de manejar como una vieja ¬¬ (jajaja). Ante lo cual le respondo:
- Mamá, el color amarillo significa que uno debe desacelerar, no es una señal de que uno debe meter todo el zapato en el acelerador ¬¬

Y para hacerlo más irónico, cuando yo deseo, por mi propia cuenta, adelantar el paso cuando el semáforo está en amarillo...
- ¡Víctor Manuel! ¡Eso no se hace, por dios! ¿No viste que estaba en amarillo?
Y yo respondo: -......................... ¬¬ (sí lo vi, por eso me adelanté... jajaja).

Cada uno de mis padres tiene si propia particularidad al manejar. Mi papá, por un lado, tiene chorropocientos mil años manejando, prácticamente nació con un volante en las manos (no preguntes como hizo mi abuela en el parto... jajaja). Y su estilo de manejar es bastante calmado y calculador. Por el otro lado, mi mamá tiene un gran objetivo: "llegar más rápido". Y sin necesidad de que ella lo diga: "el fin justifica los medios". Le gusta tomar atajos, e incluso, puede llegar hacer maniobras donde el carro suena así: ñiiiiiiiiiiiiiiiiii wiiiiiiiiiiiiiii wuuu wuuuu wuuuu...
Y cuando eso pasa yo me quedo así:
- ahhhh... Noooo mamá, nooooo!!!! YO QUIERO VIVIR, YO QUIERO VIVIR!!... Mañana tengo examen de historia!! Por favor!!... Mmmmm... ¿Sabes qué? No he estudiado nada, por favor, continúa, continúa.... haz como si yo no estuviera (jajaja).

Debieron haberme visto en mi examen de conducir, ni siquiera había practicado como estacionar, y logré estacionarme en retroceso cuando me lo pidieron. Claro, el desgraciado instructor me hizo repetirlo (jajaja), porque la primera vez no fue muy digna para sus ojos... Pero como jamás he escuchado decir a nadie en mi vida: "La segunda es la vencida".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...