La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

23 de septiembre de 2008

The Latin Socialist Rock Band


Gracias a Fanny, de Honduras, por ofrecerme la imagen.

20 de septiembre de 2008

La hipocresía y el silencio del "deber ser"

Como ahora tengo la costumbre de visitar foros en búsqueda de conversaciones interesantes, y por sobretodo, aquel foro de religión en Discovery Channel (aquí), me he encontrado con cosas peculiares en cuanto a los discursos de los foristas. Una de esas costumbres de los foristas es la exigir "respeto a las ideas o las creencias de los demás". Pues, llega un momento en que las críticas que se hacen se toman a pecho, o ciertamente, se hacen con la intención de herir al interlocutor.

Pero veamos primero, ¿De donde viene toda esa idea de respeto a las idea o las creencias de los demás?... Esta viene como uno de los tantos pilares de liberalismo, la libertad de Culto o libertad religiosa. Y significa "una libertad que refiere a la opción de cada ser humano de elegir libremente su religión, de no elegir ninguna (irreligión), o de no creer o validar la existencia de un Dios (ateísmo y agnosticismo) y poder ejercer dicha creencia públicamente, sin ser víctima de opresión, discriminación o intento de cambiarla".

Pero por lo que he visto, algunos intentan refugiarse en dicha idea del "respeto a las creencias de los demás", para evitar, o en cierta manera "forzar" al interlocutor para que no se exprese, o se exprese diferente a la manera en que desea, sobre una forma en particular de pensamiento. Es decir, en pocas palabras, quieren que no nos expresemos, o que si lo hacemos, que sea de una forma "correcta".

(Prepárense que aquí viene todo mi derroche de molestia)

Creo que la gente confunde el "respeto" con el "silencio", o peor, con la "hipocresía". Yo respeto tu religión o tu bendita creencia en la medida que te permito profesar tu creencia en forma que desees, y te dejo reunirte, sin sabotearte ni obstaculizarte, y hablar sobre ella sin obligarte a lo contrario. Pero yo, y cualquiera, estamos en todo el derecho de expresarnos sobre lo que queramos y en la forma que queramos. Los derechos de nadie están por encima de los míos o de los demás. Ninguno de nosotros está en el deber de quedarse callado y de no expresarnos contra algo que no nos gusta. Expresar mis disgustos forma parte de una maldición que los gobiernos detestan, y que los liberales llaman vulgarmente "libertad de expresión". Y si yo deseara expresarme en contra de algo, yo no tengo porque hacerlo de la manera "políticamente correcta", pues yo, por ejemplo, pienso que el cristianismo (en la forma que sea) es una religión salvaje, autoritaria, retrógrada, machista, opresiva, y simplemente usar palabras amables para dirigirme a ella, sería hipocresía. Yo sé que a los religiosos les encanta la hipocresía (La humildad como hipocresía), pero eso no está dentro de mis gustos.

Pero tengo que distinguir, mi problema está más que todo dirigido contra las ideas, no contra las personas, y no realmente contra las ideas, sino contra los actos que conllevan dichas ideas. Lo que pienso del cristianismo, de la misma manera lo pienso del nazismo, el fascismo, el comunismo (o marxismo), el machismo, el nacionalismo (o chovinismo), el capitalismo, el consumismo, etc. Y si puedo destruir una idea para que no se lleven a cabo las malas acciones, tan solo armado de argumentos, no tendré piedad de la pobre idea.

Por mi puedes profesar la destrucción del mundo: el genocidio, la guerra, el autoritarismo, o lo que desees, mientras no se haga realidad... jeje

¡No más silencio ni más hipocresía del "deber ser"!

11 de septiembre de 2008

11 de Septiembre: Choque de dos mundos

"¡¡ÑAAA ÑAAAA ÑAAAA!!". Esa es la llorona que montan muchos en este día, 11 de Septiembre. Día de contrastes en el continente americano, y así como también en el mundo.

El significado más reciente que tiene este día para el mundo, es que desde hace 7 años y hasta hoy, se cometieron los peores atentados terroristas jamás ocurridos en los Estados Unidos y hasta donde sé, en todo el mundo.

Los seres más queridos del mundo, los gringos, se han aprovechado de este hecho para llevar a cabo guerras (Solo recordad Afganistán e Irak), violaciones a los derechos humanos (Solo recordad a Guatánamo), limitación de las libertades civiles (sólo recordad la Ley Patriota en los EE.UU.) y justificaciones de intervención sobre cualquier país que le venga en gana (aunque ya venían haciendo esto desde hace mucho tiempo antes). Y para todo esto, solo tienen que montar la llorona del terrorismo e invocar el miedo y la acción en el corazón de los infieles.

Pero este día tiene también otro significado, sobretodo, para lo que sería la izquierda latinoamericana. El 11 de Septiembre de 1973, fue llevado a cabo un Golpe de Estado contra Salvador Allende, presidente elegido democráticamente por el pueblo de Chile. Este golpe de Estado fue descaradamente apoyado por el gobierno de las franjas rojas y blancas y el futuro dictador de Chile, Augusto Pinochet. Claramente, el señor cuyo golpe recibió, se declaraba abiertamente como socialista, y existía la creencia en la cultura gringa, que "Si un solo país del continente americano se convertía al socialismo, al día siguiente tendrían el socialismo en las puertas de su casa". Cosa realmente ridícula para un ser de inteligencia promedio, pero, que para países capitalistas-liberales, era totalmente inaceptable. Y de ahí su apoyo al golpe de estado.

Pero como exactamente hicieron los gringos, la izquierda latinoamericana también se aprovecha para montar su llorona. Justifican todo su autoritarismo, militarismo, sus doctrinas políticas, sus violaciones a las medidas que algunos hacen llamar "democráticas", en nombre de la "defensa de la nación contra el imperialismo yankee". Alegando que todo acto que ellos hacen es para evitar lo mismo que ocurrió en Chile hace 35 años.

Incluso, precisamente hace un año atrás (aquí), en un intento mio por categorizar los atentados contra las torres gemelas como algo "no tan exageradamente grande, enorme y gigantesco" como dicen los medios de comunicación, un chavista (fanáticos de Hugo Chávez) prácticamente me acuso en su blog que el imperialismo tenía dominado mi mente al hacerme ver que lo único importante que ocurrió el 11 de Septiembre fueron los atentados contra las famosas torres y no el asesinato (o el suicidio, dependiendo de la versión que creas) de Salvador Allende.

Y no es solo eso, me parece muy probable que muchos izquierdistas en el día se hoy se dediquen, en su muy acostumbrada paranoia, a revisar en internet a los muchos artículos que se escriban específicamente sobre el "otro año en que se cumple, la superioridad de la desgracia norteamericana por encima de la latinoamericana", como te dirían ellos. Así que si ahora mismo eres un sujeto de la izquierda, te digo: "Hola ¿Como estás?... Ya sabía que ibas a pasar por aquí: eres bienvenido. ¿Te puedo invitar un café?".

Samuel Huntington, estúpido politólogo norteamericano, indicó que el 11 de septiembre fue el inicio de una guerra cultural que inevitablemente llevarían a cabo el mundo Occidental y el mundo Árabe, o lo que él llamo: "El choque de civilizaciones". Pero ese no es el choque yo estoy indicando en este texto, sino el "Choque de los estúpidos llorones". Que son representados por ambas alas de la política (la derecha y la izquierda) norteamericana y la izquierda latinoamericana (La derecha latinoamericana no sirve ni para insultarla).

PD: Yo no soy de izquierda ni de derecha, soy una patada por las gónadas...

4 de septiembre de 2008

Barrer y Trapear (3º Parte)

No entenderás nada de lo que sigue, si no has leído este post primero. Gracias por ser tan comprensivo (Asumiendo por supuesto que te hayas ido a leer el post que te indiqué, sino no te daré las gracias...)

La luna continuaba destellando en cielo, desde que se resonaron los disparos por toda la cuadra. Al parecer este sonido vino desde los últimos pisos del edificio. Exactamente por donde estaba el equipo Red Fox, con el cual se perdió todo tipo de comunicación.

La situación no cambió en mucho durante varios minutos. Sin embargo, se cree que un periodista logró escabullirse dentro del edificio en un momento de distracción. Algunos periodistas casi parecen moscas: se aprovechan hasta de tu basura y son difíciles de ahuyentar.

El capitán McCain era uno de aquellos tantos latinoamericanos que habían luchado en la reciente guerra de Irak. Hijo de padres norteamericanos pero nacido en estas cálidas tierras. Edward McCain, también conocido como "Ed", se especializaba en acciones de reconocimiento y, cuando se le requería, en acciones de negociación. Sirvió durante 2 años en Irak desde el mismo día en que comenzó la guerra, hasta el día en que acogió una bala en su hombro izquierdo y fue sacado del campo de batalla. Su recuperación fue rápida y, con el único inconveniente, de que tenía que vivir el resto de su vida con una bala en el hombro. Ahora su trabajo era colaborar con las fuerzas de seguridad de su país, que ahora requerían de su ayuda.

La escena comienza con el capitán bailando desnudo al son de la canción "The End" de The Doors. El capitán, sin afeitar, desarreglado y cansado, empieza a decir en voz baja:
- ¡El horror!... ¡El Horror!... ¡El horror!- y toda una sarta de sandeces que eran ininteligibles para el oído humano. Estaba bastante borracho, y es que parece que pertenece a una extraña religión llamada "El Pitufismo", y estaba celebrando lo que hacen llamar el "Ebriutanikka", o el día que nació el Hijo de Luis de contaduría o... algo así... Al poco tiempo, llegó un grupo de oficiales que le traían algo para él.

El cometido del grupo terroristas francés, era lograr la liberación de Ingrid Betancourt a través del secuestro del hijo perdido del Che Guevara, cosa que lograron rápidamente, pero esto no fue captado así por los medios de comunicación que totalmente desviaron lo que ocurrió realmente aquel día. La culpa de la liberación se la cargaron al gobierno Colombiano y no a la Organisation de l'Armée Secrète. El Gobierno Colombiano secuestró la verdad y se hizo con toda la gloria, ya que toda información sobre el secuestro de los franceses fue oculta de todos los medios, tratándosela como un simple robo. (¿De verdad creías que fue el ejército colombiano el que sacó a Ingrid Betancourt de la selva?... que ingenuo eres... muajajaja). Siendo así que los verdaderos héroes fueron los mismos franceses. ¡Viva la France!

Los oficiales le dejaron un maletín al capitán para después largarse rápidamente. Este contenía una computadora y unos auriculares.
- Actualmente, se presenta una irregular situación de secuestros en el centro de la ciudad- Dijo la computadora-, se accedió a los pedidos de los secuestradores pero, antes de siquiera poder responder, estos parecen haber sido neutralizados por una fuerza desconocida que estaba dentro del edificio. Su misión, si decide aceptarla, será entrar al edificio, sin ser detectado por ni por los terroristas o por las fuerzas desconocidas. El trabajo será por sobretodo de reconocimiento, sin que esto sea impedimento para otro tipo de acciones... Este mensaje se autodestruirá en 3... 2... 1...- Y un humo mal oliente salió de la computadora.
- Porque tienen construir cosas que se autodestruyan... -Dijo el Capitán McCain, mientras olía el humo que salía del aparato- ¿Que es ese olor que tiene la.....? Mmm... ¡AHH!! ¡Huele a mier....! ¡Eso no es gracioso!!!- Y no era verdad, si era gracioso.

El capitán McCain sale de su apartamento, y se encuentra con que 3 oficiales lo acompañarían a su destino.

El viaje al lugar del incidente no sería muy largo. Aproximadamente a 10 minutos. «¿Cuantas personas pueden morir en 10 minutos?» pensó el Capitán, «¿Decenas, miles, millones?». Detuvo sus pensamientos un momento, un sentimiento se lo carcomía desde adentro:
- ¡Tengo hambre! ¿Podemos pararnos y comer algo? Les prometo que será rápido.
- ¡¿Que?! ¡No! -dijo el conductor- tenemos ordenes estrictas de llevarlo directamente.
- Solo quiero comer un perro caliente y después nos vamos rápido. No puedo trabajar con el estómago vacío. No serán ni 10 minutos.
- Ok, ¡pero que sea rápido! -responde el conductor.

====== PUBLICIDAD =====

====== FIN DE PUBLICIDAD =====

Al cruzar en la esquina se encontraron con que había un fuerte tráfico. No era extraño que incluso en altas horas de la noche existiera tráfico en esa condenada ciudad. Ese alivio para el estómago se tardaría su tiempo. El capitán decide bajarse del auto y apurar el paso. Pero apenas toca el piso con su pie, recibe una llamada a su teléfono.
- ¿Capitán McCain? -dice la voz del teléfono.
- Sí, que le puedo ofrecer.
- Mi nombre es Jack Bauer, agente de la unidad antiterrorista y protagonista de mi propia serie de televisión "24" y necesito su ayuda. Conocemos de una amenaza de bomba en las cercanías de usted se encuentra...
- ¿Y cómo sabe donde me encuentro?- interrumpió el capitán.
- Jack Bauer lo sabe todo. No vuelva a interrumpir a Jack Bauer.
- Ok, está bien -respondió McCain- "¿Este loco habla en tercera persona?"- Pensó para sí mismo.
- Dentro de 10 minutos hará explosión la bomba. Desconocemos su alcance y consecuencia que pueda causar. La única información que tenemos al respecto es que se encuentra en las cloacas de la ciudad. ¡Deberá detenerlos McCain, es nuestra única esperanza!
- ¡Mierda! Si lo hubiese dicho en forma de holograma y con cabellos como rosquillas como la princesa Leia de las Guerras de las galaxias hubiese resultado muy gracioso... Ahora, tengo 2 misiones en una sola noche, y una de ellas la tengo que hacer en menos de 10 minutos.

10 MINUTOS

10 minutos: McCain entra en la alcantarilla. Se da cuenta de que está más limpio que muchos baños públicos a los que ha entrado.
9 minutos: Se encontró con un lindo cocodrilo que quería darle un besito, pero el capitán McCain no es un hombre fácil y no se dejó. Le dijo al cocodrilo: "Esto no se muerde gratis"- señalando su trasero.
8 minutos: Se encontró con una sección que tomaba por 2 caminos distintos, así que tomó por rápida y sabia opción del "tin marin de do pingüe".
7 minutos: se volvió a topar con 2 caminos distintos, pero una voz desde la oscuridad le dijo: "por aquí". Se acercó al personaje de la voz, y notó que era un hombre rata, que le dijo: "mi nombre es Splinter, y necesito tu ayuda para detener a mis..."
6 minutos: no dejó que la horrible criatura terminara y lo mató sin ninguna misericordia. McCain no tenía el tiempo para discutir con hombres ratas: nunca dicen nada interesante.
5 minutos: McCain prosiguió su camino pensando ¿Por qué un hombre rata usaría ropa?... Y si lo hiciere, ¿Cada cuanto la lavaría si vive en una alcantarilla?
4 minutos: Es interceptado por otros personajes extraños en su camino. Eran unos hombres tortugas, que se hacían llamar las Tortugas Ninja. Le contaron de su plan para convertir a todas las personas de la ciudad en tortugas con una bomba que alteraría la composición celular de todos los seres humanos del lugar.
3 minutos: McCain y las tortugas Ninja mantienen una discusión intensa sus planes, el deber, la justicia, y toda esa cochinada. Después comenzó la pelea que todos estábamos esperando.
2 minutos: McCain peleó con todas las tortugas e iba ganando, hasta que reveló que había matado a su maestro Splinter e hizo que las tortugas se enojaran y empezaran a pelear mejor. En algún momento logró ubicar la bomba. Para efecto dramático, la pelea prosiguió hasta convertirse en una pelea rodeados de lava de alcantarilla (Eso existe, lo he visto)
1 minuto: McCain logró escapar apenas de las tortugas ninja. Así decidió que lo mejor que podía hacer con la bomba era lanzarla a la lava que había en el lugar, con la esperanza de que la lava la desintegre antes de que pueda explotar.
15 segundos: McCain lanza la bomba, pero las tortugas aparecen de repente y se lanzan en búsqueda de la bomba, pero estas mueren en la lava con la pose dramática de una mano afuera.
0 Segundos: el lugar se empieza a destruir, ¿Por qué lo hace?, no tengo idea, pero el nuevo objetivo de McCain era escapar con vida. Pero de la nada, deus ex machina, un pollo gigante aparece de la nada y lo rescata de una muerte segura. Finalmente, se despide del pollo y más nunca lo volvió a ver. Le recordó mucho al ave de la Plaza Sésamo.

Cansado de su pequeña aventura de 10 minutos, McCain regresa al auto que lo llevaría a su original misión.

El capitán no logró comprarse su perrocaliente.
- ¡Estúpido Jack Bauer!- dice con molestia.

=== CONTINUARÁ ===
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...