La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

13 de febrero de 2008

PARA: Mi terroncito de azucar

ADVERTENCIA: post tan ridículo que me da una enorme vergüenza. Por eso, Lo recomiendo absolutamente.
El día del amor y la amistad se nos avecina, "mio amore", y con cada hora que pasa, no aguanto las ganas de expresarte lo que siento. ¡Sí, Sí! Eso que me brota del alma, con cada mirada que se asoma y me refleja de vuelta tu alma, un sentimiento fresco y casi violento, que me rota el corazón como un molino de viento. No me alcanza decir me robas el aliento, porque cada paso nuestro me provoca uno nuevo. Haz hecho de un escéptico nihilista, un burdo ser sin ilusión, transformarse en uno de los más estúpidos idealistas, con un mundo que sólo existe en su imaginación. Eso eres tú, ¡Sí, Sí!, Eso mismo eres tú: Eres yo. Lo digo en serio que soy yo. Yo soy lo que más adoro con devoción. Y escribo esta oda para ti, "Mon amour", aún cuando sea para mí, y no para otro guevón.

Te conozco desde que tengo conocimiento, por no decir desde mi nacimiento, y sé que no te gustan este tipo de ridiculeces, con una rabia que te enaltece, "Una estupidez que enloquece a la gente", dices incesantemente; eres cómo el "grinch de los enamorados", así como de cualquier día del año, pero hoy sólo te escribirás y leerás callado, porque sino te dejo el ojo morado, mi turroncito azucarado. Pero no lo llames "autoflagelación", sino un momento de absolución.

Pero no logro encontrar aquellas palabras que expresen, lo que dentro de mi alma crece y no se detiene, y demostrar ese amor que para conmigo existe. De poesía y dulces letras, he cruzado miles de leguas; busqué en los versos de Neruda, pero no encontré; busqué en las estúpidas frases profundas que se colocan mis contactos en el messenger, pero no encontré; busqué intensamente en la nevera del vecino, pero no encontré; si vi unos dulces sabrosos que comí, pero igual no encontré; pero finalmente lo que encontré fue en Internet: alegres versos será mi mejor regalo para ti, de un poeta que sabe lo que siento por mí:


Mírame, mírame...
Ojos brujos matame...
Que quiero sentirte...
Ya llego tu gangster...
Me siento tan solo...
Quiero devorarte...
La noche 'ta oscura...
Ojos brujos hechizame...


Bandolero, y callejero
Pero todo un caballero
Loco por romper el hielo
Apagar el fuego de esa gata en celos
(Mírame de Daddy Yankee)

¡Sí, Sí! Es exactamente lo que siento: ¡Dame duro, duro! Que yo soy tu perro viejo, y tu eres mi gatita en celo. Es exactamente lo que pienso, es exactamente lo que anhelo. ¡Bendito seas tú, el gran poeta isleño eres tu! Para copular es la demás gente, pero lo que siento por mí es diferente.

Hablo de mí en tercera persona, te amo más que cualquier otra persona. Incluso cuando te veo con otra gente, el alma se me llena de celos, y lo primero que se me viene a la mente, es cómo les mato hasta los abuelos. ¡Por el amor a Dios! ¡Ves lo que estás escribiendo!: una obra maestra de tu originalidad, un símbolo sincero de tu amor a la individualidad. Un "amor de locos" ante la sociedad, pero lo que hace falta para lograr la igualdad. ¡Algún día lo entenderán!

No sé si es normal este bello sentimiento que hacia ti siento, los psicólogos ya me catalogaron como un psicópata hasta los cimientos, de doble personalidad perturbada, con un lado malo y otro más malo. Ellos dicen que "Sólo soy peligroso cuando estoy frente otro ser viviente, y cuando los narcóticos se encuentran ausentes". ¡JAJA! Me burlo de todo su argot matemático. Tom Cruise tiene la razón, cual astrofísico de respeto que es: ¡LOS PSICÓLOGOS ME QUIEREN COMER! Me quieren atacar y no se detendrán. Y un trozo de mi delicioso trasero se quieren llevar, pero con verlo es lo único con que se van a conformar!!!! Porque todo esto es mio y de nadie más!! ...

¡Oh no!... ¡Están derribando la puerta! Son los psicólogos, han venido por mí!!

¡Oh, así no era cómo debía acabar! ¿Por qué todo afecta a mi bienestar? Que ser tan delicado has resultado ser, lindas granadas no has vuelto a hacer. ¡No es mi culpa que la policía me haya etiquetado!... ¡Sí, Sí! Eso mismo haces tu: la excusa del error humano eso es, la misma del error divino eso es; ¡La que más has usado eso es!. Me toca que despedirme de ti, amor mio. Yo sé que tu siempre has sido yo, y que yo he sido siempre tú, pero hay momentos en que me confundo, y pienso que tengo un latifundio, pero ten cuidado y no te confundas, que siempre seré tuyo: Tu terroncito de azúcar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...