La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

4 de abril de 2009

Carta desde la Barricada

Esto es un intento de "Cuento Corto", así que debería ser leído como tal, y no como una noticia dentro de una historieta o algo parecido... Esta historia consta de varias cartas, las cuales se pueden ver por aquí

Barcelona, España, 4/04/1937

Para Elisa,

Heme aún aquí, con vida, y detrás de la barricada. Seis meses han pasado desde la primera carta que te escribí, y aún siento en mi hasta la última letra que escribí.

Recibí tu última carta hace unos días, y maldigo la posición en la que me dejas. No me estás facilitando la situación. ¡Yo! ¡Que vivo en una eterna contradicción! El producto de la duda y la decepción. Que no pasa un día en que no dude de lo que estoy haciendo, que no llega el día en que dude de lo que creo. Tu vienes ahora, a afectarme con tu maldita neurosis, mi lado neurótico.

¡¿Que acaso no ves que me vivo en dos mundos?! ¿Que no ves que debo vivir con ello? ¡Lo he arruinado todo, he cometido un error! Pero es tu forma de actuar la que me ha molestado. Te lo he contado todo... ¡Todo! Todo lo que pasa por mi idiota cabeza. Y había llegado a quererte a tal punto en que te habría perdonado de dispararme en una pierna, pero esto no me lo había imaginado. Lograste jugar conmigo como si fuese un muñeco, simplemente esta estupidez que cometí. No logro entender como lo has hecho, pero lo has roto todo como si no importara, como si hubiese sido "algo más". Sé que todo lo empecé yo, que en un principio todo fue mi culpa. Pero mientras que lo que yo hice fue sin la intención de hacerte daño, tu todo lo hiciste con la intención de verme abajo. Ciertamente, de no haber sido porque todo lo inicié yo, no te estaría escribiendo en este momento. Yo no soy realmente el tipo de persona que se enoja fácilmente, pero lo que logra hacerme enojar, no tengo la tendencia a perdonarlo... De todos modos nunca he sido un buen cristiano.

Pero todo este asunto me ha llevado a algo... En condiciones normales, esto nunca me habría importado. ¿¡Cuantas veces no he ido y regresado del infierno!? Yo creía que te amaba, pero ahora estaba seguro, ciertamente lo había hecho.

Me dicen que soy un maldito egocéntrico. Varias veces me acusaron de creerme Dios. "Un ego que podría abarcar el universo". Pero tú, con unas pocas palabras, una simple amenaza, lograste destruir mi pequeño cascarón. Debo admitirlo, no pensé que eso fuese tan fácil, pero ocurrió. Comprendí que llegué a quererte a tal punto en que puedes hacerme daño sin mucho esfuerzo, y no estoy muy contento con esa idea.

No he vuelto a escuchar de ti, ni una letra o señal de humo. Tu ausencia alimenta mi paranoia del ¿Que pudo ser? Días llevo pensando en que todo pudo haber sido mi culpa de nuevo... Y quería ser ciego a la idea de que esta vez la culpa es tuya. Sé que no debí haberlo hecho, que no era esto lo que querías, ¿Pero como podía evitarlo? Si para mi "amar" es conocer, y me has dado conocer todo lo que se pueda saber sobre ti... ¿Dime como podía evitarlo?

Vivo en 2 mundos, y tú estás en uno de ellos; el otro, solo existe en mi imaginación. Quiero unirlos, pero no sé cómo. Supongo que no soy más que una bola de carne llena de sentimientos que intenta guiarse por su razón.

En el fondo, sé que esto no puede ser... Pero ya conoces mi problema: "cuando me dicen que no puedo me dan más ganas de lograrlo". Pero esta vez, mi sustituto de religión me lo impide: no puedo ir en contra de algo que tu no quieres... Y quiero que tu lo quieras, pero...

Aún estoy aquí, con mi rifle en la mano y mi pluma en la otra. No estamos ganando esta guerra, y ya estoy harto de ella. Sé que no vamos a lograr lo que queremos, pero eso no me importa, lamentaría mucho más no haberlo intentado que no haberlo logrado.

Ya no quiero continuar más... Esta noche lo termino todo. Este será mi último adios.

Desde algún lado de las tierras catalanas, nunca llegó el día...
Diego Martínez
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...