La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

25 de septiembre de 2007

HABLEMOS DE: "La Educación"

Días sin escribir, pero con muchas ideas en la cabeza. Tengo muchos temas de los cuales puedo escribir, pero no me alcanza el tiempo :( ... pero cuando lo encuentro (más bien pospongo lo que estoy haciendo =P), me dedico a cosas muy serias, como el del día de hoy: "La educación".
"La educación es lo que queda cuando se olvida lo que se aprendió en la escuela"
Albert Einstein
¡Que mejor que empezar con una frase de uno de los considerados "genios" del siglo XX! Y al igual que lo hago con Oscar Wilde, estoy de acuerdo con muchas cosas que dice, pero yo soy un poquito más vulgar y lo digo desde lo más profundo de mi corazón y el resto de mis tripas: "La educación no sirve".

Con esto no me refiero a un sistema educativo de algún país, o a la carencia de estructuras físicas para impartir clases en los países sub-desarrollados o etcétera; sino más bien eso de "un maestro imparte la clase, el alumno escucha y se hace un examen o prueba sobre lo que se enseño". Es decir, me refiero sobretodo al sistema evaluativo para con los estudiantes. El cual apesta cual mierda.

¿Pero por qué apesta? Así lo responde muy bien Einstein:
"Para mí lo peor de la escuela es que utiliza como fundamento el temor, la fuerza y la autoridad. Este tratamiento destruye los sentimientos sólidos, la sinceridad y la confianza del alumno en sí mismo. Crea un ser sumiso."
Por supuesto, Einstein se refería a los sistemas educativos nazis y comunistas, y en cambio, yo lo hago con el mundo entero y en la actualidad.

Si preguntamos a alguna persona que ya haya terminado la escuela, sería bueno preguntarle: "¿Te acuerdas de lo que aprendistes en la escuela?... y la respuesta más probable sería: "De unas pocas cosas". Lo cual choca con lo que yo tenía pensado de que "lo que se aprende no se olvida". Con lo cual concluyo, que la escuela no sirve realmente para impartir conocimientos.

¿Y pa' que sirve entonces, carajo!? Pues tampoco no es que no enseña nada: nos enseña a hacer cosas que no nos gusta hacer (como las tareas), pero que hacemos a cambio de una calificación (el dinero estudiantil); nos enseña a respetar (o temer) siempre a una autoridad (me acuerdo que cuando entraba el director a nuestro salón, un silencio ensordecedor atacaba la clase); algunos aprenden a copiarse obtener una calificación de maneras inapropiadas (¿Origen de la corrupción?); uno aprende a estar sentado por muchas horas (Los culpo por tener un trasero plano); se aprende que las personas pueden ser muy malas a veces (y si tu no aprendistes esta, es porque tu eras esa mala persona); se aprende a competir con las demás personas (¿Acaso a nadie nunca le molestó o envidió un poquito que alguien sacara más calificación que uno?); y bueno... no se que otras cosas más... Pero saben de verdad que pienso del fin de la "educación": que se nos prepara para una "vida de 8 horas" (o "6 horas", con la reforma que quiere implantar mi presidente, reencarnación de Bolívar y pupilo de Fidel) y a siempre obedecer y dejar de pensar por nosotros mismos.

¿Cual sería entonces la educación ideal? Alberto y yo seguimos congeniando en que el maestro debe ser más un "amigo" que un superior. Este no sólo debe motivar el hambre de conocimientos, sino ganarse la confianza del alumno. Y es que resulta más fácil entenderle a un amigo, que a una persona que no conocemos e inspira un poco de temor. (Siempre se le puede decir a un amigo: "¡No entendí un carajo de lo que me estas diciendo!", mientras que aun maestro no se le puede decir exactamente eso...).

Las calificaciones son innecesarias (Esta te va a gustar si eres estudiante). Ya sea calificando con números, letras, papas fritas, etc. simplemente no funcionan. Primero, los maestros no están para medir conocimientos, sino para impartirlos. Segundo, una alta calificación no quiere decir que el alumno haya captado verdaderamente los conocimientos (No se ya cuantas veces he pasado exámenes con buenas notas, y a la semana he olvidado lo que he estudiado). El conocimiento es algo que se adquiere durante toda la vida, es absurdo medir algo que esta siempre en constante expansión. Hoy podría ser un bruto (Que lo soy), pero mañana podría ser un genio (y lo seré, muajaja!!!).

¿Quien puede medir en realidad el conocimiento en un estudiante? ¿Dios? ¿Satanás?... ¿Mi presidente Chávez?... ¿No es Bush verdad?... Pues quien más, el mismo estudiante. Yo se muy bien cuales son las cosas que yo no sé, y sobretodo, si tengo a un maestro-amigo que me diga cuales son los conocimientos que existen, y cuando los conozca todos (cosa que no sé si es posible), no queda otra que crear otros nuevos (esta siempre es posible).

"¿Debe predominar el idioma o la formación técnica de la ciencia?", se preguntó Einstein. A lo que el mismo responde:
"En mi opinión todo esto es de importancia secundaria." (No tiene importancia diría yo)

"Deseo impugnar, por otra parte, la idea de que la escuela debe enseñarde manera directa ese conocimiento especial y esas aptitudes específicas que se han de utilizar después en la vida. Las exigencias de la vida son demasiado múltiples para que resulte posible esta formación especializada en la escuela. Además considero censurable tratar al individuo como una herramienta inerte. La escuela tiene que plantearse siempre como objetivo que el joven salga de ella con una personalidad armónica, y no como un especialista. Pienso que este principio es aplicable, en cierto sentido, a las escuelas técnicas, cuyos alumnos se dedicarán a una profesión bien definida. Lo primero debería ser desarrollar la capacidad general para el pensamiento y el juicio independientes y no la adquisición simple de conocimientos especializados. Si un individuo domina los fundamentos de su disciplina y ha aprendido a pensar y a trabajar con autonomía, encontrará sin duda su camino, y además será mucho más hábil para adaptarse al progreso y los cambios, que el individuo cuya formación consista sólo en la adquisición de algunos conocimientos detallados."
En pocas palabras, que se enseñe Filosofía, el "amor a la sabiduría".

Libro recomendado:
Einstein, Albert - Mis Creencias (en PDF)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...