La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

24 de julio de 2016

¿Qué es el odio?


Después de leer y reflexionar tanto sobre el amor, me vinieron a la cabeza varias preguntas. Y es que se ha dicho y escrito mucho sobre el amor, pero no ocurre lo mismo en el caso del odio. 

 A partir de eso solicité la opinión de los seguidores en Facebook, con las siguientes preguntas:
  1. ¿Qué es para ti el odio?
  2. ¿Es el odio lo contrario del amor? ¿O -como dicen algunos- la indiferencia es el contrario del amor?
  3. ¿El odio es algo totalmente malo? Por ejemplo, ¿Sentir odio hacia la injusticia es algo malo? ¿Existe un odio positivo?
Es inclusive difícil de conceptualizar el odio, dado que -irónicamente- se odia al odio, y todo aquel que pueda sentir odio inmediatamente rechaza sentirlo. Por ejemplo, "no odio a los chinos, simplemente me desagradan que hayan tantos en mi país", "no te odio, pero no deseo verte nunca más" o situaciones similares.

Veamos como es definido el odio:
  • Antipatía y aversión hacia algo o hacia alguien cuyo mal se desea. (DRAE)
  • El odio es un sentimiento de profunda antipatía, disgusto, aversión, enemistad o repulsión hacia una persona, cosa, o fenómeno, así como el deseo de evitar, limitar o destruir a su objetivo. (Wikipedia)
Aunque no obtuve muchas respuestas, uno de los usuarios de Facebook definió el odio como "un sentimiento defensivo hacia algo que me hace daño" y otro como "lo contrario al amor".

Sentir rechazo hacia alguien o algo no necesariamente implica, según señala el DRAE, desearle el mal. Que no te agrade el profe de matemáticas no implica que deseas o planeas hacerle daño de alguna manera, lo cual quiere decir que el odio requiere una manifestación más activa de "evitar, limitar o destruir".

Suelo recordar muy a menudo a Erich Fromm quien señala que el amor es más un arte que un sentimiento, es decir, que es algo que se aprende y se practica. Y en cierta manera, el odio se aprende y practica de una manera más a menuda y sencilla que el amor. El rechazo hacia una persona, grupos, cosas e ideas se fomenta con gran facilidad y se pone en práctica tanto en religión, economía y en políticas públicas. Temas muy actuales de odio es el rechazo al mundo occidental por parte de los musulmanes, el odio hacia el Islam por parte de los occidentales, el rechazo a las personas LGBTI, el rechazo a los extranjeros que fomenta Donald Trump, el rechazo hacia los ricos y poderosos que fomentan los grupos de izquierda. El odio es una parte muy común de nuestras vidas y que seguramente permanecerá durante mucho tiempo, para no decir permanentemente.

¿Pero es realmente el odio lo contrario del amor? Quizás, dependiendo de la definición de amor que tengas. Si creemos que el amor es la preocupación activa por el desarrollo y crecimiento de una persona sin pretender cambiarla (de acuerdo a la definición de Fromm), entonces el odio será la búsqueda activa por el no desarrollo y crecimiento de una persona. En caso contrario, si creemos que el amor es un sentimiento hacia una persona, entonces el odio también será un sentimiento hacia una persona, lo que haría a la indiferencia algo mucho más radical y contrario al amor, al ser la ausencia total de sentimiento.

¿Pero es el odio siempre algo malo? ¿Está justificado ese odio al odio? Como preguntaba anteriormente, ¿Si siento odio hacia la injusticia entonces estoy haciendo algo malo? Eso me recuerda mucho la paradoja de la tolerancia: ¿Se puede ser tolerante con intolerante? ¿No somos todos intolerantes cuando rechazamos al intolerante? La simplificación del mundo en bueno y malo, es parte de una cosmovisión falsa de la realidad. Y es que un universo lleno de colores, las cosas no son en blanco y negro, caliente y frío, bonito y feo, bueno y malo. Y el odio, ciertamente, puede tener sus virtudes, dado que si algo ha generado el progreso social de la humanidad es el odio y rechazo hacia las instituciones, costumbres, grupos políticos y económicos en el poder. Buscar la independencia y rechazar la monarquía, fue ciertamente una apología al odio a la monarquía. Una mujer y sus hijos pueden sentir odio hacia el padre de familia que los maltrata y humilla. Una comunidad indígena puede sentir odio hacia los grupos que intentan arrebatarle las tierras que ancestralmente han ocupado.

El amor tampoco ha sido la cura para todos los males. La Santa Inquisición se hizo por el tremendo amor que sentían los creyentes hacia sus prójimos, creyendo que a través de la tortura conseguirían la salvación de sus almas y la gracia de Dios. También hay historia reales y ficticias, como la Iliada en una guerra por amor o esposas que matan a sus maridos o hijos por amor (o por lo que creen que es amor).

Ningún sentimiento es malo, están ahí por una razón. Todos los sentimientos son nuestros y los necesitamos a todos, tanto al amor, como el odio, el miedo y cualquier otro. Lo importante es no alimentar exclusivamente a uno sólo de ellos. Si siguen teniendo dudas, quizás lo ideal sería que vieran la película "Intensa-mente" (por aquí la película completa).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...