La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

6 de agosto de 2010

Dios Te Mandará al Infierno... Pero recuerda, Te Quiere

Esto es lo que voy a empezar a llamar un post de relleno jeje. Estoy preparando un texto, pero todavía me estoy documentando (sí, yo hago mi tarea para escribir un post... que responsable soy jeje), así que voy a tratar otro tema mientras tanto.

Yo, además de ser tierno y dulce cuando me provoca, en mis tiempos libres soy un busca pleitos (sip, aunque usted no lo crea). Así, tengo el pasatiempo de entrar en un foro cristiano para ver como me va... Nada mal, si te lo preguntas jaja.

Debo admitir que en ese tipo de foros he aprendido bastante, por lo que no lo considero un desperdicio total. Al discutir con un creyente bien informado, he tenido que ilustrarme más al respecto sobre muchos temas, que no solamente incluyen la teología, sino de historia (ejemplo: las cruzadas), de psicología (ejemplo: La razón de porque un creyente es más feliz que un ateo, es la misma por la que un borracho es más feliz que un hombre sobrio), de política (ejemplo: ¿Cuales son las intenciones de ciertas medidas de la iglesia? ¿Poder?), e incluso de física (ejemplo: teoría del big-bang) y biología (Teoría de la evolución) (estos dos últimos temas en el que nunca fui muy bueno). He determinado que un creyente sólo necesita que le de tres respuestas para que saque su argumento estrella -cuando ve que se le agotan los argumentos-: "Esta bien pues... si no crees en Dios, ¿De donde crees que salió universo y la vida?" (jeje), y ello me hecho conocer medianamente sobre la Teoría del Big-Bang. Lo suficiente para defenderme. Por eso me encanta debatir con un creyente, son la demostración de la teoría liberal de la competencia como modo de progreso (jeje ya veo a un socialista clamando anatemas para mí jeje. Y hasta cierto punto, lo creo cierto, pero más a nivel personal que social, pero este no es el tema), ya que siempre hacen que uno intente investigar sobre temas sobre los cuales no se tiene un conocimiento pleno.

Pero no voy a tratar toooodos esos temas que trato con los creyentes, ya que son demasiados. He escogido uno sólo que me parece muy importante, y esa es el siguiente argumento: "Los hombres son libres de elegir, si de creer o no en Dios".

Esto es falso para quien cree en el dogma. Tenemos que tener en cuenta, que el dogma dice explícitamente que aquel que no crea, irá al infierno ("Soy el camino, la vida y la verdad, nadie llega al padre si no es por mi", dijo Jesús). Es falso porque en realidad sólo hay una opción para elegir. Las opciones están entre escoger entre un balazo en la cabeza ("infierno") y un dulce de leche ("cielo"). Es obvio cual opción escogería una persona si le impones esas condiciones. Esa supuesta elección es falsa, y está fundamente en la intimidación, la amenaza y el miedo inherente a nosotros.

Voy a reciclar una analogía que salió gracias a un forista: "Si te quedas conmigo (creer en Dios), vivirás (vida eterna); si no estás conmigo (no crees), te lanzaré al río y tendrás una muerte horrible (infierno)". Eso es un modo bastante gráfico de colocarlo.

El argumento más común que encontré en contra de esto, dice que Dios no amenaza, sino que sencillamente y llanamente me advierte que eso es "lo que va a pasar, y que soy yo mismo quien se lanza al río si no creo en Dios". Argumento que tendría sentido si yo fuera masoquista, y me gusta la idea de que me hagan sufrir. Yo no quiero ir a ningún río. Y yo no iría por propio gusto, alguien tendría que arrojarme a él. Yo solo quiero ir por mi propio camino sin seguir a nadie, sin que algo malo me pase. Sin embargo, vuestro Dios no quiere que yo tome mi propio camino... y por lo tanto me hace entrar en la falacia del falso dilema: "si no estás conmigo, estás en mi contra". De igual modo, esto se presenta a su vez como argumentum ad baculum, ya que los creyentes afirman que es mejor creer en Dios para evitar que te lancen al infierno, y eso no demuestra la validez del argumento.

Dios nos amenaza a todo lo largo de la biblia para que creamos en él. Incluso desde el mismo día de la creación. Les doy un ejemplo:

Supuestamente, Dios lo creo todo. El Creó la tierra, el día, las noches, las plantas, los animales, los hombres, blablabla. Dios creó al ser humano, "perfecto", por lo que terminó a así su más grande obra de la creación, y a este le regaló "el permiso de hacer cosas" (libre albedrío). Dios le dio permiso de hacer, virtualmente, cualquier cosa; con la única excepción, de que no debía tomar el famoso fruto prohibido, porque el día que coman de ella, "morirán" (Esta representa la PRIMERA AMENAZA, porque el único ser que quita y da vida, es Dios. Por lo tanto, sería Dios quien asesina en este caso. Sino, habría un poder equivalente entre el fruto prohibido y Dios, y sería válido adorar al fruto y no a Dios). "Muy bien", dijeron Adán y Eva sin titubear. Aquí es donde Satanás entra en la escena. Este tienta a Eva bajo el disfraz atractivo de una serpiente, para persuadirla de tomar el fruto. De ese modo, Satanás logra hacer que tanto Adán como Eva desobedezcan las órdenes de Dios. Como bien sabemos, el gran creador se entera de todo, arma uno de sus acostumbrados berrinches y los expulsa del Edén. De ese modo, se explica como el ser humano termina sufriendo de hambre, miseria, enfermedades, etc, etc... Porque ahora debe trabajar la tierra y valerse por si mismo. Poco después (quizás mucho tiempo después jeje), un sujeto murió empalizado en la tierra (me niego a decir su nombre jeje), y se abre nuevamente la posibilidad de volver a estar junto a Dios. Pero esto siempre bajo una condición: hay que ESCOGER (porque el LIBRE ALBEDRÍO se basa en la capacidad de escoger) entre creer para entrar al cielo, y todo aquel que NO crea irá al infierno (Aquí tenemos la SEGUNDA AMENAZA, porque ahora entramos en una falacia del falso dilema: "si no estás conmigo, estás en mi contra". Que es lo que se dice cuando quieres amenazar a alguien para que te siga. Y si no fuera una amenaza, habría una tercera opción, que no involucraría ni infierno ni el cielo.

A todo esto se puede agregar la complicidad de Dios para que el hombre tomara del fruto prohibido. Bien sabemos que la principal característica de Dios es su omnipotencia, y por tanto lo sabe todo. Esto quiere decir que Dios sabía desde un principio que el hombre lo iba a desobedecer... Por lo tanto, ¿Por qué colocó de todos modos el árbol de bien y del mal en el paraíso? Si no lo hubiese colocado, no estarías leyendo esto ¿No? Sino probablemente estarías caminando en pelotas por el Edén (Sí, es una lástima en verdad). Lo cual quiere decir que Dios sabía, esperaba y deseaba (si no lo hubiese deseado, de nuevo, no habría colocado el bendito árbol en un principio) la desobediencia del hombre. Un padre normalmente evita que sus hijos se hagan daño a sí mismos. Un ejemplo podría ser no dejando cuchillos en la mesa para evitar que se corten. Sin embargo, Dios colocó el cuchillo en todo el medio de la habitación al acceso de todos. Todo quiere decir que Dios buscaba, sin lugar a dudas, que el hombre tomara el fruto.

¿Por qué querría Dios eso? Pues si su Dios es realmente bueno, Dios lo hizo para que el ser humano se hiciera independiente y responsable de sus propios actos. Lo hizo para que dejáramos de depender de él, y empecemos a labrar nuestro futuro con nuestras propias manos. Tenemos que considerar que a todo pichón le toca la hora de dejar el nido, y a todos los hombres le toca la hora de dejar a sus padres, por lo que a todo hombre le toca en algún momento dejar a Dios. Eso es lo que significa esa historia.

Cómo último, podemos agregar que tanto Eva como Adán fueron "tomados por inocentes" por el diablo. Lo cual quiere decir que Satanás se aprovechó de su inocencia para hacer que desobedezcan. Y Dios, en vez de ser compresivo con quienes se suponen son sus hijos, sabiendo que la culpa la tiene realmente el Diablo y no Adán y Eva, los castiga severamente sacándolos de su club campestre. El trato dado por Dios a sus hijos fue exagerado, y no tomó en cuenta que aún eran inocentes y susceptibles a las palabras de alguien más sabio. Es como cuando la hermana mayor incita a su hermano pequeño de 7 años a robar un chocolate. Cuando pasa esto, no se culpa al niño, sino a la hermana mayor. El niño, claro, es culpable y merecedor de una reprimenda, pero no de una tan grande como la hermana.

En fin, ya que Dios lo es todo, también tiene la culpa de todo. Dios es un modo de coerción y de manipulación de masas, que a través de la violencia y la amenaza, pretende imponer una forma de pensar y actuar sobre las personas. Siempre que un cristiano me dice que yo no respeto su religión, yo les digo que no puedo respetar a quien pretende quitarme mi libertad, con amenazas divinas, terrenales o no. La libertad no puede existir mientras Dios exista.

PD: Debo aclarar que yo no creo en ninguno de los mitos mencionados anteriormente jeje.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...