La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

29 de julio de 2018

Engranaje


No le digo que la amo,
porque no puedo.
Pero se lo digo de otro modos,
en otros espacios, otros tiempos.

Deseando los buenos días,
alegrándole los días.
Regalándole libros y chocolates,
Y ocasionalmente, retarle.

Intentando conocer su historia,
aprendiendo todas sus ciencias,
desde su etimología
hasta por su genealogía.

Nutriendo de sus rosas,
cuidando de sus aristas.
Mostrándole otros puntos de vista,
sin pretender cambiarla.

Estoy convencido que es perfecta,
pero no en el sentido convencional.
Perfecto no es algo divino o ideal.
Perfecto es como un engranaje:
Dos piezas que hacen que todo ande.
Perfecto es ella a mí, 
la pieza que me hace "click".

22 de julio de 2018

Lo bueno de la crisis


Cuando hablan de crisis, yo suelo recordar un texto atribuido a Albert Einstein:
No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ’superado’.
Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.
Hay tanto textos que le atribuyen falsamente a Einstein que desconozco si éste es uno de ellos, pero es tan genial que me gustaría creer que sí. Pero, para los que vivimos en Venezuela, esto debería ser una especie de Biblia.

"No hay mal que por bien no venga", reza el dicho popular. Eso no quiere decir que debemos salir a celebrar por vivir en el desastre, sino que la crisis puede tener algunas consecuencias positivas.

¿Cómo qué?

Me alegra que preguntes. Vamos a dividirlo en puntos:

1) Racionalización de los recursos: Me encantaría decir que los motivos para la racionar los recursos son por una conciencia ambiental, pero no es así. Es fundamentalmente económico. Sin embargo, eso no quiere decir que sean mutuamente excluyentes.

La crisis económica venezolana, que por un lado hace inaccesibles muchos materiales e insumos para cualquier bolsillo (debido a la hiperinflación), y por el otro, la escasez y/o baja producción de otros materiales e insumos, ha conllevado a llevar a cabo -inconscientemente- la regla de las tres erres (Reducir, Reciclar y Reutilizar) del ambientalismo.

Ejemplo curioso es el de las bolsas plásticas. Recientemente, Chile se convirtió en el primer país de América Latina en prohibir el uso de bolsas plásticas[1], pero en el caso venezolano el uso y consumo de bolsas ha ido disminuyendo gracias al alto costo para adquirirlas[2], así como la baja producción. De esa manera, muchos comerciantes se han visto forzados a dejar de ofrecerlas y los consumidores se han vistos forzados a utilizar o reutilizar otro tipo de bolsas, en especial las de tela.

Inclusive, algunos han optado por la agricultura familiar y urbana: producir sus propios alimentos en casa para el autoconsumo. Ello representa un gran avance desde el punto de vista ambiental, ya que reduce la presión sobre los recursos ambientales.

Al agua es un servicio público que también ha ido en detrimento en los últimos años, generando falta de regularidad de la misma (a veces semanas, a veces meses), lo cual ha generado una mayor conciencia colectiva a no desperdiciar tan preciado recurso natural.

2) Consumo y estilo de vida saludable: Comer más sano, hacer más ejercicio. La alta inflación ha hecho que toda comida chatarra sea inaccesible, así como la crisis para la adquisición de repuestos (ya sea por escasez o altos precios) obliga a la gente a caminar y hasta subir escaleras.

Esto podría sonar a una burla por parte de quien se ve obligado a caminar varios kilómetros al día, o subir 14 pisos para llegar al apartamento o la oficina, pero el escenario contrario es igual de triste y dramático, como la escena en la película Wall-E, en la que los humanos nunca caminaban, tenían una máquina que hacía todo por ellos y eran unos gordos estúpidos. Como dice mi mamá: "Ni tan calvo ni con dos pelucas".



3) Aumento de la creatividad: Decía Darwin que no sobrevivirán las especies más fuertes, tampoco las más inteligentes; sólo lo harán aquellas que mejor se adapten al cambio. Aunque el ser humano es esencialmente creativo, el venezolano se jacta de ello como parte de su idiosincrasia: siempre tiene una idea, siempre tiene una salida, un talento que desarrollar, un negocio que montar. Así, a pesar de la aguda crisis económica y política por la que estamos atravesando, el número de emprendimientos está en ascenso.

En las redes sociales se aprecia cada vez más la presencia de emprendimientos gastronómicos (no sólo de restaurantes, sino comida casera a domicilio en diferentes variedades, en repostería para eventos, etc.), de artesanías y moda, diseños, organización de eventos, agrupaciones musicales, diversos servicios, y pare usted de contar.

Ante la escasez: Pañales de tela, bicarbonato como desodorante y vinagre para limpiar el piso. Incluso se puede leer en las noticias y blogs la publicación de instrucciones para elaborar productos de limpieza, de higiene personal y alimentos alternativos.

Para el venezolano la creatividad no es una opción, sino un modo de vida. Diariamente resistimos en nuestro medio a través del desarrollo de nuestra creatividad.

4) Aumento de la solidaridad: Kropotkin señaló, en contra de quienes apoyaban la idea del darwinismo social, que el apoyo mutuo es tan importante como la competencia en el proceso de la evolución, y que sin apoyo mutuo no estaríamos aquí (tú leyendo, yo escribiendo). De hecho, la misma teoría de juegos confirma que la cooperación brinda mejores resultados que la competencia y el egoísmo[3].

La crisis venezolana no deja de ser un buen ejemplo de lo señalado por Kropotkin. Y es que así como hay un aumento de la corrupción, delitos y otras malas prácticas por parte de quienes quieren aprovechar la situación en beneficio propio, también hay un aumento de la solidaridad entre las personas.

 Todos comprenden y sobreviven la situación de escasez y de altos precios, así que eso incentiva la solidaridad, ya sea mediante el compartir alimentos, medicinas e incluso dinero. Se han incrementado las iniciativas sociales que ofrecen alimentación, así como los servicios públicos a través de los diferentes medios de comunicación.A pesar de los intentos de catalogar la naturaleza del ser humano como mezquina y egoísta, suelen aparecer pruebas que demuestran lo contrario.

Evidentemente, también se han dado emprendimientos en materia económica, puesto que una economía de alto riesgo como la venezolana, también tiene la posibilidad de generar grandes ganancias. Pero ello no me resulta de gran interés, en tanto dichos negocios podrían ser tanto legales como ilegales, y prefiero enfocarme en aquello que incentiva el bien común, y los negocios sólo representan ganancias individuales.

Finalmente...

El aspecto político es aquel que muestra menos innovaciones y menos oportunidades aprovechadas. Este tipo de escenario político es el ideal para impulsar la democracia participativa, por ejemplo, iniciando un referéndum consultivo sobre las medidas económicas a tomar para solventar la crisis. El gobierno es temeroso de aplicar medidas económicas diferentes a las ideológicas, por lo que un referéndum consultivo que apruebe, por mencionar un ejemplo, el desmonte de los controles cambiarios, serviría como un gran justificativo que permita dicho cambio.

Dice otro dicho popular que "Ningún mar en calma hizo experto a un marinero". Y esta situación puede dar pie a que tod@s nosotr@s demos lo mejor de nosotr@s mism@s. Yo espero que, aquellos aspectos positivos que haya traído esta crisis, hayan venido para quedarse.

Notas:
  1. "En Chile será prohibido el uso de bolsas plásticas a nivel comercial". Disponible por: http://www.france24.com/es/20180705-chile-prohibicion-bolsas-plasticas-comercio
  2. "Disminuyen ventas de bolsas plásticas por altos costos". Disponible por: https://elperiodiquito.com/noticias/89193/Disminuyen-ventas-de-bolsas-plasticas-por-altos-costos
  3. "La evolución castiga a los egoístas". Disponible por: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/08/130805_ciencia_evolucion_egoismo_vs_cooperacion_np

2 de julio de 2018

Propuestas económicas para Venezuela en 2018



Empecemos por una pregunta sencilla... ¿Qué medidas podría tomar el gobierno venezolano para detener la inflación? (si realmente lo quisiera).

Para responder ello vamos a apartar medidas que serían poco realistas considerando el tono ideológico del gobierno, como la dolarización y la abolición del control cambiario.

En primer lugar, algo que podría intentar el gobierno es incentivar el ahorro. Pero no se trata de decirle a la gente que ahorrar es bueno, sino la de crear condiciones en la que ahorrar sea buen negocio. ¿Y cómo se hace eso? Subiendo las tasas de interés.

La consecuencia positiva sería para nuestros ahorros. Si se aumentan las tasas de interés, la gente podría ver más beneficios en ahorrar en bolívares que ahorrar en divisas o bienes de consumo durarero, que es además mucho más fácil de realizar. A su vez, esto daría fortaleza al bolívar y evitaría la constante devaluación de la moneda, deteniendo la inflación.

El efecto negativo sería en el caso de los créditos, dado que una tasa más alta hace más difícil pagar nuestras deudas al banco. Sin embargo, eso evita que la gente contraiga más deudas, desincentiva el consumo y evita que aumente la demanda y, por tanto, la inflación.

Llámame loco, pero una tasa de interés del 100%... mensual... Sería lo ideal. Por ahora.

Otra posible medida, que sale de mi sombrero y me he inventado a lo loco, es atar la tasa de variación del sueldo mínimo a la tasa de la inflación o, incluso, a la tasa de dólar paralelo. ¿Qué quiere decir eso? Por ejemplo, yo propongo la tasa McDonalds: Si un Big Mac cambia su precio, de una semana a otra, en un 25%, el sueldo mínimo deberá aumentar un 25% en el mismo período de tiempo. (La tasa podría basarse en cualquier otro rubro o conjunto de rubros).

Si la tasa de aumento de sueldos y salarios estuviera atada al aumento de los precios, los productores y comerciantes se lo pensarán dos veces antes de aumentar el precio de los productos. Sería una especie de sueldo mínimo variable, ajustado por las "fuerzas del mercado"... en lugar de un burócrata sentado en una oficina con aire acondicionado. Así, el gobierno se limitaría a medir y publicar la variación de los precios y denunciar que si todo aumenta es por culpa de McDonalds y no del gobierno (Hay que hacer que la propuesta sea atractiva para el Gobierno).

Se podrían tomar otras políticas más ortodoxas, pero el gobierno teme el costo político de tomarlas. Si se quisiera evitar el costo político de tomar algunas medidas económicas, como la eliminación de todos los controles cambiarios y de precios, o incluso implementar una dolarización de la economía, bien se podría acudir a los referendos consultivos, y así evitarse un posible castigo electoral.

Es importante recordar que los referendos no sólo son convocados por el Presidente o la Asamblea Nacional, también lo puede hacer "un número no menor del diez por ciento de los electores y electoras inscritos en el registro civil y electoral" (Art 71 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela). Además, así se destruye el mito más grande de las últimas dos décadas en Venezuela: Que se necesita llegar a la presidencia para cambiar las políticas públicas del país. El cambio lo puedes hacer tú, no alguien sentado en Miraflores.

¿Te parece una locura? Discútelo, debate.

¿Te parece sensato? Discútelo, comparte.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...