La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

25 de agosto de 2018

La gasolina no es un derecho

Es obligación de los gobiernos ofrecer energía y transporte, lo cual no se traduce en gasolina barata. Un ejemplo de transporte sin combustible fósil que ofreció el Estado venezolano es el extinto tranvía de Caracas.
Parece obvio, pero no lo es, al menos no en Venezuela. La gasolina no se puede comer ni se puede tomar. No se le puede echar al café y tampoco sirve para amasar la harina de maíz. O quizás sí se puede, pero no sin afectar algo que sí es un derecho: la salud.

No es primera vez que una sociedad siente como derecho algo que no lo es. En la sociedad estadounidense actual, las armas son consideradas por muchos como un derecho, como lo señala la segunda enmienda a la Constitución estadounidense, aprobada hace más de 200 años. En otros tiempos, la posibilidad de tener esclavos era también un derecho que gozaban algunos propietarios; y la posibilidad de apedrear a muerte a una hija por deshonrar el nombre de la familia era un derecho del padre. Así, desde tiempos antiguos hasta el presente, tenemos la mala tendencia a calificarlo todo como un derecho.

Entonces, ¿Qué es un derecho? De manera muy genérica, se define como derecho humano los "que tenemos todas las personas por el mero hecho de existir"[1], es decir, son todas aquellas condiciones que nos permiten nuestra realización como seres humanos. De ahí surge el derecho a la libertad de expresión, el derecho a la educación, el derecho de acceso a la justicia y muchos otros derechos.

Los gobiernos venezolanos, desde hace 30 años, han venido siguiendo una política donde se considera a la gasolina como un derecho humano, algo que el Estado debe garantizar. Sin embargo, lo que en realidad el Estado debe garantizar es el transporte y la energía, y la gasolina barata no es el único modo de lograrlo. Como anécdota, en la ciudad de Caracas, antes de que proliferase la explotación petrolera (finales del siglo XIX y principios del XX), existía un muy simpático tranvía que recorría algunos sectores de la ciudad. Al aumentar las influencias de las compañías petroleras en el país, éstas promovieron el uso de los transportes a motor a combustión por encima de los tranvías. Y así, hasta que finalmente se dejó de usar el tranvía a mediados del siglo XX. Así fue como murió un medio de transporte no basado en combustible fósil.

Desde entonces, en Venezuela no se ha dejado de promover el uso de vehículos particulares por encima del transporte público, ni por la cultura de antaño que nos han impuesto ni tampoco como parte de las políticas de los gobiernos subsiguientes. El sólo hecho de vender una gasolina tan barata implica promover, aunque sea implícitamente, el uso de vehículos particulares, lo que no sólo trae consecuencias para el ambiente, sino también empeora los problemas de tránsito en las calles. De hecho, en Venezuela existe el absurdo de que un trabajador que utiliza el transporte público debe gastar más dinero en pasaje al mes que aquel debe comprar gasolina para su auto particular.

En Venezuela, el aumento del precio de la gasolina es un tabú, un asunto que se había evitado a como dé lugar, teniendo en consideración el fantasma del Caracazo. Sin duda, el aumento de la gasolina repercute en todos los costos de bienes y servicios, ya que encarece el transporte y la energía, y por consiguiente en todo. Desde ahí, la izquierda se arrojó para sí misma la bandera de la gasolina barata como un derecho de los venezolanos.

Pero, de otro lado, no es menos cierto que la gasolina barata implica menos dinero para las arcas del Estado venezolano, lo que su vez incide en la posibilidad de mejorar los servicios públicos, entre los cuales están -paradójicamente- la energía y el transporte público; o peor aún, que la gasolina barata es también un subsidio para quienes tienen un alto poder adquisitivo, ya que son quienes se pueden dar el lujo de tener vehículos y gastar grandes cantidades de energía (Los menos afortunados usamos el transporte público y no gastamos mucho en electricidad). De esa manera, si debiera existir un subsidio en la gasolina, sólo debería ser para el transporte de bienes y pasajeros, no para los particulares.

En otros países, el alto costo de barril del petróleo y de la gasolina, llevó a la utilización de otros medios de transporte, desde motocicletas (que consumen menos gasolina) hasta bicicletas. El caso de las bicicletas es ejemplar en Holanda, considerado el paraíso de las bicicletas, las cuales además de ser buenas para la salud, representan una solución para el tráfico vehicular y una menor contaminación ambiental. Incluso, muchos países europeos, en el especial los países nórdicos, disponen de altos impuestos al consumo de gasolina, ello con la finalidad de castigar el uso del combustible fósil, de promover el sistema de transporte público, de incentivar la conservación ambiental y para financiar diferentes programas sociales[2].

El uso del carnet de la patria es, sin duda, una medida populista para satisfacer a aquellos que aún están convencidos de que la gasolina barata es un derecho de los venezolanos. Sin embargo, es una política acertada siempre y cuando dicho subsidio vaya destinado principalmente al transporte de bienes y pasajeros, evitando con ello la incidencia en los costos de los bienes y servicios.

Y así como no existe un derecho a comprar oro y diamantes a precios solidarios, que también se consiguen en el subsuelo venezolano, no se puede hablar de violar un derecho cuando se vende la gasolina a precio internacional. Es decir, debe tatuarse en el imaginario colectivo del venezolano que la gasolina es un artículo de lujo, y que ello no representa una amenaza, sino más bien una oportunidad para impulsar otras medidas creativas que favorezcan el acceso el acceso a la energía y el transporte para todos los venezolanos, desde nuevos medios de transporte a otras formas de energía alternativa.

Notas:
  1. Amnistía Internacional. "¿Qué son los derechos humanos?". Disponible por: https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/temas/derechos-humanos/
  2. Motorpasión. "Si crees que España tiene impuestos duros por tener un coche, mira lo que está pasando en Europa". Disponible por: https://www.motorpasion.com/espaciotoyota/si-crees-que-espana-tiene-impuestos-duros-por-tener-un-coche-mira-lo-que-esta-pasando-en-europa

6 de agosto de 2018

¿Bolívar anclado al petro?

Imagen por Aleksey Ivanov / stock.adobe.com
El pasado 25 de julio el presidente Nicolás Maduro dictó -por fin- nuevas medidas económicas, muy diferentes a las ya implementadas, y quizás demasiado innovadoras para el gusto de mucha gente.

La medida que generó más confusión, y que fue menos llamativa mediáticamente, fue la expresión "bolívar anclado al petro", lo cual indica que se empezará a implementar una política cambiaria denominada "Caja de conversión". Ahora bien, ¿Qué es eso?

En palabras simples, consiste en igualar la moneda con otra moneda, en este caso el Petro (moneda virtual basada en el valor de commodities como el oro y el petróleo). Por ejemplo, eso quiere decir que un bolívar debera ser equivalente a un petro, que a su vez equivale -aproximadamente-, a 50 dólares. De una manera más gráfica: Bs.S 1 = 1 petro = US$50. Es como un regreso al patrón oro, pero con un intermediario virtual como el petro.

En cierta manera, la caja de conversión es una especie de dolarización, sólo que la moneda extranjera no será de curso legal, pero ella debería ser fácilmente transable. Es decir, si el bolívar equivale a un dólar, yo puedo exigir al Estado, en cualquier momento, el cambio de ese bolívar por un dólar.

¿Qué todo implica eso?

1) La muerte anunciada del control de cambio: En una caja de conversión el control cambiario que existe desde el año 2003 deberá ser eliminado, porque sencillamente carecería de sentido.

2) En teoría, la inflación deberá caer a cero: se asumen de manera automática los precios internacionales. Si la harina pan en Colombia cuesta US$ 1, entonces, de manera oficial -y no de acuerdo al mercado negro-, el precio en bolívares deberá ser equivalente a 1 dólar. Ello hace muy difícil una elevada inflación.

3) Ajuste de los sueldos a la nueva moneda: ésto no se ha explicado, pero es evidente que los sueldos deberán ser ajustados al nuevo valor de moneda. No se puede mantener el sueldo mínimo actual (Bs. 3.000.000),  porque su equivalente en petro sería irrisorio. Irónicamente, el equipo económico del ex-candidato presidencial Henry Falcón, propuso la implementación, en una primera fase, de una caja de conversión, en la que se fije el salario mínimo en US$ 75 [1]. A la fecha en la que se escriben estas palabras, el equipo económico del gobierno no ha proporcionado detalles a este respecto.

3) Un gran cambio desde el punto de vista político: Basta decir que la caja de conversión era una de las propuestas de CEDICE (Centro de Divulgación del Conocimiento Económico) [2], una ONG parte del eje del mal del neoliberalismo, para comprender el gran cambio desde el punto de vista político que hace el gobierno nacional.

¿Incógnitas? Muchas

El gran problema es que anclar una moneda a otra que sólo existe virtualmente (el petro), que en teoría está respaldada en reservas de petróleo que no han sido ni siquiera extraídos del subsuelo, no goza de plena confianza. ¿Cómo va a pagar el Estado unos petros que están bajo de la tierra? De hecho, serían necesario miles de millones de dólares para sacarlos del subsuelo, y el país no cuenta con esos recursos para hacerlo. ¿Por qué no utilizar otras monedas reconocidas internacionalmente? Quizás, sencillamente, porque no hay suficientes divisas.

Otro problema es que no se conoce con exactitud el valor del petro, el cual supuestamente tiene el mismo valor que un barril de petróleo. A su vez, no se tiene conocimiento de la tasa a la que será calculado el petro en relación al bolívar vigente. Actualmente, hay dos precios de referencia en el DICOM: 1) una tasa ordinaria por un valor de Bs. 201.363,84 por dólar (a la fecha a la que se escribieron estas palabras); 2) otra tasa para cambio de remesas que equivale a Bs 2.900.000 por dólar [3]. Sin embargo, hay una tasa de referencia en el mercado negro que se ubica en alrededor de Bs 3.500.000 por dólar. Ello hace bastante confuso hacer los cálculos por los cuales serán cambiados los bolívares vigentes por los nuevos bolívares.

¿Cuántos petros serán emitidos para la economía venezolana? El whitepaper del petro señala que son "ochenta y dos millones cuatrocientas mil (82.400.000) unidades (de petro) disponibles para la venta" [4], lo cual equivale  a 4.120 millones de dólares (teniendo como base un barril a US$50). Eso no es ni siquiera la mitad de las reservas internacionales, las cuales para el 8 de junio tenían un saldo de 8.870 millones de dólares [5], las cuales son las más bajas desde 1994. Es decir, que no parece que se puedan emitir suficientes petros para financiar todos los bolívares que serán utilizados en la economía venezolana.

Aunado a ésto, es difícil que el petro tenga algún tipo de aceptación internacional, teniendo en consideración que EE.UU., en marzo de este año, emitió una orden ejecutiva que restringe "todas las transacciones relacionadas con la provisión de financiamiento y otras negociaciones en Estados Unidos, por un estadounidense o dentro del país, de cualquier moneda digital o ficha digital, emitida por, para o en nombre del Gobierno de Venezuela" [6].

Hay otros problemas de tipo "soberano", que tiene su origen en el petro, que va a estar respaldado por los recursos naturales en el subsuelo. Y es que ello significa hipotecar los recursos naturales del país. De hecho, el petro no guarda muchas diferencias a un bono de la deuda soberana, con la gran diferencia de que las mismas serán pagadas con un pedazo del subsuelo venezolano, lo cual es claramente inconstitucional y viola la Ley Orgánica de Hidrocarburos.

Como dije al principio, Maduro está aplicando una medida que es -sin exagerar-, demasiado novedosa. Es difícil predecir si, realmente, el anclaje del Bolívar al petro tendrá los beneficios que deberían venir con una caja de conversión. Quizás sí funciona, quizás no. Ya la mayoría de los economistas de oposición se decantan por la segunda, pero hay que reconocer que es un paso grande, una medida totalmente diferente a las tomadas previamente, rompiendo por fin con la definición de locura de Einstein. De lo que sí estoy seguro es que los venezolanos demandamos la estabilidad y el crecimiento de la economía.

Imagen por nattanan23 / Pixabay
Notas:
  1. "Rodríguez plantea salario mínimo de $75 como punto de partida para la dolarización". Disponible por: http://www.eluniversal.com/economia/4820/rodriguez-plantea-salario-minimo-como-punto-partida-para-dolarizacion
  2. "Dolarización o caja de conversión: únicas soluciones para la inflación en Venezuela". Disponible por: https://www.elcato.org/dolarizacion-o-caja-de-conversion-unicas-soluciones-para-la-inflacion-en-venezuela
  3. "Tasa para cambio de remesas sube a Bs 2.900.000". Disponible por: http://www.eluniversal.com/economia/15933/tasa-para-cambio-de-remesas-sube-a-bs-2900000
  4. Whitepaper del Petro. Disponible por: www.elpetro.gob.ve/pdf/esp/Whitepaper_Petro_es.pdf
  5. "Reservas internacionales de Venezuela se ubican en $8.870 millones". Disponible por: https://www.panorama.com.ve/politicayeconomia/Reservas-internacionales-de-Venezuela-se-ubican-en-8.870-millones-20180611-0075.html
  6. "EE.UU. emite sanciones contra la criptomoneda Petro". Disponible por: https://www.telesurtv.net/news/eeuu-trump-prohibe-transacciones-criptomoneda-petro-20180319-0026.html

29 de julio de 2018

Engranaje


No le digo que la amo,
porque no puedo.
Pero se lo digo de otro modos,
en otros espacios, otros tiempos.

Deseando los buenos días,
alegrándole los días.
Regalándole libros y chocolates,
Y ocasionalmente, retarle.

Intentando conocer su historia,
aprendiendo todas sus ciencias,
desde su etimología
hasta por su genealogía.

Nutriendo de sus rosas,
cuidando de sus aristas.
Mostrándole otros puntos de vista,
sin pretender cambiarla.

Estoy convencido que es perfecta,
pero no en el sentido convencional.
Perfecto no es algo divino o ideal.
Perfecto es como un engranaje:
Dos piezas que hacen que todo ande.
Perfecto es ella a mí, 
la pieza que me hace "click".

22 de julio de 2018

Lo bueno de la crisis


Cuando hablan de crisis, yo suelo recordar un texto atribuido a Albert Einstein:
No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ’superado’.
Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.
Hay tanto textos que le atribuyen falsamente a Einstein que desconozco si éste es uno de ellos, pero es tan genial que me gustaría creer que sí. Pero, para los que vivimos en Venezuela, esto debería ser una especie de Biblia.

"No hay mal que por bien no venga", reza el dicho popular. Eso no quiere decir que debemos salir a celebrar por vivir en el desastre, sino que la crisis puede tener algunas consecuencias positivas.

¿Cómo qué?

Me alegra que preguntes. Vamos a dividirlo en puntos:

1) Racionalización de los recursos: Me encantaría decir que los motivos para la racionar los recursos son por una conciencia ambiental, pero no es así. Es fundamentalmente económico. Sin embargo, eso no quiere decir que sean mutuamente excluyentes.

La crisis económica venezolana, que por un lado hace inaccesibles muchos materiales e insumos para cualquier bolsillo (debido a la hiperinflación), y por el otro, la escasez y/o baja producción de otros materiales e insumos, ha conllevado a llevar a cabo -inconscientemente- la regla de las tres erres (Reducir, Reciclar y Reutilizar) del ambientalismo.

Ejemplo curioso es el de las bolsas plásticas. Recientemente, Chile se convirtió en el primer país de América Latina en prohibir el uso de bolsas plásticas[1], pero en el caso venezolano el uso y consumo de bolsas ha ido disminuyendo gracias al alto costo para adquirirlas[2], así como la baja producción. De esa manera, muchos comerciantes se han visto forzados a dejar de ofrecerlas y los consumidores se han vistos forzados a utilizar o reutilizar otro tipo de bolsas, en especial las de tela.

Inclusive, algunos han optado por la agricultura familiar y urbana: producir sus propios alimentos en casa para el autoconsumo. Ello representa un gran avance desde el punto de vista ambiental, ya que reduce la presión sobre los recursos ambientales.

Al agua es un servicio público que también ha ido en detrimento en los últimos años, generando falta de regularidad de la misma (a veces semanas, a veces meses), lo cual ha generado una mayor conciencia colectiva a no desperdiciar tan preciado recurso natural.

2) Consumo y estilo de vida saludable: Comer más sano, hacer más ejercicio. La alta inflación ha hecho que toda comida chatarra sea inaccesible, así como la crisis para la adquisición de repuestos (ya sea por escasez o altos precios) obliga a la gente a caminar y hasta subir escaleras.

Esto podría sonar a una burla por parte de quien se ve obligado a caminar varios kilómetros al día, o subir 14 pisos para llegar al apartamento o la oficina, pero el escenario contrario es igual de triste y dramático, como la escena en la película Wall-E, en la que los humanos nunca caminaban, tenían una máquina que hacía todo por ellos y eran unos gordos estúpidos. Como dice mi mamá: "Ni tan calvo ni con dos pelucas".



3) Aumento de la creatividad: Decía Darwin que no sobrevivirán las especies más fuertes, tampoco las más inteligentes; sólo lo harán aquellas que mejor se adapten al cambio. Aunque el ser humano es esencialmente creativo, el venezolano se jacta de ello como parte de su idiosincrasia: siempre tiene una idea, siempre tiene una salida, un talento que desarrollar, un negocio que montar. Así, a pesar de la aguda crisis económica y política por la que estamos atravesando, el número de emprendimientos está en ascenso.

En las redes sociales se aprecia cada vez más la presencia de emprendimientos gastronómicos (no sólo de restaurantes, sino comida casera a domicilio en diferentes variedades, en repostería para eventos, etc.), de artesanías y moda, diseños, organización de eventos, agrupaciones musicales, diversos servicios, y pare usted de contar.

Ante la escasez: Pañales de tela, bicarbonato como desodorante y vinagre para limpiar el piso. Incluso se puede leer en las noticias y blogs la publicación de instrucciones para elaborar productos de limpieza, de higiene personal y alimentos alternativos.

Para el venezolano la creatividad no es una opción, sino un modo de vida. Diariamente resistimos en nuestro medio a través del desarrollo de nuestra creatividad.

4) Aumento de la solidaridad: Kropotkin señaló, en contra de quienes apoyaban la idea del darwinismo social, que el apoyo mutuo es tan importante como la competencia en el proceso de la evolución, y que sin apoyo mutuo no estaríamos aquí (tú leyendo, yo escribiendo). De hecho, la misma teoría de juegos confirma que la cooperación brinda mejores resultados que la competencia y el egoísmo[3].

La crisis venezolana no deja de ser un buen ejemplo de lo señalado por Kropotkin. Y es que así como hay un aumento de la corrupción, delitos y otras malas prácticas por parte de quienes quieren aprovechar la situación en beneficio propio, también hay un aumento de la solidaridad entre las personas.

 Todos comprenden y sobreviven la situación de escasez y de altos precios, así que eso incentiva la solidaridad, ya sea mediante el compartir alimentos, medicinas e incluso dinero. Se han incrementado las iniciativas sociales que ofrecen alimentación, así como los servicios públicos a través de los diferentes medios de comunicación.A pesar de los intentos de catalogar la naturaleza del ser humano como mezquina y egoísta, suelen aparecer pruebas que demuestran lo contrario.

Evidentemente, también se han dado emprendimientos en materia económica, puesto que una economía de alto riesgo como la venezolana, también tiene la posibilidad de generar grandes ganancias. Pero ello no me resulta de gran interés, en tanto dichos negocios podrían ser tanto legales como ilegales, y prefiero enfocarme en aquello que incentiva el bien común, y los negocios sólo representan ganancias individuales.

Finalmente...

El aspecto político es aquel que muestra menos innovaciones y menos oportunidades aprovechadas. Este tipo de escenario político es el ideal para impulsar la democracia participativa, por ejemplo, iniciando un referéndum consultivo sobre las medidas económicas a tomar para solventar la crisis. El gobierno es temeroso de aplicar medidas económicas diferentes a las ideológicas, por lo que un referéndum consultivo que apruebe, por mencionar un ejemplo, el desmonte de los controles cambiarios, serviría como un gran justificativo que permita dicho cambio.

Dice otro dicho popular que "Ningún mar en calma hizo experto a un marinero". Y esta situación puede dar pie a que tod@s nosotr@s demos lo mejor de nosotr@s mism@s. Yo espero que, aquellos aspectos positivos que haya traído esta crisis, hayan venido para quedarse.

Notas:
  1. "En Chile será prohibido el uso de bolsas plásticas a nivel comercial". Disponible por: http://www.france24.com/es/20180705-chile-prohibicion-bolsas-plasticas-comercio
  2. "Disminuyen ventas de bolsas plásticas por altos costos". Disponible por: https://elperiodiquito.com/noticias/89193/Disminuyen-ventas-de-bolsas-plasticas-por-altos-costos
  3. "La evolución castiga a los egoístas". Disponible por: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2013/08/130805_ciencia_evolucion_egoismo_vs_cooperacion_np

2 de julio de 2018

Propuestas económicas para Venezuela en 2018



Empecemos por una pregunta sencilla... ¿Qué medidas podría tomar el gobierno venezolano para detener la inflación? (si realmente lo quisiera).

Para responder ello vamos a apartar medidas que serían poco realistas considerando el tono ideológico del gobierno, como la dolarización y la abolición del control cambiario.

En primer lugar, algo que podría intentar el gobierno es incentivar el ahorro. Pero no se trata de decirle a la gente que ahorrar es bueno, sino la de crear condiciones en la que ahorrar sea buen negocio. ¿Y cómo se hace eso? Subiendo las tasas de interés.

La consecuencia positiva sería para nuestros ahorros. Si se aumentan las tasas de interés, la gente podría ver más beneficios en ahorrar en bolívares que ahorrar en divisas o bienes de consumo durarero, que es además mucho más fácil de realizar. A su vez, esto daría fortaleza al bolívar y evitaría la constante devaluación de la moneda, deteniendo la inflación.

El efecto negativo sería en el caso de los créditos, dado que una tasa más alta hace más difícil pagar nuestras deudas al banco. Sin embargo, eso evita que la gente contraiga más deudas, desincentiva el consumo y evita que aumente la demanda y, por tanto, la inflación.

Llámame loco, pero una tasa de interés del 100%... mensual... Sería lo ideal. Por ahora.

Otra posible medida, que sale de mi sombrero y me he inventado a lo loco, es atar la tasa de variación del sueldo mínimo a la tasa de la inflación o, incluso, a la tasa de dólar paralelo. ¿Qué quiere decir eso? Por ejemplo, yo propongo la tasa McDonalds: Si un Big Mac cambia su precio, de una semana a otra, en un 25%, el sueldo mínimo deberá aumentar un 25% en el mismo período de tiempo. (La tasa podría basarse en cualquier otro rubro o conjunto de rubros).

Si la tasa de aumento de sueldos y salarios estuviera atada al aumento de los precios, los productores y comerciantes se lo pensarán dos veces antes de aumentar el precio de los productos. Sería una especie de sueldo mínimo variable, ajustado por las "fuerzas del mercado"... en lugar de un burócrata sentado en una oficina con aire acondicionado. Así, el gobierno se limitaría a medir y publicar la variación de los precios y denunciar que si todo aumenta es por culpa de McDonalds y no del gobierno (Hay que hacer que la propuesta sea atractiva para el Gobierno).

Se podrían tomar otras políticas más ortodoxas, pero el gobierno teme el costo político de tomarlas. Si se quisiera evitar el costo político de tomar algunas medidas económicas, como la eliminación de todos los controles cambiarios y de precios, o incluso implementar una dolarización de la economía, bien se podría acudir a los referendos consultivos, y así evitarse un posible castigo electoral.

Es importante recordar que los referendos no sólo son convocados por el Presidente o la Asamblea Nacional, también lo puede hacer "un número no menor del diez por ciento de los electores y electoras inscritos en el registro civil y electoral" (Art 71 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela). Además, así se destruye el mito más grande de las últimas dos décadas en Venezuela: Que se necesita llegar a la presidencia para cambiar las políticas públicas del país. El cambio lo puedes hacer tú, no alguien sentado en Miraflores.

¿Te parece una locura? Discútelo, debate.

¿Te parece sensato? Discútelo, comparte.

10 de junio de 2018

A pesar de todo


Me gustaba creer que soy más racional que emocional, pero no es así.

La semana pasada renuncié -infructuosamente-, a mi cargo de Jefe de Departamento en el lugar donde trabajo. Pero ello no fue, a pesar de todo, una medida impulsiva. Suelo ser bastante calculador y meticuloso con las decisiones que tomo, y como buen cliché viviente que soy, sólo se me sale lo impulsivo cuando hay una mujer involucrada.

Me encanta lo que hago, así como mis compañer@s de trabajo; pero no puedo decir lo mismo de mi jefa, con quien no comparto su manera de dirigir y manejar, tanto la oficina como su equipo de trabajo de confianza. Por un lado, nos explota y exige mucho más de lo que nuestro cuerpo puede dar, trabajando incluso sábados, domingos y feriados. Por otro lado, del cual debo reconocer que no me he visto mayormente afectado, la jefa agrede y amenaza verbalmente a otros compañeros de trabajo. La última y alocada exigencia fue solicitar un trabajo imposible en poco tiempo, o de lo contrario, mis compañeros perderían el cargo.

¿Pero sabes que me dio más rabia? Una de las coordinadoras amenazada se quejó del poco tiempo que tenía para pasar con su hija. Su niña se molestó con ella porque rara vez tienen la oportunidad de pasar el tiempo juntas. Mientras tanto, la jefa se encuentra disfrutando el tiempo con sus hijos. Varias compañeras con hijos acordaron el mismo punto. Quizás yo no tengo hijos y sé si entiendo como eso se siente, pero puedo empatizar con ello. Más tarde, otra compañera me comentó como pasó la noche llorando, porque se sentía agotada, con sueño, y que -paradójicamente- sus ganas de llorar no le dejaban dormir. El lunes, una de mis compañeras fue sacrificada y perdió su cargo.

Voy a utilizar el adjetivo más elegante que se me ocurre en este instante para la describir la situación: me sentía ASQUEADO. Todo esto iba en contra de mis principios y sobrepasó mi nivel de tolerancia. Quería quemar la oficina.

Con el pasar del lunes, con sueño, con dolor de espalda y cuello, ya estaba decidido: iba a hacer notar mi molestia de la única manera que podría llamar la atención. Primero lo consulté con mi familia, quienes merecían saberlo porque mi decisión iba a afectar los ingresos del hogar, y a pesar de ello me dieron su apoyo. No iba a renunciar a todo, sino solamente al cargo de Jefe, por lo cual aún permanecería con un empleo. Apenas presenté mi renuncia y expliqué mis motivos, me sentí feliz. Actuaba, de manera fría y calculada, según mis convicciones y principios.

No me fue nada difícil encontrar el lado positivo. Tendría más tiempo para hacer otras cosas que quiero: estudiar algún curso en línea, dedicarme a leer, escribir más, dictar talleres y hacer el arder el mundo... Porque a pesar de todo sigo siendo un anarquista.

Sin embargo, como dije al principio, mi renuncia fue infructuosa. Uno de mis objetivos era que mis compañeros hicieran lo mismo, que se animaran a defenderse y no dejarse apabullar. Sin embargo, no fue así. No todos están tan dispuestos a perder su posición así como yo. Ello me desmotivó. Pero, no fue algo en vano, logré que mis compañeros se sentaran a conversar con la jefa y diera a conocer sus molestias. Entonces, mis compañeros se sentaron a conversar conmigo, me aseguraron que habría cambios y me solicitaron aplazar mi decisión de renunciar. Se conmovieron en el hecho de que yo estaba dispuesto a perder un cargo y la mitad de mi sueldo por el trato dado a mis compañeros de trabajo. Así fue que entendí que, a pesar de que intenté convencerme de que hacía algo racional y ajustado a mis principios, en realidad lo que hice fue emocional.

Y todavía no abandono la idea, sigo dispuesto a dejar el cargo. No me interesa si pierdo mi sueldo, mi cargo y si me trasladan al Amazonas. Ciertamente convivo con mis propias contradicciones, pero a pesar de todo sigo siendo un anarquista.

29 de mayo de 2018

Me gusta cuando votas


 Me gusta cuando votas,
porque estás como ausente.
Y te escucho a lo lejos, tu voz no me toca.
Parece que el cerebro te lo hubieran volado
y parece que una migaja te cerrara la boca.

Como todas las cosas son para mi vida,
me hago con tus cosas, que llenan el alma mía.
Votante de ensueño, que complaces mi alma,
y te pareces a la palabra que me viciaría.

Me gusta cuando votas y estás como distante,
y estás como dormido, votante en arrullo.
Y te oigo a lo lejos, tu voz no me alcanza.
Deja que yo aproveche ese voto tuyo.

Déjame hacer también con tu silencio,
negro como el petróleo, fácil como robarle a un niño.
Eres como la noche, callada y estrellada,
fácil para ladrones, tan cerca y sencillo.

Me gustas cuando votas porque estás como ausente.
Alegre y esplendoroso como si algo hubiera cambiado.
Un voto entonces, una elección bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

Basado en el poema XV de "20 poema de amor y una canción desesperada" de Pablo Neruda.

27 de mayo de 2018

Jesús "El anarquista" Cristo


 Sí, ya lo sé, me acusarás de cometer un anacronismo al decir que Jesús era un anarquista, y tendrías absolutamente toda la razón. Es tan anacrónico señalar a Jesús como anarquista como decir que era "el primer comunista"; pero para efectos prácticos, no me importa. No me malinterpretes, soy férreamente ateo; sin embargo, considero que existen suficientes elementos para, por lo menos, vincular a Jesús accidentalmente al anarquismo.

En primer lugar, se hace necesario empezar por una definición del anarquismo (definición propia):
El anarquismo es una ideología y teoría política que propone la abolición del Estado y de toda autoridad, por considerarlas tanto nocivas como innecesarias y, en su lugar, construir una sociedad organizada horizontalmente (sin jerarquías).
Ahora bien, este personaje llamado Jesús, demuestra en diversos casos y circunstancias el desafío a la autoridad, así como el intento de construir una sociedad más solidaria e igualitaria, la definición propia de un anarquista.

Tomemos 12 hechos que ameritan un análisis:
  1. Evitar el lapidamiento (Juan 8:1-7): La ley judía no deja espacio para dudas: a la mujer adúltera hay que apedrearla hasta la muerte (Levítico 20:10). ¿Por qué? Por mancillar el honor del hombre casado. ¿Qué hizo Jesús al respecto? Colocó en duda este problema: "El que esté libre de pecado, que lance la primera piedra".
  2. "No juzgueis y no seréis juzgados" (Lucas 6:37-38): Este guarda relación con el anterior. El cristianismo tradicional interpreta esto en un sentido muy superficial, como simplemente no ser criticón para con los demás, lo cual se queda bastante corto. La misma es una crítica contra el sistema judicial en sí mismo, porque sólo Dios tiene derecho a juzgar (Por ello Jesús no te deja lanzar piedras). Ello también se observa con la actitud irreverente que demuestra Jesús frente a Poncio Pilatos (Lucas 23:1-5, Lucas 23:13-25, Mateo 27:11-26) y el Rey Herodes (Lucas 23:6-12) cuando lo iban a enjuiciar.
  3. Jesús echa a los mercaderes del Templo (Marcos 11:15-18, Mateo 21:12-17): Tumbar las mesas de los comerciantes no es sólo una crítica a los avaros o al propio sistema económico, sino también a las autoridades religiosas y políticas (recordemos que, en el mundo antiguo, la autoridad política y religiosa podía ser la misma persona) que permitieron dicha actividad. El propio relato en el libro de Marcos destaca como los sacerdotes y escribas detestaban a Jesús por este hecho.
  4. "Al César lo que es del César" (Mateo 22:15-22): Es difícil interpretar lo que Jesús quiso decir cuando se le preguntó si debían pagar los impuestos a los romanos. El cristianismo tradicional entiende dicha respuesta como la aceptación y respeto a las autoridades humanas. Sin embargo, uno se puede preguntar:

    ¿Quién es el César?
    El Emperador.

    ¿Qué hace que el Emperador tenga poder?
    El uso de la fuerza.

    ¿Qué sería el César sin nadie que lo apoye?
    Una persona común y corriente.

    Entonces, si ello no es natural o intrínseco a sí mismo, y debe conseguirlo mediante el uso de la fuerza, vale la pena preguntar:

    ¿Qué es realmente del César?
    Nada.

    Dios, por el contrario, al ser considerado el creador de todo, es el dueño de todo. Lógica que, una vez más, viene a demostrar que el César no es dueño de nada, porque el universo ya tiene dueño. Por eso "a Dios lo que es de Dios". De esa manera, en palabras más simples, se puede interpretar: "¡Si el César quiere su baratija con su cara en ella, devuélvesela!".

    Pero no solamente se hace cuestionamiento a la autoridad del César, sino al del propio valor del dinero. El mismo Jesús dice que "No podéis servir a Dios y al dinero" (Lucas 16:13). Así, Jesús considera el dinero como una falsa creencia, pues lo importante es ser "rico" delante de Dios (Lucas 12:21).
  5. Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10:25-37): Por un lado, esta parábola abre las puertas a que personas de otras creencias o incluso ninguna, entre al Country Club del más allá. Bien se podría cambiar "samaritano" por "ateo" y el resultado debería ser el mismo, de lo contrario la parábola carece de sentido. Por el otro lado, la misma parábola, al mencionar al sacerdote como uno de aquellos que ignoró al hombre herido, niega el acceso automático a la autoridad sólo por ser autoridad. La llave al cielo está en los hechos y no en el cargo, enseña Jesús.
  6. Lavar los pies de los discípulos (Juan 13:1-17): Esta escena se suele interpretar como la importancia de ser humilde, aún cuando quien se considera a sí mismo como "el camino, la verdad y la vida" (Juan 14:6) no es muy humilde que digamos. Ese pasaje hace referencia a la igualdad, pero ya no en el aspecto económico, sino entre maestro y alumno, autoridad y subordinado. De hecho, el mismo pasaje señala: "Ciertamente les aseguro que ningún siervo es más que su amo, y ningún mensajero es más que el que lo envió". Lo mismo vale en aquel ingreso en burro a la ciudad de Jerusalén, como mofa de aquellos que hacen alarde de su poder y riquezas.
  7. Cualquiera puede hacer milagros: En un sentido similar al anterior, Jesús destaca que todo aquel que crea puede obrar milagros, haciendo innecesaria la autoridad religiosa. Por ejemplo, están estos versículos: "Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas; tomarán en sus manos serpientes; y, cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno; pondrán las manos sobre los enfermos, y estos recobrarán la salud" (Marcos 16:17-18); "Les aseguro que, si tienen fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrán decirle a esta montaña: “Trasládate de aquí para allá”, y se trasladaría. Para ustedes nada sería imposible." (Mateo 17:20).
  8. Dios está dentro de ti: A pesar de que los cristianos (sin apellido) tienen una guerra de editoriales entre ellos mismos, lo triste es que sólo leen un libro (un libro que, a fin de cuentas, tiene origen católico[1]). Por ello vale la pena mencionar uno de los libros apócrifos: el evangelio de Tomás. En este libro Jesús dice: "El reino de Dios está dentro de ti y alrededor tuyo, no en edificios de madera o piedra. Levanta una piedra y me encontrarás, divide un trozo de madera y ahí estaré". Dado el rechazo que aquí se muestra a la autoridad religiosa, es evidente porque este libro no entraría en el selecto grupo que conforma la Biblia. Sin embargo, Pablo de Tarso, en la Primera Carta a los Corintios escribe: "¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? Si alguno destruye el templo de Dios, él mismo será destruido por Dios; porque el templo de Dios es sagrado, y ustedes son ese templo" (1 Corintios 3:16-17). Así que la afirmación no sería nada descabellada.
  9. Rechazo a gobernar: Errico Malatesta define al anarquista como "aquél que no quiere estar oprimido y no quiere ser opresor". En ese sentido, recordemos cuando Jesús tenía unos 30 años y acababa de bautizarse, el Diablo le ofreció ser el gobernante de la humanidad, pero lo rechazó (Mateo 4:8-11). Más tarde, una muchedumbre quiso hacerlo rey. ¿Qué hizo él? El evangelio de Juan señala: “Sabiendo que estaban a punto de venir y prenderlo para hacerlo rey, se retiró otra vez a la montaña, él solo” (Juan 6:10-15). Incluso, quisieron convertirlo en un activista político, al obligarlo a tomar partido cuando se le preguntó si debían pagar impuestos a Roma. Más interesante es cuando dijo "Nadie puede servir como esclavo a dos amos; porque u odiará al uno y amará al otro, o se apegará al uno y despreciará al otro" (Mateo 6:24); demostrando para sí, que la única autoridad válida para él es Dios; un Dios que, estando en "otro reino", lo hace más cercano a un anarquista que a un autoritario. Asimismo, es lógico pensar que, quien rechaza ser rey, rechaza a quien es rey (o presidente, primer ministro, y así sucesivamente).
  10. ¿Creéis que estoy aquí para dar paz a la tierra? No, os lo aseguro, sino división” (Lucas 12:49-53): Prefiero la versión que dice: "No he venido a traer paz, sino la espada". En este caso estoy de acuerdo con la mayor parte de las interpretaciones que hace el cristianismo tradicional: Jesús se refiere a que ha venido a generar polémica y conflictos, y que ello traerá como resultado divisiones y enfrentamientos ideológicos, incluso entre familias. Un anarquista o cualquier otro revolucionario, definitivamente no tienen la intención de hacer "paz" en la sociedad en la que viven, sino la de avivar las llamas para destruir lo viejo y levantar lo nuevo, como aquel relato del templo que sería destruido y reconstruido en 3 días (Juan 2:18-19).
  11. Cuestionamiento a la división del trabajo y el sistema económico: El comunismo no lo inventó Marx en el siglo XIX. Incluso Platón en su obra "La República" proponía un sistema comunista para los "aristócratas". Jesús hace una aclaración bastante interesante sobre el sistema económico, el cual señala como una invención humana y, por lo tanto, prescindible. "Fíjense en los cuervos: no siembran ni cosechan, ni tienen almacén ni granero; sin embargo, Dios los alimenta. ¡Cuánto más valen ustedes que las aves! ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? Ya que no pueden hacer algo tan insignificante, ¿por qué se preocupan por lo demás? Fíjense cómo crecen los lirios. No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¡cuánto más hará por ustedes, gente de poca fe! Así que no se afanen por lo que han de comer o beber; dejen de atormentarse. El mundo pagano anda tras todas estas cosas, pero el Padre sabe que ustedes las necesitan. Ustedes, por el contrario, busquen el reino de Dios, y estas cosas les serán añadidas." (Lucas 12:24-31).
  12. La razón de su muerte. ¿Por qué mataron a Jesús? Porque amenazaba directa o indirectamente la autoridad religiosa y política del momento. Ello no lo convierte en anarquista, porque personas de otras tendencias han causado el mismo efecto; sin embargo, incide directamente en una pérdida de influencia en aquellos con poder. "Los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley comenzaron a buscar la manera de matar a Jesús, porque le tenían miedo, pues toda la gente estaba admirada de su enseñanza" (Marcos 11:18)
Jesús rompe las normas al comer con prostitutas, hablando con samaritanos, no respetando el sábado, faltando al cumplimiento de las purificaciones rituales, horrorizando al Sanedrín con sus palabras, siendo declarado enemigo público por sus coterráneos. Cuando rompe con este orden, demuestra la intransable autonomía de su ser que no se deja manipular por poder alguno, ni siquiera ante la palabra de Dios. Cuando aparece la ley de Dios, Jesús se rebela ante los valores tradicionales, colocando al ser humano por encima de las tradiciones. Jesús cambia la imagen de un Dios vengativo y cruel, por uno de "amor y solidaridad" (entre comillas).

También vale la pena recordar otros versículos en la Biblia en el que se muestra el rechazo a la autoridad del hombre:
  • "Bien sé yo, oh Jehová, que al hombre terrestre no le pertenece su camino. No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso" (Jeremías 10:23)
  • El hombre ha dominado al hombre para perjuicio suyo.” (Eclesiastés 8:9) Este versículo resume en una sencilla frase toda la historia de la política mundial.  
  • El mundo entero yace en el poder del inicuo(1 Juan 5:19)
No considero que el mensaje de Jesús sea perfecto. De hecho, su insistencia en amenazar con el fuego eterno arruina el mensaje de solidaridad y amor. Asimismo, la falta de claridad y ambigüedad hace que su mensaje sea difícil de comprender e incluso fácil de manipular, como lo han hecho las instituciones políticas y religiosas desde ese entonces. De igual manera, tampoco considero que Jesús sea el filósofo más relevante del mundo antiguo. Yo colocaría en primer lugar a Sócrates, Buda, Aristóteles y Confucio; sin embargo, creo que ninguno de ellos serían tan fácil de relacionar al anarquismo como lo hice con Cristo.

Si Jesús viviera ahora, estoy seguro que no sería un tipo aburrido con sotana dando misa.


Notas:
  1. Hago referencia al I Concilio de Nicea: https://es.wikipedia.org/wiki/Concilio_de_Nicea_I

29 de abril de 2018

Venezuela y la cultura de la hiperinflación


En Venezuela existe el mito de que sus habitantes son los únicos en el mundo que no se alegran cuando aumentan el salario mínimo. ¿La razón? Porque cuando aumentan el sueldo mínimo, todos los precios también aumentan, en un país ya sumergido en la hiperinflación. Aunque hay muchos factores que inciden en los precios de los productos, me atrevo a señalar que el problema inflacionario es más un problema cultural que económico.

Así que, vale la pena preguntarse: ¿Qué tanto incide el aumento de sueldo en la subida de los precios?

Veamos primero un poco de contexto. Según cifras de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, la inflación anualizada del año 2017 escaló a 6.147%, y se especula que podría superar el 13.000% en 2018[1], según el Fondo Monetario Internacional (FMI). Me gustaría dar cifras oficiales, pero el gobierno no las publica desde que se estrenó el Star Wars: el despertar de la Fuerza (Diciembre 2015).

Al respecto, el gobierno venezolano responde con la definición de locura de Einstein[2]: Aumentos de sueldo bimensuales, control de precios, control cambiario con nuevo nombre cada año, distribución de alimentos e insumos subsidiados, insultar empresarios y especuladores; y la clásica acusación al imperialismo yankee. Medidas para las que no hace falta ser un genio en economía para decir que no han funcionado.

Aunque sin duda el aumento de sueldo es un factor que incide en los precios, no parece ser el factor más influyente. De hecho, los precios aumentan semanalmente, casi diariamente, mientras que los sueldos y salarios apenas varían cada dos meses. Por otra parte, lo que sí cambia diariamente es la tasa cambiaria paralela, sobre la cual se basan los comerciantes para ajustar sus precios en un país donde practicamente todo es importado. Es decir, se podría decir que lo que más incide en los precios es el precio del dólar paralelo (o mercado negro de divisas), aunque no sería del todo cierto (haré referencia esto más adelante). Entonces, en realidad, el aumento de sueldo se debe a la inflación y no la inflación al aumento de sueldos, como se señala comúnmente.

El aumento del sueldo mínimo es un reconocimiento tácito que hace el gobierno venezolano de la alta inflación: no es sólo una respuesta a ella, sino un acto de rendición ante ella. Más bien, si juzgamos por los remedios que intenta aplicar el gobierno frente al diagnóstico del problema, se puede observar que el gobierno ha aceptado la inflación como algo inevitable e, inclusive, preferible. El gobierno sabe que la sociedad venezolana es consumista, a nivel similar al de los estadounidenses, y las únicas medidas que pueden paralizar el abismo inflacionario son políticas que desincentiven el consumo, lo que sería traducido por la población como "pérdida de la calidad de vida", que a su vez se traduce en pérdida de votos. Irónicamente, la situación económica actual ha desincentivado el consumo de la mayoría de la población, lo cual devino en la derrota electoral del año 2015, la más aplastante que ha sufrido el oficialismo. Desde entonces, el gobierno, que es más hábil en política que en economía, ha puesto el ojo en incentivar el consumo: bolsas de comida subsidiadas, electrodomésticos y equipos electrónicos subsidiados, aumentos de sueldos periódicos, bonos de dinero en efectivo, créditos e instrumentos financieros a bajas tasas de interés, entre otras similares. Aunque el deterioro de la calidad de vida permanece, se diluye frente a las políticas asistenciales del gobierno, las cuales, ciertamente, sin ellas, muchas personas no estarían vivas. Se parece un poco al dilema de la mujer cuyo esposo le golpea todas las noches, pero que le da techo y comida, así que ella lo acepta porque cree que moriría de hambre y frío si estuviera viviendo sola en la calle.

¿Qué medidas podría tomar el gobierno para detener la inflación (si realmente lo quisiera)? Vamos a apartar medidas que serían poco realistas considerando el tono ideológico del gobierno, como la dolarización y la abolición del control cambiario (Aunque, si el gobierno quisiera evitar el costo político de tomar algunas medidas económicas, bien podría acudir a los referendos consultivos, y así evitarse un posible castigo social. De ser consultados, lo más probable es que la gente esté de acuerdo con la eliminación del control de precios, con el aumento de tarifas de servicios públicos y quizás con la dolarización).

Algo que podría intentar el gobierno es incentivar el ahorro. No se trata de decir a la gente que ahorrar es bueno, sino crear condiciones en la que ahorrar sea buen negocio. ¿Y cómo se hace eso? Subiendo las tasas de interés. Por un lado, en el caso de los créditos, se evita que la gente contraiga más deudas (desincentivando el consumo y evitando que se siga creando dinero de la nada [dinero sin respaldo]); y en el caso de los ahorros, la gente podría ver más beneficios en ahorrar en bolívares que ahorrar en divisas o bienes de consumo durarero, además de ser mucho más fácil para la mayoría. A su vez, esto daría fortaleza al bolívar y evitaría la constante devaluación de la moneda, deteniendo la inflación.

Otra posible medida, que sale de mi sombrero y no he podido encontrar en algún teórico economista, es atar la tasa de variación del sueldo mínimo a la tasa de la inflación o, incluso, a la tasa de dólar paralelo. ¿Qué quiere decir eso? Por ejemplo, yo propongo la tasa McDonalds: Si un Big Mac cambia su precio, de una semana a otra, en un 25%, el sueldo mínimo deberá aumentar un 25% en el mismo período de tiempo. Yo considero que si la tasa de aumento de sueldos y salarios estuviera atada al aumento de los precios, los productores y comerciantes se lo pensarán dos veces antes de aumentar el precio de los productos. Me refiero a una especie de sueldo mínimo variable, ajustado por las fuerzas del mercado en lugar de un burócrata sentado en una oficina con aire acondicionado.

Ahora bien, la medida más rápida y segura de detener la inflación es, ciertamente, la dolarización. Sin embargo, ello no quiere decir literalmente "dolarizar". Técnicamente, podría permitirse el uso de otras monedas para el pago de bienes y servicios, como los pesos colombianos, los reales brasileños o el euro (o las 3), sin necesariamente suprimir el uso del bolívar. Ante la falta de divisas y los bajos niveles de las reservas internacionales, no creo sea posible una total dolarización de la economía. ¿Es inconstitucional como lo ha declarado Maduro?[3] Ciertamente la Constitución señala que la única moneda de curso legal es el bolívar, pero el mismo gobierno ha permitido que se hagan pago en divisas de aceptación internacional, así como en monedas de países vecinos, en empresas e instituciones del Estado (como las gasolineras en la frontera[4] y pagos migratorios y de extranjería ante el SAIME[5]) y en empresas privadas (principalmente aerolíneas, empresas turísticas y concesionarios de automóviles); así como ha promovido el uso de monedas digitales (el petro, bitcoin, entre otras) y monedas comunales, que también son tan inconstitucionales como la dolarización de la economía; así que no veo el escándalo, pero sí la hipocresía.

La dolarización bien podría ser un gran paliativo frente a la inflación, sin embargo, no es la panacea. De hecho, algo muy curioso se pudo observar durante el mes de abril. Anteriormente el precio del dólar paralelo estaba fijado por páginas web como Dolar Today, pero ante el estancamiento del precio en dicha página, los vendedores de divisas han optado por ignorar la mayoría de las páginas referenciales y venderlas a un precio mayor, dado que consideran que éstas tienen ya un precio mayor a la señalada[6]. El venezolano se ha adaptado culturalmente a una alta inflación, por lo que está acostumbrado a que los precios suben rápidamente, lo acepta (al momento de comprar) y lo promueve (al momento de vender), considerándolo algo inevitable. Ahora bien, aunque ello es ciertamente "especulación", no necesariamente es producto de un plan malévolo con la intención de arruinar la economía, como lo señalaría el gobierno; sino sencillamente un ajuste cultural dentro del proceso económico.

De esa manera, aunque se implementen planes económicos para tratar de frenar la inflación, el factor cultural también incidirá, puesto que no sólo el gobierno venezolano prefiere apostar por inflación (porque le permite aumentar el gasto público y porque seguramente hay algún negocio turbio por ahí), sino que la población, aunque constantemente se queje de ella, ha naturalizado la inflación a tal punto en que ya ni siquiera se fijan en los factores económicos que determinan los precios, sencillamente los precios aumentan porque tienen que aumentar. Y si hay algo difícil de combatir, son los problemas culturales, porque sólo suelen arreglarse con el cambio generacional, o con algún evento trágico y traumático.

Notas:
  1. "La inflación en Venezuela se ubica en 6.147%, según el Parlamento". Disponible por: http://www.portafolio.co/internacional/la-inflacion-en-venezuela-febrero-de-2018-515161
  2. "Locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados distintos". Sin embargo, Einstein no es realmente el dueño de la frase: https://elpais.com/elpais/2015/04/06/ciencia/1428317033_405833.html
  3. "Maduro califica como inconstitucional propuesta de dolarizar la economía". Disponible por: http://www.elmundo.com.ve/noticias/economia/banca/maduro-califica-como-inconstitucional-propuesta-dolarizar-la-economia/
  4. "Estaciones de gasolina venezolanas cobrarán en pesos colombianos en la frontera". Disponible por: https://www.diariolasamericas.com/america-latina/estaciones-gasolina-venezolanas-cobraran-pesos-colombianos-la-frontera-n4111335
  5. "Cobro en divisas de todos los actos o documentos vinculados a migración aplicable a todos los extranjeros". Disponible por: http://www.finanzasdigital.com/2017/09/gaceta-oficial-n-41-242-cobro-divisas-todos-los-actos-documentos-vinculados-migracion-aplicable-todos-los-extranjeros/
  6. "El paralelo sube como la espuma y Dólar Today ya no es referencia". Disponible por: http://www.elimpulso.com/featured/el-paralelo-sube-como-la-espuma-y-dolar-today-ya-no-es-referencia

28 de abril de 2018

Porno Duro


Es como porno en letras.
Ya sea sólo hablando con ella,
o hasta escribiéndole al whatsapp.
Me hice adicto a ella,
sin ponerle un dedo encima.

Y, de paso, intento dejarla,
de no molestarla, de no involucrarla,
de no meterla en mi mundo amargo,
pero sólo un texto, o una sonrisa, 
y me derrito como un helado.

¡Menos mal que me ignora!
"Que no me para bolas"
¡Porque ay! Si lo hiciera...
No sé hasta donde llegaría
mi autocontrol, mi disciplina.

Es que ni yo entiendo que me cautiva.
Aunque la tiene, no es su belleza.
Aunque inteligente, no sería la primera.
Quizás es un concepto perdido 
entre el "je ne sais quoi"
y el no entiendo ni jota.

Lo único que sí sé,
es que nos conecta un pequeño placer.
Y es que si por mi fuera
podríamos pasar toda la vida,
caminando, las calles de Caracas,
Conversando hasta envejecer.

Mírala ahí, nada más.
¿Explícame cómo hago?
Si hasta su sola sonrisa
es porno duro.

La alquimista


Yo le digo la alquimista,
porque transforma su sonrisa en oro
y todo lo que niega en plomo.

Yo le digo la alquimista,
porque mis átomos
de hierro, calcio y carbono
hacen combustión espontánea,
cuando la miran, cuando suspira.

Yo le digo la alquimista,
porque su sólo toque
hace que explote
como un terrorista.

Yo le digo la alquimista,
porque transforma mis sueños en prosa,
me convierte en matemático,
calculando los días y horas que la veo.

Yo le digo a la alquimista:
Sé que no haces magia
para transformar la vida,
pero si menos miserable será,
si te tengo conmigo en ella.

No me rendiré


Me golpeó el rostro porque protesto.
Me despidió porque demando.
Me denigró porque soy negro,
mujer, indígena o extranjero.

Este es el momento,
en el que me levanto,
en el que alzo la mano,
en el que los detengo.

Somos los que padecen la historia.
Somos los que marcan la hora.
Quienes gritan que el momento es ahora.
Quienes graban la justicia en su memoria.

No descansaré.
Una y otra vez,
hasta que mis huesos colapsen.
Y luego una vez más.

No me rendiré.
Una y otra vez,
hasta que el corazón se apague.
Y luego una vez más.

Canción al migrante


Me deja el corazón chiquito
la cantidad de gente que se va,
caminando hacia otros rumbos,
buscando un nuevo hogar.

Se van dejando marcas
en el espacio, en el hogar.
Se van dejando huellas,
en aquel que los vio pasar.

Unos se van sin el visado,
otros y que son refugiados,
unos se van como en el siglo XVIII
cruzando los Andes así sea a caballo.

Me deja el corazón chiquito,
todos aquellos que se van.
¡Espero que el camino me los cuide
y los lleve a su destino final!

Y aquel que no es migrante,
que nunca se le olvide:
que ni tu idioma podría ser
de no haber sido por un migrante.

Geopolítica


La guerra es de ellos,
pero los muertos son nuestros.
Todos ellos se dicen los buenos,
mientras nos matan los hijos.

Ya sean bombas de racimo
o de las que se usaban en antaño,
o quizás con cloro y algo de estaño,
o el simple plomo, cayendo a diario.

La guerra es entre ellos,
pero morimos nosotros.
¿Por qué? Me preguntó Alan,
que huía como José y María.

"Por oro amarillo o negro,
por geopolítica o zonas de influencias,
por demostraciones de fuerza,
por reafirmación del poder".

Y aun hay quien tiene los cojones,
de defender Estados rojos, verdes o azules.
Y aun hay quien tiene las pelotas,
de preguntar por qué soy anarquista.

15 de abril de 2018

Ataque a Siria: el que va perdiendo, incita a negociar

Sistema de defensas anti áreas sirias en acción.
Ahora queda bien claro porque Trump no asistió a la Cumbre de Las Américas: era la fecha del ataque contra objetivos estratégicos en suelo sirio. Como yo lo veo, y dejando de lado si en verdad el gobierno sirio utilizó armas químicas, el ataque de EE.UU, Reino Unido y Francia tiene principalmente 2 objetivos: frenar al rival y obligar a negociar.

En primer lugar, pretende obligar al presidente sirio, Bashar al-Assad, así como al presidente ruso, Vladimir Putin, a buscar una solución diplomática al conflicto. El gobierno sirio, hasta los momentos, y con el apoyo de Rusia e Irán, es el virtual ganador de la guerra civil en Siria. Las facciones rebeldes, apoyadas por los tres países que atacaron (EE.UU, Francia y Reino Unido) y otros, han perdido terreno y están a punto de perder la guerra. Ello ha llevado a que 3 países con intereses y políticas diferentes entre sí realicen un ataque conjunto; demostrando que Occidente no está dispuesto a dejar en el poder a al-Assad. Además, la coalición tiene la intención de disfrazar  el ataque como el resultado de una acción multilateral (de varios países) y no unilateral (de un sólo país), lo cual -según la lógica de las potencias- le otorgaría "un poco" más de legitimidad al asunto, a pesar de que en el derecho internacional sólo un ataque puede ser legítimo si es autorizado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (que no ocurrió y nunca podría ocurrir, por el poder de veto de Rusia y China). Aunado a ello, el ataque obliga a todas las partes a acudir a las Naciones Unidas, como clásico intermediario, para buscar una salida negociada al conflicto.

En segundo lugar, algo más intolerable que al-Assad permanezca en el poder es el aumento de la influencia rusa e iraní en Siria. Ciertamente, Siria es importante estratégicamente, pero no por sus recursos minerales en el subsuelo (los cuales no son significativos), sino por su ubicación. Para Rusia implica acceso al Mar Mediterráneo, el cual ha buscado intensamente desde el siglo XIX y no lo va a dejar perder así de fácil. Para Irán, Siria es el paso de oleoductos desde suelo iraní hasta territorio europeo; además, Irán prefiere que la fe chiita (al-Asaad es chiita) permanezca en Siria en lugar de la sunita (los rebeldes son sunitas).

En el caso de EE.UU, sigue presente la ironía de aquel candidato cuyo slogan era "Estados Unidos primero", pero que ahora se ve obligado por su círculo interno y el contexto político a intervenir cada vez más en la política internacional. Esto debe tener felices a los críticos de las teorías realistas de las relaciones internacionales. En el caso Siria, se pudo observar la habilidad de Trump como jugador de poker: hace bluff, hace constantes alardes de las cartas que tiene para ganar la partida, con el objeto de intimidar al contrario. De hecho, tenía varios días advirtiendo en público, tanto a Siria como a Rusia, del ataque inminente (por ello las bajas humanas fueron mínimas en el ataque), lo cual viene a demostrar que hay algo que quiere.

Francia, por su parte, bajo el rostro de Emmanuel Macron, no es muy afín al presidente de EE.UU. Sin embargo, comparte sus mismos intereses: quiere impulsar las negociaciones, evitar que los rebeldes sean aplastados y, de ser posible, destronar a al-Assad; pero Francia tampoco tiene intención de desmejorar las relaciones con Rusia. Inclusive, según el mismo Macron y su Canciller, se advirtió a Rusia del ataque[1].

El Reino Unido comparte los mismos intereses de Francia y EE.UU; aunado a ello, y probablemente, tras el Brexit que se consumará próximamente, Reino Unido no quiere perder el liderazgo en Europa y dejárselo todo a Francia y Alemania. Ser parte de la "coalición internacional" permitirá recordar que sigue estando en Europa, que es miembro importante de la OTAN y una potencia militar a tener en consideración.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, también puso de su parte al anunciar que ha vuelto la guerra fría[2], ello con la intención de aumentar el alarmismo y generar un escenario de posible catástrofe mundial, que obligue a las partes a sentarse a negociar.

Tanto en redes sociales, políticos y comentaristas de oficio, señalan que este incidente nos está arrastrando hacia una nueva guerra fría entre Oriente (Rusia y China) y Occidente (EE.UU, Francia, Reino Unido, Alemania, etc) y, muy posiblemente, hacia una tercera guerra mundial; sin embargo, aunque ese es uno de los escenarios posibles, es el menos probable de todos.

El reciente ataque a Siria demuestra, una vez más, que aquel que va perdiendo es aquel que incita a negociar. Putin ya debe empezar a ver a al-Assad como Hitler vio a Mussolini al final de la guerra: un lastre al que se ve obligado a defender.

Notas:
  1. Emmanuel Macron previno a Vladimir Putin sobre el ataque a Siria cuando ya estaba en marcha. Disponible por: https://www.clarin.com/mundo/emmanuel-macron-previno-vladimir-putin-ataque-siria-marcha_0_S1C60PynM.html
  2. Guterres: “La Guerra Fría ha vuelto con venganza”. Disponible por: https://elpais.com/internacional/2018/04/13/actualidad/1523629440_347386.html

12 de abril de 2018

Encontrando reliquias

Me encontré esta reliquia en una feria del libro en la ciudad de Caracas. Por alguna razón me tiene emocionado, aunque ya vi la película (sí, esa con Omar Sharif del año catapúm) y conozco la historia.

Me es fascinante, de igual manera, la historia de Boris Pasternak y el premio Nobel. Él ganaría ese premio por este libro, pero se vio obligado a rechazarlo por presiones políticas de la Unión Soviética. Sólo otra persona rechazaría el premio Nobel, Jean Paul Sartre, pero él lo haría por voluntad propia.

El único detalle es que el libro está en inglés, lo cual no es tan problemático. Le pregunté al librero por una edición en español, pero me comentó que tenía mucho tiempo sin ver uno en el idioma de Cervantes. De todos modos, inglés es mejor que ruso.

La mejor parte fue el precio: Bs. 50 mil, cuando ahora cualquier libro cuesta fácilmente Bs. 600 mil pa' arriba. No me resistí, me lo llevé a la casa y empecé a leerlo en el bus de regreso.

31 de marzo de 2018

La desobediencia como motor de la humanidad



Parafraseando a Marx a mi conveniencia, creo que la historia de la humanidad es la historia de la lucha por la libertad (desobediencia). A diferencia del alemán, quien sostenía que la lucha de clases es el motor de la historia, yo voy más allá y puntualizo que la desobediencia es el motor de la humanidad, que no sólo se da entre diferentes clases sociales, sino también dentro de ellas.

Podemos empezar con el Génesis en la Biblia. Ahí veremos como, a través de la historia de Adán y Eva en el Edén, la desobediencia se constituye como una parte intrínseca al ser humano, trayendo consigo tanto buenas como malas consecuencias. ¿La mala? Ser expulsado de la utopía (que como buena utopía, no existe). ¿La buena? Adquirir conocimiento y consciencia de uno mismo y del mundo que nos rodea.

Otro alemán que me cae mucho mejor, cuyo nombre es Erich Fromm, hace una interpretación interesante del Génesis y afirma que este era un paso importante para la autonomía del individuo. Él ve en la historia una alegoría de la necesidad del individuo por ser independiente, de lograr las cosas por sí mismo y, por lo tanto, de desafiar a Dios mismo para lograrlo. Para Fromm, la historia del Edén es una expresión del ser humano y de su lucha constante por querer ser libre, sin nada que lo oprima, lo cual incluye a Dios y sus "reglas". Una vez que el ser humano tomó del fruto prohibido, se hizo consciente de sí mismo, y notó que ya no era parte de la naturaleza, a la vez que todavía seguía siendo parte de ella (Por ello es que el hombre se sintió "desnudo" y "avergonzado" cuando comió del fruto). El hombre era ahora un animal con consciencia.

Pero no es la primera ni única historia de desafío a los dioses. Cuenta la mitología griega que Prometeo, osado Titán al que gustaba provocar la ira de Zeus, llevó a éste a tal punto de cólera que terminó por quitar el fuego a la humanidad. Pero Prometeo entró sigilosamente en el Olimpo, robó tan preciado tesoro del carro del dios Helios y, sin perder tiempo alguno, lo devolvió a la humanidad. Prometeo, de manera similar al dios burlón de los nórdicos, Loki, se caracterizaba por su astucia, engaños y rebeldía; y aún así, es considerado el protector de la humanidad. Zeus castigaría a Prometeo atándolo a la cima de una montaña, en la que un águila gigante se comería sus vísceras, moriría y reviviría (dado que es inmortal), repitiendo la misma tortura todos los días.

Otra historia contada por Platón en su obra "El banquete" es el mito de los andróginos o "mito de las almas gemelas": seres que tenías 2 cabezas, 4 brazos, 4 piernas, y que podían ser tanto de hombre y mujer, como de mujer-mujer y hombre-hombre. El algún momento, estos seres humanos, considerados perfectos, se les ocurrió la fabulosa idea de invadir el Olimpo, ya que ellos consideraban que merecían un lugar entre los dioses. Zeus se percató de esta osadía y los dividió a la mitad con un rayo, dejándolos con 1 cabeza, 2 brazos, 2 piernas, imperfectos... e incapaces de rebelarse y enfrentarse a los dioses. De este mito surge la idea de las almas gemelas.

Volviendo a la mitología de las religiones abrahámicas, ¿Ellos no tienen un ser taimado y rebelde como Loki y Prometeo? Por supuesto. Se cuenta que Lucifer, que quiere decir "Lucero de la mañana", era el más hermoso y poderoso ángel creado por Dios, pero que, en un momento de soberbia, de querer igualarse a Dios, se alzó en su contra y terminó siendo desterrado del cielo, junto con un ejército de ángeles caídos. Es gracioso considerar que, si Prometeo fue el protector de la humanidad por llevarles el fuego, ¿Que sería Lucifer quien instigó al ser humano a comer del fruto del árbol del conocimiento del bien y el mal?

Ahora bien, ¿Qué tienen en común todas las historias que acabo de relatar? El miedo del poderoso a la igualdad, de su miedo a la libertad de los demás. Dichas historias dejan como moraleja que todo intento de rebelión será suprimido, aplastado y tendrá terribles consecuencias. Sin embargo, a la vez, dejan constancia de la necesidad permanente del ser humano de buscar la igualdad, de buscar la libertad.

Para Karl Marx, las clases sociales pueden entenderse de dos formas: 1) grupos de individuos que se definen por una misma categorización de sus formas de relacionarse con los medios materiales de producción (particularmente la forma de obtención de sus rentas), o 2) una conciencia de clase entendida como la creencia en una comunidad de intereses entre un tipo específico de relaciones socioeconómicas. En ese sentido, y como señalé al principio, la desobediencia no es un hecho aislado que ocurre entre diferentes clases sociales, también puede ocurrir dentro de una misma clase, que a su vez pueden tener gran incidencia en la historia. No es sólo la rebelión de un hijo contra sus padres, ni de estudiantes contra los maestros.

El movimiento del cristianismo protestante, iniciado en primer lugar por Martín Lutero y luego por Juan Calvino, un claro acto de rebelión en contra de la autoridad de la Iglesia Católica, viene a demostrar en cierta manera esa necesidad de cuestionar a las autoridades e, incluso, de las doctrinas que ellos nos imponen y a ser libres de crear o interpretar nuevas ideas. Esto fue un acto de lucha por la libertad dentro del estamento religioso de la época. De hecho, el protestantismo sentaría las bases para el concepto de libertad religiosa, que a su vez incidiría en el futuro en otros conceptos en el ámbito de los derechos humanos, como la libertad de prensa, la libertad de expresión, libertad de pensamiento; ideas que a su vez incidirían en los movimientos revolucionarios en EE.UU., Francia y los procesos de independencia en América Latina y el Caribe. La necesidad de libertad es como una pequeña chispa capaz de incendiar un bosque.

Situación similar podríamos observar en el caso del movimiento feminista, del movimiento antiracismo y del movimiento de diversidad sexual, los cuales pueden tener miembros de diferentes clases sociales, tendencias políticas o grupos étnicos, pero todos tienen en común la búsqueda de igualdad (libertad) frente a otro grupo social.

Pero la rebelión no es, ni siquiera, grupos de personas contra otro grupo de personas; la rebelión de una sola persona también puede ser suficiente para causar gran conmoción en el mundo. Ejemplo perfecto de ello es el caso de Edward Snowden, ex agente de la CIA y de la NSA de EE.UU. Snowden hizo público los diferentes programas utilizados por las fuerzas de inteligencia de ese país, en la que no sólo espiaban ciudadanos de otros países, sino a los ciudadanos de su propio país, e incluso otros Jefes de Estado. Otros casos similares de filtraciones de información han ocurrido, como lo fueron los de Wikileaks y los Panamá Papers, actos de rebeldía con la finalidad de denunciar los abusos cometidos por las autoridades. También, no mucha gente recuerda que fue un estúpido anarquista (el rebelde por antonomasia) quien inició, o más bien dio excusa, para iniciar la I Guerra Mundial, al asesinar en Sarajevo al archiduque Francisco Fernando de Austria.

El auge del fascismo a principios del siglo XX, así como el auge del populismo en el siglo XXI, son movimientos que tienen como trasfondo el miedo a la libertad. Ambos coinciden en la necesidad de un líder fuerte, que haga del Estado aquél que vele por los intereses de la nación, a la vez que restringe, no sólo las libertades individuales, sino la capacidad de la sociedad de autoorganizarse y dar respuesta a los problemas.

A pesar de tanto miedo a la libertad, la rebeldía vende. Todos quieren ser rebeldes y, en muchas ocasiones, quieren presentarse como tales para conseguir aceptación, inclusive aquellos que tienen poder (político, económico, religioso, etc). El cristiano se presenta a sí mismo como un oprimido luchando contra las fuerzas del mal; el liberal se presenta a sí mismo como un oprimido luchando la burocracia y el aparato estatal; el socialista se presenta a sí mismo como un oprimido luchando contra el imperialismo y el capitalismo; y así sucesivamente, todos son -aparentemente- David contra Goliat, porque esa historia encanta a las masas. Esa es la rebeldía como campaña de marketing, explotando la necesidad del ser humano de ser independiente; pero que pocos cambios reales genera en el mundo.

Volviendo al mundo antiguo, quiero recordar a dos filósofos rebeldes que murieron por cuestionar ideas: Sócrates y Jesús de Nazareth. Ambos hombres, de quienes es posible dudar de su existencia porque no dejaron nada escrito, paseaban por las respectivas calles de sus ciudades, hablando con las personas, colocando en duda preceptos y costumbres. Uno se divertía preguntando "¿Qué es la justicia?", haciendo sentir estúpida a la gente por no saber la respuesta; el otro salvaba mujeres de ser apedreadas según la Ley de Dios. Los poderosos de su momento vieron en ellos una amenaza a su autoridad, así que a uno lo hicieron beber veneno y al otro lo crucificaron. Sin duda, ambos representan a aquel filósofo-rebelde.

En los años 60, el psicólogo Stanley Milgram inició un experimento (conocido como "Experimento de Milgram") que da muchas luces sobre el tema que nos atañe. Él mismo describe su experimento de la siguiente manera:
Los aspectos legales y filosóficos de la obediencia son de enorme importancia, pero dicen muy poco sobre cómo la mayoría de la gente se comporta en situaciones concretas. Monté un simple experimento en la Universidad de Yale para probar cuánto dolor infligiría un ciudadano corriente a otra persona simplemente porque se lo pedían para un experimento científico. La férrea autoridad se impuso a los fuertes imperativos morales de los sujetos (participantes) de lastimar a otros y, con los gritos de las víctimas sonando en los oídos de los sujetos (participantes), la autoridad subyugaba con mayor frecuencia. La extrema buena voluntad de los adultos de aceptar casi cualquier requerimiento ordenado por la autoridad constituye el principal descubrimiento del estudio.
Stanley Milgram. The Perils of Obedience (Los peligros de la obediencia. 1974)
La gran conclusión que se puede obtener de dicho experimento es que hay una relación muy estrecha entre la autoridad y la crueldad, debido a que el ser humano promedio -contrario a lo que se cree- no desea hacerle ningún daño otro, pero en cuanto entra la figura de la autoridad, bien sea esta política, religiosa, científica, o lo que sea, se está mucho más dispuesto a realizar actos muy crueles hacia los demás. Ello explica la razón de que una sociedad tan educada y culta como la alemana del siglo XX, haya cometido una de las atrocidades más grandes de la historia. "Yo sólo seguía órdenes", era y es la excusa predilecta.

A veces la solución no es aprender más, sino aprender a desaprender. Mi claro objetivo es el de derrumbar mitos, no solamente el de la "autoridad como mal necesario" (y por lo tanto, positivo), sino la de que el ser humano es "malo por naturaleza". Incluso, el mismo experimento de Milgram demuestra como un acto de rebeldía hacia la autoridad es suficiente para empujar a los demás a solidarizarse y defender al prójimo.

La libertad no hace al ser humano ni bueno ni malo, sencillamente lo hace humano. Y es esa lucha constante entre quienes quieren ser libres y quienes quieren oprimir la libertad, el motor de la historia de la humanidad.

Recomiendo ver el siguiente documental sobre el experimento de Milgram:



PD: Nótese que, para mi, la libertad y la igualdad son la misma cosa: No soy libre si no somos iguales; no podemos ser iguales si no soy libre.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...