La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

10 de junio de 2018

A pesar de todo


Me gustaba creer que soy más racional que emocional, pero no es así.

La semana pasada renuncié -infructuosamente-, a mi cargo de Jefe de Departamento en el lugar donde trabajo. Pero ello no fue, a pesar de todo, una medida impulsiva. Suelo ser bastante calculador y meticuloso con las decisiones que tomo, y como buen cliché viviente que soy, sólo se me sale lo impulsivo cuando hay una mujer involucrada.

Me encanta lo que hago, así como mis compañer@s de trabajo; pero no puedo decir lo mismo de mi jefa, con quien no comparto su manera de dirigir y manejar, tanto la oficina como su equipo de trabajo de confianza. Por un lado, nos explota y exige mucho más de lo que nuestro cuerpo puede dar, trabajando incluso sábados, domingos y feriados. Por otro lado, del cual debo reconocer que no me he visto mayormente afectado, la jefa agrede y amenaza verbalmente a otros compañeros de trabajo. La última y alocada exigencia fue solicitar un trabajo imposible en poco tiempo, o de lo contrario, mis compañeros perderían el cargo.

¿Pero sabes que me dio más rabia? Una de las coordinadoras amenazada se quejó del poco tiempo que tenía para pasar con su hija. Su niña se molestó con ella porque rara vez tienen la oportunidad de pasar el tiempo juntas. Mientras tanto, la jefa se encuentra disfrutando el tiempo con sus hijos. Varias compañeras con hijos acordaron el mismo punto. Quizás yo no tengo hijos y sé si entiendo como eso se siente, pero puedo empatizar con ello. Más tarde, otra compañera me comentó como pasó la noche llorando, porque se sentía agotada, con sueño, y que -paradójicamente- sus ganas de llorar no le dejaban dormir. El lunes, una de mis compañeras fue sacrificada y perdió su cargo.

Voy a utilizar el adjetivo más elegante que se me ocurre en este instante para la describir la situación: me sentía ASQUEADO. Todo esto iba en contra de mis principios y sobrepasó mi nivel de tolerancia. Quería quemar la oficina.

Con el pasar del lunes, con sueño, con dolor de espalda y cuello, ya estaba decidido: iba a hacer notar mi molestia de la única manera que podría llamar la atención. Primero lo consulté con mi familia, quienes merecían saberlo porque mi decisión iba a afectar los ingresos del hogar, y a pesar de ello me dieron su apoyo. No iba a renunciar a todo, sino solamente al cargo de Jefe, por lo cual aún permanecería con un empleo. Apenas presenté mi renuncia y expliqué mis motivos, me sentí feliz. Actuaba, de manera fría y calculada, según mis convicciones y principios.

No me fue nada difícil encontrar el lado positivo. Tendría más tiempo para hacer otras cosas que quiero: estudiar algún curso en línea, dedicarme a leer, escribir más, dictar talleres y hacer el arder el mundo... Porque a pesar de todo sigo siendo un anarquista.

Sin embargo, como dije al principio, mi renuncia fue infructuosa. Uno de mis objetivos era que mis compañeros hicieran lo mismo, que se animaran a defenderse y no dejarse apabullar. Sin embargo, no fue así. No todos están tan dispuestos a perder su posición así como yo. Ello me desmotivó. Pero, no fue algo en vano, logré que mis compañeros se sentaran a conversar con la jefa y diera a conocer sus molestias. Entonces, mis compañeros se sentaron a conversar conmigo, me aseguraron que habría cambios y me solicitaron aplazar mi decisión de renunciar. Se conmovieron en el hecho de que yo estaba dispuesto a perder un cargo y la mitad de mi sueldo por el trato dado a mis compañeros de trabajo. Así fue que entendí que, a pesar de que intenté convencerme de que hacía algo racional y ajustado a mis principios, en realidad lo que hice fue emocional.

Y todavía no abandono la idea, sigo dispuesto a dejar el cargo. No me interesa si pierdo mi sueldo, mi cargo y si me trasladan al Amazonas. Ciertamente convivo con mis propias contradicciones, pero a pesar de todo sigo siendo un anarquista.

29 de mayo de 2018

Me gusta cuando votas


 Me gusta cuando votas,
porque estás como ausente.
Y te escucho a lo lejos, tu voz no me toca.
Parece que el cerebro te lo hubieran volado
y parece que una migaja te cerrara la boca.

Como todas las cosas son para mi vida,
me hago con tus cosas, que llenan el alma mía.
Votante de ensueño, que complaces mi alma,
y te pareces a la palabra que me viciaría.

Me gusta cuando votas y estás como distante,
y estás como dormido, votante en arrullo.
Y te oigo a lo lejos, tu voz no me alcanza.
Deja que yo aproveche ese voto tuyo.

Déjame hacer también con tu silencio,
negro como el petróleo, fácil como robarle a un niño.
Eres como la noche, callada y estrellada,
fácil para ladrones, tan cerca y sencillo.

Me gustas cuando votas porque estás como ausente.
Alegre y esplendoroso como si algo hubiera cambiado.
Un voto entonces, una elección bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

Basado en el poema XV de "20 poema de amor y una canción desesperada" de Pablo Neruda.

27 de mayo de 2018

Jesús "El anarquista" Cristo


 Sí, ya lo sé, me acusarás de cometer un anacronismo al decir que Jesús era un anarquista, y tendrías absolutamente toda la razón. Es tan anacrónico señalar a Jesús como anarquista como decir que era "el primer comunista"; pero para efectos prácticos, no me importa. No me malinterpretes, soy férreamente ateo; sin embargo, considero que existen suficientes elementos para, por lo menos, vincular a Jesús accidentalmente al anarquismo.

En primer lugar, se hace necesario empezar por una definición del anarquismo (definición propia):
El anarquismo es una ideología y teoría política que propone la abolición del Estado y de toda autoridad, por considerarlas tanto nocivas como innecesarias y, en su lugar, construir una sociedad organizada horizontalmente (sin jerarquías).
Ahora bien, este personaje llamado Jesús, demuestra en diversos casos y circunstancias el desafío a la autoridad, así como el intento de construir una sociedad más solidaria e igualitaria, la definición propia de un anarquista.

Tomemos 12 hechos que ameritan un análisis:
  1. Evitar el lapidamiento (Juan 8:1-7): La ley judía no deja espacio para dudas: a la mujer adúltera hay que apedrearla hasta la muerte (Levítico 20:10). ¿Por qué? Por mancillar el honor del hombre casado. ¿Qué hizo Jesús al respecto? Colocó en duda este problema: "El que esté libre de pecado, que lance la primera piedra".
  2. "No juzgueis y no seréis juzgados" (Lucas 6:37-38): Este guarda relación con el anterior. El cristianismo tradicional interpreta esto en un sentido muy superficial, como simplemente no ser criticón para con los demás, lo cual se queda bastante corto. La misma es una crítica contra el sistema judicial en sí mismo, porque sólo Dios tiene derecho a juzgar (Por ello Jesús no te deja lanzar piedras). Ello también se observa con la actitud irreverente que demuestra Jesús frente a Poncio Pilatos (Lucas 23:1-5, Lucas 23:13-25, Mateo 27:11-26) y el Rey Herodes (Lucas 23:6-12) cuando lo iban a enjuiciar.
  3. Jesús echa a los mercaderes del Templo (Marcos 11:15-18, Mateo 21:12-17): Tumbar las mesas de los comerciantes no es sólo una crítica a los avaros o al propio sistema económico, sino también a las autoridades religiosas y políticas (recordemos que, en el mundo antiguo, la autoridad política y religiosa podía ser la misma persona) que permitieron dicha actividad. El propio relato en el libro de Marcos destaca como los sacerdotes y escribas detestaban a Jesús por este hecho.
  4. "Al César lo que es del César" (Mateo 22:15-22): Es difícil interpretar lo que Jesús quiso decir cuando se le preguntó si debían pagar los impuestos a los romanos. El cristianismo tradicional entiende dicha respuesta como la aceptación y respeto a las autoridades humanas. Sin embargo, uno se puede preguntar:

    ¿Quién es el César?
    El Emperador.

    ¿Qué hace que el Emperador tenga poder?
    El uso de la fuerza.

    ¿Qué sería el César sin nadie que lo apoye?
    Una persona común y corriente.

    Entonces, si ello no es natural o intrínseco a sí mismo, y debe conseguirlo mediante el uso de la fuerza, vale la pena preguntar:

    ¿Qué es realmente del César?
    Nada.

    Dios, por el contrario, al ser considerado el creador de todo, es el dueño de todo. Lógica que, una vez más, viene a demostrar que el César no es dueño de nada, porque el universo ya tiene dueño. Por eso "a Dios lo que es de Dios". De esa manera, en palabras más simples, se puede interpretar: "¡Si el César quiere su baratija con su cara en ella, devuélvesela!".

    Pero no solamente se hace cuestionamiento a la autoridad del César, sino al del propio valor del dinero. El mismo Jesús dice que "No podéis servir a Dios y al dinero" (Lucas 16:13). Así, Jesús considera el dinero como una falsa creencia, pues lo importante es ser "rico" delante de Dios (Lucas 12:21).
  5. Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10:25-37): Por un lado, esta parábola abre las puertas a que personas de otras creencias o incluso ninguna, entre al Country Club del más allá. Bien se podría cambiar "samaritano" por "ateo" y el resultado debería ser el mismo, de lo contrario la parábola carece de sentido. Por el otro lado, la misma parábola, al mencionar al sacerdote como uno de aquellos que ignoró al hombre herido, niega el acceso automático a la autoridad sólo por ser autoridad. La llave al cielo está en los hechos y no en el cargo, enseña Jesús.
  6. Lavar los pies de los discípulos (Juan 13:1-17): Esta escena se suele interpretar como la importancia de ser humilde, aún cuando quien se considera a sí mismo como "el camino, la verdad y la vida" (Juan 14:6) no es muy humilde que digamos. Ese pasaje hace referencia a la igualdad, pero ya no en el aspecto económico, sino entre maestro y alumno, autoridad y subordinado. De hecho, el mismo pasaje señala: "Ciertamente les aseguro que ningún siervo es más que su amo, y ningún mensajero es más que el que lo envió". Lo mismo vale en aquel ingreso en burro a la ciudad de Jerusalén, como mofa de aquellos que hacen alarde de su poder y riquezas.
  7. Cualquiera puede hacer milagros: En un sentido similar al anterior, Jesús destaca que todo aquel que crea puede obrar milagros, haciendo innecesaria la autoridad religiosa. Por ejemplo, están estos versículos: "Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas; tomarán en sus manos serpientes; y, cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno; pondrán las manos sobre los enfermos, y estos recobrarán la salud" (Marcos 16:17-18); "Les aseguro que, si tienen fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrán decirle a esta montaña: “Trasládate de aquí para allá”, y se trasladaría. Para ustedes nada sería imposible." (Mateo 17:20).
  8. Dios está dentro de ti: A pesar de que los cristianos (sin apellido) tienen una guerra de editoriales entre ellos mismos, lo triste es que sólo leen un libro (un libro que, a fin de cuentas, tiene origen católico[1]). Por ello vale la pena mencionar uno de los libros apócrifos: el evangelio de Tomás. En este libro Jesús dice: "El reino de Dios está dentro de ti y alrededor tuyo, no en edificios de madera o piedra. Levanta una piedra y me encontrarás, divide un trozo de madera y ahí estaré". Dado el rechazo que aquí se muestra a la autoridad religiosa, es evidente porque este libro no entraría en el selecto grupo que conforma la Biblia. Sin embargo, Pablo de Tarso, en la Primera Carta a los Corintios escribe: "¿No saben que ustedes son templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? Si alguno destruye el templo de Dios, él mismo será destruido por Dios; porque el templo de Dios es sagrado, y ustedes son ese templo" (1 Corintios 3:16-17). Así que la afirmación no sería nada descabellada.
  9. Rechazo a gobernar: Errico Malatesta define al anarquista como "aquél que no quiere estar oprimido y no quiere ser opresor". En ese sentido, recordemos cuando Jesús tenía unos 30 años y acababa de bautizarse, el Diablo le ofreció ser el gobernante de la humanidad, pero lo rechazó (Mateo 4:8-11). Más tarde, una muchedumbre quiso hacerlo rey. ¿Qué hizo él? El evangelio de Juan señala: “Sabiendo que estaban a punto de venir y prenderlo para hacerlo rey, se retiró otra vez a la montaña, él solo” (Juan 6:10-15). Incluso, quisieron convertirlo en un activista político, al obligarlo a tomar partido cuando se le preguntó si debían pagar impuestos a Roma. Más interesante es cuando dijo "Nadie puede servir como esclavo a dos amos; porque u odiará al uno y amará al otro, o se apegará al uno y despreciará al otro" (Mateo 6:24); demostrando para sí, que la única autoridad válida para él es Dios; un Dios que, estando en "otro reino", lo hace más cercano a un anarquista que a un autoritario. Asimismo, es lógico pensar que, quien rechaza ser rey, rechaza a quien es rey (o presidente, primer ministro, y así sucesivamente).
  10. ¿Creéis que estoy aquí para dar paz a la tierra? No, os lo aseguro, sino división” (Lucas 12:49-53): Prefiero la versión que dice: "No he venido a traer paz, sino la espada". En este caso estoy de acuerdo con la mayor parte de las interpretaciones que hace el cristianismo tradicional: Jesús se refiere a que ha venido a generar polémica y conflictos, y que ello traerá como resultado divisiones y enfrentamientos ideológicos, incluso entre familias. Un anarquista o cualquier otro revolucionario, definitivamente no tienen la intención de hacer "paz" en la sociedad en la que viven, sino la de avivar las llamas para destruir lo viejo y levantar lo nuevo, como aquel el relato del templo que sería destruido y reconstruido en 3 días (Juan 2:18-19).
  11. Cuestionamiento a la división del trabajo y el sistema económico: El comunismo no lo inventó Marx en el siglo XIX. Incluso Platón en su obra "La República" proponía un sistema comunista para los "aristócratas". Jesús hace una aclaración bastante interesante sobre el sistema económico, el cual señala como una invención humana y, por lo tanto, prescindible. "Fíjense en los cuervos: no siembran ni cosechan, ni tienen almacén ni granero; sin embargo, Dios los alimenta. ¡Cuánto más valen ustedes que las aves! ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? Ya que no pueden hacer algo tan insignificante, ¿por qué se preocupan por lo demás? Fíjense cómo crecen los lirios. No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¡cuánto más hará por ustedes, gente de poca fe! Así que no se afanen por lo que han de comer o beber; dejen de atormentarse. El mundo pagano anda tras todas estas cosas, pero el Padre sabe que ustedes las necesitan. Ustedes, por el contrario, busquen el reino de Dios, y estas cosas les serán añadidas." (Lucas 12:24-31).
  12. La razón de su muerte. ¿Por qué mataron a Jesús? Porque amenazaba directa o indirectamente la autoridad religiosa y política del momento. Ello no lo convierte en anarquista, porque personas de otras tendencias han causado el mismo efecto; sin embargo, incide directamente en una pérdida de influencia en aquellos con poder. "Los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley comenzaron a buscar la manera de matar a Jesús, porque le tenían miedo, pues toda la gente estaba admirada de su enseñanza" (Marcos 11:18)
Jesús rompe las normas al comer con prostitutas, hablando con samaritanos, no respetando el sábado, faltando al cumplimiento de las purificaciones rituales, horrorizando al Sanedrín con sus palabras, siendo declarado enemigo público por sus coterráneos. Cuando rompe con este orden, demuestra la intransable autonomía de su ser que no se deja manipular por poder alguno, ni siquiera ante la palabra de Dios. Cuando aparece la ley de Dios, Jesús se rebela ante los valores tradicionales, colocando al ser humano por encima de las tradiciones. Jesús cambia la imagen de un Dios vengativo y cruel, por uno de "amor y solidaridad" (entre comillas).

También vale la pena recordar otros versículos en la Biblia en el que se muestra el rechazo a la autoridad del hombre:
  • "Bien sé yo, oh Jehová, que al hombre terrestre no le pertenece su camino. No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso" (Jeremías 10:23)
  • El hombre ha dominado al hombre para perjuicio suyo.” (Eclesiastés 8:9) Este versículo resume en una sencilla frase toda la historia de la política mundial.  
  • El mundo entero yace en el poder del inicuo(1 Juan 5:19)
No considero que el mensaje de Jesús sea perfecto. De hecho, su insistencia en amenazar con el fuego eterno arruina el mensaje de solidaridad y amor. Asimismo, la falta de claridad y ambigüedad hace que su mensaje sea difícil de comprender e incluso fácil de manipular, como lo han hecho las instituciones políticas y religiosas desde ese entonces. De igual manera, tampoco considero que Jesús sea el filósofo más relevante del mundo antiguo. Yo colocaría en primer lugar a Sócrates, Buda, Aristóteles y Confucio; sin embargo, creo que ninguno de ellos serían tan fácil de relacionar al anarquismo como lo hice con Cristo.

Si Jesús viviera ahora, estoy seguro que no sería un tipo aburrido con sotana dando misa.


Notas:
  1. Hago referencia al I Concilio de Nicea: https://es.wikipedia.org/wiki/Concilio_de_Nicea_I

29 de abril de 2018

Venezuela y la cultura de la hiperinflación


En Venezuela existe el mito de que sus habitantes son los únicos en el mundo que no se alegran cuando aumentan el salario mínimo. ¿La razón? Porque cuando aumentan el sueldo mínimo, todos los precios también aumentan, en un país ya sumergido en la hiperinflación. Aunque hay muchos factores que inciden en los precios de los productos, me atrevo a señalar que el problema inflacionario es más un problema cultural que económico.

Así que, vale la pena preguntarse: ¿Qué tanto incide el aumento de sueldo en la subida de los precios?

Veamos primero un poco de contexto. Según cifras de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, la inflación anualizada del año 2017 escaló a 6.147%, y se especula que podría superar el 13.000% en 2018[1], según el Fondo Monetario Internacional (FMI). Me gustaría dar cifras oficiales, pero el gobierno no las publica desde que se estrenó el Star Wars: el despertar de la Fuerza (Diciembre 2015).

Al respecto, el gobierno venezolano responde con la definición de locura de Einstein[2]: Aumentos de sueldo bimensuales, control de precios, control cambiario con nuevo nombre cada año, distribución de alimentos e insumos subsidiados, insultar empresarios y especuladores; y la clásica acusación al imperialismo yankee. Medidas para las que no hace falta ser un genio en economía para decir que no han funcionado.

Aunque sin duda el aumento de sueldo es un factor que incide en los precios, no parece ser el factor más influyente. De hecho, los precios aumentan semanalmente, casi diariamente, mientras que los sueldos y salarios apenas varían cada dos meses. Por otra parte, lo que sí cambia diariamente es la tasa cambiaria paralela, sobre la cual se basan los comerciantes para ajustar sus precios en un país donde practicamente todo es importado. Es decir, se podría decir que lo que más incide en los precios es el precio del dólar paralelo (o mercado negro de divisas), aunque no sería del todo cierto (haré referencia esto más adelante). Entonces, en realidad, el aumento de sueldo se debe a la inflación y no la inflación al aumento de sueldos, como se señala comúnmente.

El aumento del sueldo mínimo es un reconocimiento tácito que hace el gobierno venezolano de la alta inflación: no es sólo una respuesta a ella, sino un acto de rendición ante ella. Más bien, si juzgamos por los remedios que intenta aplicar el gobierno frente al diagnóstico del problema, se puede observar que el gobierno ha aceptado la inflación como algo inevitable e, inclusive, preferible. El gobierno sabe que la sociedad venezolana es consumista, a nivel similar al de los estadounidenses, y las únicas medidas que pueden paralizar el abismo inflacionario son políticas que desincentiven el consumo, lo que sería traducido por la población como "pérdida de la calidad de vida", que a su vez se traduce en pérdida de votos. Irónicamente, la situación económica actual ha desincentivado el consumo de la mayoría de la población, lo cual devino en la derrota electoral del año 2015, la más aplastante que ha sufrido el oficialismo. Desde entonces, el gobierno, que es más hábil en política que en economía, ha puesto el ojo en incentivar el consumo: bolsas de comida subsidiadas, electrodomésticos y equipos electrónicos subsidiados, aumentos de sueldos periódicos, bonos de dinero en efectivo, créditos e instrumentos financieros a bajas tasas de interés, entre otras similares. Aunque el deterioro de la calidad de vida permanece, se diluye frente a las políticas asistenciales del gobierno, las cuales, ciertamente, sin ellas, muchas personas no estarían vivas. Se parece un poco al dilema de la mujer cuyo esposo le golpea todas las noches, pero que le da techo y comida, así que ella lo acepta porque cree que moriría de hambre y frío si estuviera viviendo sola en la calle.

¿Qué medidas podría tomar el gobierno para detener la inflación (si realmente lo quisiera)? Vamos a apartar medidas que serían poco realistas considerando el tono ideológico del gobierno, como la dolarización y la abolición del control cambiario (Aunque, si el gobierno quisiera evitar el costo político de tomar algunas medidas económicas, bien podría acudir a los referendos consultivos, y así evitarse un posible castigo social. De ser consultados, lo más probable es que la gente esté de acuerdo con la eliminación del control de precios, con el aumento de tarifas de servicios públicos y quizás con la dolarización).

Algo que podría intentar el gobierno es incentivar el ahorro. No se trata de decir a la gente que ahorrar es bueno, sino crear condiciones en la que ahorrar sea buen negocio. ¿Y cómo se hace eso? Subiendo las tasas de interés. Por un lado, en el caso de los créditos, se evita que la gente contraiga más deudas (desincentivando el consumo y evitando que se siga creando dinero de la nada [dinero sin respaldo]); y en el caso de los ahorros, la gente podría ver más beneficios en ahorrar en bolívares que ahorrar en divisas o bienes de consumo durarero, además de ser mucho más fácil para la mayoría. A su vez, esto daría fortaleza al bolívar y evitaría la constante devaluación de la moneda, deteniendo la inflación.

Otra posible medida, que sale de mi sombrero y no he podido encontrar en algún teórico economista, es atar la tasa de variación del sueldo mínimo a la tasa de la inflación o, incluso, a la tasa de dólar paralelo. ¿Qué quiere decir eso? Por ejemplo, yo propongo la tasa McDonalds: Si un Big Mac cambia su precio, de una semana a otra, en un 25%, el sueldo mínimo deberá aumentar un 25% en el mismo período de tiempo. Yo considero que si la tasa de aumento de sueldos y salarios estuviera atada al aumento de los precios, los productores y comerciantes se lo pensarán dos veces antes de aumentar el precio de los productos. Me refiero a una especie de sueldo mínimo variable, ajustado por las fuerzas del mercado en lugar de un burócrata sentado en una oficina con aire acondicionado.

Ahora bien, la medida más rápida y segura de detener la inflación es, ciertamente, la dolarización. Sin embargo, ello no quiere decir literalmente "dolarizar". Técnicamente, podría permitirse el uso de otras monedas para el pago de bienes y servicios, como los pesos colombianos, los reales brasileños o el euro (o las 3), sin necesariamente suprimir el uso del bolívar. Ante la falta de divisas y los bajos niveles de las reservas internacionales, no creo sea posible una total dolarización de la economía. ¿Es inconstitucional como lo ha declarado Maduro?[3] Ciertamente la Constitución señala que la única moneda de curso legal es el bolívar, pero el mismo gobierno ha permitido que se hagan pago en divisas de aceptación internacional, así como en monedas de países vecinos, en empresas e instituciones del Estado (como las gasolineras en la frontera[4] y pagos migratorios y de extranjería ante el SAIME[5]) y en empresas privadas (principalmente aerolíneas, empresas turísticas y concesionarios de automóviles); así como ha promovido el uso de monedas digitales (el petro, bitcoin, entre otras) y monedas comunales, que también son tan inconstitucionales como la dolarización de la economía; así que no veo el escándalo, pero sí la hipocresía.

La dolarización bien podría ser un gran paliativo frente a la inflación, sin embargo, no es la panacea. De hecho, algo muy curioso se pudo observar durante el mes de abril. Anteriormente el precio del dólar paralelo estaba fijado por páginas web como Dolar Today, pero ante el estancamiento del precio en dicha página, los vendedores de divisas han optado por ignorar la mayoría de las páginas referenciales y venderlas a un precio mayor, dado que consideran que éstas tienen ya un precio mayor a la señalada[6]. El venezolano se ha adaptado culturalmente a una alta inflación, por lo que está acostumbrado a que los precios suben rápidamente, lo acepta (al momento de comprar) y lo promueve (al momento de vender), considerándolo algo inevitable. Ahora bien, aunque ello es ciertamente "especulación", no necesariamente es producto de un plan malévolo con la intención de arruinar la economía, como lo señalaría el gobierno; sino sencillamente un ajuste cultural dentro del proceso económico.

De esa manera, aunque se implementen planes económicos para tratar de frenar la inflación, el factor cultural también incidirá, puesto que no sólo el gobierno venezolano prefiere apostar por inflación (porque le permite aumentar el gasto público y porque seguramente hay algún negocio turbio por ahí), sino que la población, aunque constantemente se queje de ella, ha naturalizado la inflación a tal punto en que ya ni siquiera se fijan en los factores económicos que determinan los precios, sencillamente los precios aumentan porque tienen que aumentar. Y si hay algo difícil de combatir, son los problemas culturales, porque sólo suelen arreglarse con el cambio generacional, o con algún evento trágico y traumático.

Notas:
  1. "La inflación en Venezuela se ubica en 6.147%, según el Parlamento". Disponible por: http://www.portafolio.co/internacional/la-inflacion-en-venezuela-febrero-de-2018-515161
  2. "Locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados distintos". Sin embargo, Einstein no es realmente el dueño de la frase: https://elpais.com/elpais/2015/04/06/ciencia/1428317033_405833.html
  3. "Maduro califica como inconstitucional propuesta de dolarizar la economía". Disponible por: http://www.elmundo.com.ve/noticias/economia/banca/maduro-califica-como-inconstitucional-propuesta-dolarizar-la-economia/
  4. "Estaciones de gasolina venezolanas cobrarán en pesos colombianos en la frontera". Disponible por: https://www.diariolasamericas.com/america-latina/estaciones-gasolina-venezolanas-cobraran-pesos-colombianos-la-frontera-n4111335
  5. "Cobro en divisas de todos los actos o documentos vinculados a migración aplicable a todos los extranjeros". Disponible por: http://www.finanzasdigital.com/2017/09/gaceta-oficial-n-41-242-cobro-divisas-todos-los-actos-documentos-vinculados-migracion-aplicable-todos-los-extranjeros/
  6. "El paralelo sube como la espuma y Dólar Today ya no es referencia". Disponible por: http://www.elimpulso.com/featured/el-paralelo-sube-como-la-espuma-y-dolar-today-ya-no-es-referencia

28 de abril de 2018

Porno Duro


Es como porno en letras.
Ya sea sólo hablando con ella,
o hasta escribiéndole al whatsapp.
Me hice adicto a ella,
sin ponerle un dedo encima.

Y, de paso, intento dejarla,
de no molestarla, de no involucrarla,
de no meterla en mi mundo amargo,
pero sólo un texto, o una sonrisa, 
y me derrito como un helado.

¡Menos mal que me ignora!
"Que no me para bolas"
¡Porque ay! Si lo hiciera...
No sé hasta donde llegaría
mi autocontrol, mi disciplina.

Es que ni yo entiendo que me cautiva.
Aunque la tiene, no es su belleza.
Aunque inteligente, no sería la primera.
Quizás es un concepto perdido 
entre el "je ne sais quoi"
y el no entiendo ni jota.

Lo único que sí sé,
es que nos conecta un pequeño placer.
Y es que si por mi fuera
podríamos pasar toda la vida,
caminando, las calles de Caracas,
Conversando hasta envejecer.

Mírala ahí, nada más.
¿Explícame cómo hago?
Si hasta su sola sonrisa
es porno duro.

La alquimista


Yo le digo la alquimista,
porque transforma su sonrisa en oro
y todo lo que niega en plomo.

Yo le digo la alquimista,
porque mis átomos
de hierro, calcio y carbono
hacen combustión espontánea,
cuando la miran, cuando suspira.

Yo le digo la alquimista,
porque su sólo toque
hace que explote
como un terrorista.

Yo le digo la alquimista,
porque transforma mis sueños en prosa,
me convierte en matemático,
calculando los días y horas que la veo.

Yo le digo a la alquimista:
Sé que no haces magia
para transformar la vida,
pero si menos miserable será,
si te tengo conmigo en ella.

No me rendiré


Me golpeó el rostro porque protesto.
Me despidió porque demando.
Me denigró porque soy negro,
mujer, indígena o extranjero.

Este es el momento,
en el que me levanto,
en el que alzo la mano,
en el que los detengo.

Somos los que padecen la historia.
Somos los que marcan la hora.
Quienes gritan que el momento es ahora.
Quienes graban la justicia en su memoria.

No descansaré.
Una y otra vez,
hasta que mis huesos colapsen.
Y luego una vez más.

No me rendiré.
Una y otra vez,
hasta que el corazón se apague.
Y luego una vez más.

Canción al migrante


Me deja el corazón chiquito
la cantidad de gente que se va,
caminando hacia otros rumbos,
buscando un nuevo hogar.

Se van dejando marcas
en el espacio, en el hogar.
Se van dejando huellas,
en aquel que los vio pasar.

Unos se van sin el visado,
otros y que son refugiados,
unos se van como en el siglo XVIII
cruzando los Andes así sea a caballo.

Me deja el corazón chiquito,
todos aquellos que se van.
¡Espero que el camino me los cuide
y los lleve a su destino final!

Y aquel que no es migrante,
que nunca se le olvide:
que ni tu idioma podría ser
de no haber sido por un migrante.

Geopolítica


La guerra es de ellos,
pero los muertos son nuestros.
Todos ellos se dicen los buenos,
mientras nos matan los hijos.

Ya sean bombas de racimo
o de las que se usaban en antaño,
o quizás con cloro y algo de estaño,
o el simple plomo, cayendo a diario.

La guerra es entre ellos,
pero morimos nosotros.
¿Por qué? Me preguntó Alan,
que huía como José y María.

"Por oro amarillo o negro,
por geopolítica o zonas de influencias,
por demostraciones de fuerza,
por reafirmación del poder".

Y aun hay quien tiene los cojones,
de defender Estados rojos, verdes o azules.
Y aun hay quien tiene las pelotas,
de preguntar por qué soy anarquista.

15 de abril de 2018

Ataque a Siria: el que va perdiendo, incita a negociar

Sistema de defensas anti áreas sirias en acción.
Ahora queda bien claro porque Trump no asistió a la Cumbre de Las Américas: era la fecha del ataque contra objetivos estratégicos en suelo sirio. Como yo lo veo, y dejando de lado si en verdad el gobierno sirio utilizó armas químicas, el ataque de EE.UU, Reino Unido y Francia tiene principalmente 2 objetivos: frenar al rival y obligar a negociar.

En primer lugar, pretende obligar al presidente sirio, Bashar al-Assad, así como al presidente ruso, Vladimir Putin, a buscar una solución diplomática al conflicto. El gobierno sirio, hasta los momentos, y con el apoyo de Rusia e Irán, es el virtual ganador de la guerra civil en Siria. Las facciones rebeldes, apoyadas por los tres países que atacaron (EE.UU, Francia y Reino Unido) y otros, han perdido terreno y están a punto de perder la guerra. Ello ha llevado a que 3 países con intereses y políticas diferentes entre sí realicen un ataque conjunto; demostrando que Occidente no está dispuesto a dejar en el poder a al-Assad. Además, la coalición tiene la intención de disfrazar  el ataque como el resultado de una acción multilateral (de varios países) y no unilateral (de un sólo país), lo cual -según la lógica de las potencias- le otorgaría "un poco" más de legitimidad al asunto, a pesar de que en el derecho internacional sólo un ataque puede ser legítimo si es autorizado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (que no ocurrió y nunca podría ocurrir, por el poder de veto de Rusia y China). Aunado a ello, el ataque obliga a todas las partes a acudir a las Naciones Unidas, como clásico intermediario, para buscar una salida negociada al conflicto.

En segundo lugar, algo más intolerable que al-Assad permanezca en el poder es el aumento de la influencia rusa e iraní en Siria. Ciertamente, Siria es importante estratégicamente, pero no por sus recursos minerales en el subsuelo (los cuales no son significativos), sino por su ubicación. Para Rusia implica acceso al Mar Mediterráneo, el cual ha buscado intensamente desde el siglo XIX y no lo va a dejar perder así de fácil. Para Irán, Siria es el paso de oleoductos desde suelo iraní hasta territorio europeo; además, Irán prefiere que la fe chiita (al-Asaad es chiita) permanezca en Siria en lugar de la sunita (los rebeldes son sunitas).

En el caso de EE.UU, sigue presente la ironía de aquel candidato cuyo slogan era "Estados Unidos primero", pero que ahora se ve obligado por su círculo interno y el contexto político a intervenir cada vez más en la política internacional. Esto debe tener felices a los críticos de las teorías realistas de las relaciones internacionales. En el caso Siria, se pudo observar la habilidad de Trump como jugador de poker: hace bluff, hace constantes alardes de las cartas que tiene para ganar la partida, con el objeto de intimidar al contrario. De hecho, tenía varios días advirtiendo en público, tanto a Siria como a Rusia, del ataque inminente (por ello las bajas humanas fueron mínimas en el ataque), lo cual viene a demostrar que hay algo que quiere.

Francia, por su parte, bajo el rostro de Emmanuel Macron, no es muy afín al presidente de EE.UU. Sin embargo, comparte sus mismos intereses: quiere impulsar las negociaciones, evitar que los rebeldes sean aplastados y, de ser posible, destronar a al-Assad; pero Francia tampoco tiene intención de desmejorar las relaciones con Rusia. Inclusive, según el mismo Macron y su Canciller, se advirtió a Rusia del ataque[1].

El Reino Unido comparte los mismos intereses de Francia y EE.UU; aunado a ello, y probablemente, tras el Brexit que se consumará próximamente, Reino Unido no quiere perder el liderazgo en Europa y dejárselo todo a Francia y Alemania. Ser parte de la "coalición internacional" permitirá recordar que sigue estando en Europa, que es miembro importante de la OTAN y una potencia militar a tener en consideración.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, también puso de su parte al anunciar que ha vuelto la guerra fría[2], ello con la intención de aumentar el alarmismo y generar un escenario de posible catástrofe mundial, que obligue a las partes a sentarse a negociar.

Tanto en redes sociales, políticos y comentaristas de oficio, señalan que este incidente nos está arrastrando hacia una nueva guerra fría entre Oriente (Rusia y China) y Occidente (EE.UU, Francia, Reino Unido, Alemania, etc) y, muy posiblemente, hacia una tercera guerra mundial; sin embargo, aunque ese es uno de los escenarios posibles, es el menos probable de todos.

El reciente ataque a Siria demuestra, una vez más, que aquel que va perdiendo es aquel que incita a negociar. Putin ya debe empezar a ver a al-Assad como Hitler vio a Mussolini al final de la guerra: un lastre al que se ve obligado a defender.

Notas:
  1. Emmanuel Macron previno a Vladimir Putin sobre el ataque a Siria cuando ya estaba en marcha. Disponible por: https://www.clarin.com/mundo/emmanuel-macron-previno-vladimir-putin-ataque-siria-marcha_0_S1C60PynM.html
  2. Guterres: “La Guerra Fría ha vuelto con venganza”. Disponible por: https://elpais.com/internacional/2018/04/13/actualidad/1523629440_347386.html

12 de abril de 2018

Encontrando reliquias

Me encontré esta reliquia en una feria del libro en la ciudad de Caracas. Por alguna razón me tiene emocionado, aunque ya vi la película (sí, esa con Omar Sharif del año catapúm) y conozco la historia.

Me es fascinante, de igual manera, la historia de Boris Pasternak y el premio Nobel. Él ganaría ese premio por este libro, pero se vio obligado a rechazarlo por presiones políticas de la Unión Soviética. Sólo otra persona rechazaría el premio Nobel, Jean Paul Sartre, pero él lo haría por voluntad propia.

El único detalle es que el libro está en inglés, lo cual no es tan problemático. Le pregunté al librero por una edición en español, pero me comentó que tenía mucho tiempo sin ver uno en el idioma de Cervantes. De todos modos, inglés es mejor que ruso.

La mejor parte fue el precio: Bs. 50 mil, cuando ahora cualquier libro cuesta fácilmente Bs. 600 mil pa' arriba. No me resistí, me lo llevé a la casa y empecé a leerlo en el bus de regreso.

31 de marzo de 2018

La desobediencia como motor de la humanidad



Parafraseando a Marx a mi conveniencia, creo que la historia de la humanidad es la historia de la lucha por la libertad (desobediencia). A diferencia del alemán, quien sostenía que la lucha de clases es el motor de la historia, yo voy más allá y puntualizo que la desobediencia es el motor de la humanidad, que no sólo se da entre diferentes clases sociales, sino también dentro de ellas.

Podemos empezar con el Génesis en la Biblia. Ahí veremos como, a través de la historia de Adán y Eva en el Edén, la desobediencia se constituye como una parte intrínseca al ser humano, trayendo consigo tanto buenas como malas consecuencias. ¿La mala? Ser expulsado de la utopía (que como buena utopía, no existe). ¿La buena? Adquirir conocimiento y consciencia de uno mismo y del mundo que nos rodea.

Otro alemán que me cae mucho mejor, cuyo nombre es Erich Fromm, hace una interpretación interesante del Génesis y afirma que este era un paso importante para la autonomía del individuo. Él ve en la historia una alegoría de la necesidad del individuo por ser independiente, de lograr las cosas por sí mismo y, por lo tanto, de desafiar a Dios mismo para lograrlo. Para Fromm, la historia del Edén es una expresión del ser humano y de su lucha constante por querer ser libre, sin nada que lo oprima, lo cual incluye a Dios y sus "reglas". Una vez que el ser humano tomó del fruto prohibido, se hizo consciente de sí mismo, y notó que ya no era parte de la naturaleza, a la vez que todavía seguía siendo parte de ella (Por ello es que el hombre se sintió "desnudo" y "avergonzado" cuando comió del fruto). El hombre era ahora un animal con consciencia.

Pero no es la primera ni única historia de desafío a los dioses. Cuenta la mitología griega que Prometeo, osado Titán al que gustaba provocar la ira de Zeus, llevó a éste a tal punto de cólera que terminó por quitar el fuego a la humanidad. Pero Prometeo entró sigilosamente en el Olimpo, robó tan preciado tesoro del carro del dios Helios y, sin perder tiempo alguno, lo devolvió a la humanidad. Prometeo, de manera similar al dios burlón de los nórdicos, Loki, se caracterizaba por su astucia, engaños y rebeldía; y aún así, es considerado el protector de la humanidad. Zeus castigaría a Prometeo atándolo a la cima de una montaña, en la que un águila gigante se comería sus vísceras, moriría y reviviría (dado que es inmortal), repitiendo la misma tortura todos los días.

Otra historia contada por Platón en su obra "El banquete" es el mito de los andróginos o "mito de las almas gemelas": seres que tenías 2 cabezas, 4 brazos, 4 piernas, y que podían ser tanto de hombre y mujer, como de mujer-mujer y hombre-hombre. El algún momento, estos seres humanos, considerados perfectos, se les ocurrió la fabulosa idea de invadir el Olimpo, ya que ellos consideraban que merecían un lugar entre los dioses. Zeus se percató de esta osadía y los dividió a la mitad con un rayo, dejándolos con 1 cabeza, 2 brazos, 2 piernas, imperfectos... e incapaces de rebelarse y enfrentarse a los dioses. De este mito surge la idea de las almas gemelas.

Volviendo a la mitología de las religiones abrahámicas, ¿Ellos no tienen un ser taimado y rebelde como Loki y Prometeo? Por supuesto. Se cuenta que Lucifer, que quiere decir "Lucero de la mañana", era el más hermoso y poderoso ángel creado por Dios, pero que, en un momento de soberbia, de querer igualarse a Dios, se alzó en su contra y terminó siendo desterrado del cielo, junto con un ejército de ángeles caídos. Es gracioso considerar que, si Prometeo fue el protector de la humanidad por llevarles el fuego, ¿Que sería Lucifer quien instigó al ser humano a comer del fruto del árbol del conocimiento del bien y el mal?

Ahora bien, ¿Qué tienen en común todas las historias que acabo de relatar? El miedo del poderoso a la igualdad, de su miedo a la libertad de los demás. Dichas historias dejan como moraleja que todo intento de rebelión será suprimido, aplastado y tendrá terribles consecuencias. Sin embargo, a la vez, dejan constancia de la necesidad permanente del ser humano de buscar la igualdad, de buscar la libertad.

Para Karl Marx, las clases sociales pueden entenderse de dos formas: 1) grupos de individuos que se definen por una misma categorización de sus formas de relacionarse con los medios materiales de producción (particularmente la forma de obtención de sus rentas), o 2) una conciencia de clase entendida como la creencia en una comunidad de intereses entre un tipo específico de relaciones socioeconómicas. En ese sentido, y como señalé al principio, la desobediencia no es un hecho aislado que ocurre entre diferentes clases sociales, también puede ocurrir dentro de una misma clase, que a su vez pueden tener gran incidencia en la historia. No es sólo la rebelión de un hijo contra sus padres, ni de estudiantes contra los maestros.

El movimiento del cristianismo protestante, iniciado en primer lugar por Martín Lutero y luego por Juan Calvino, un claro acto de rebelión en contra de la autoridad de la Iglesia Católica, viene a demostrar en cierta manera esa necesidad de cuestionar a las autoridades e, incluso, de las doctrinas que ellos nos imponen y a ser libres de crear o interpretar nuevas ideas. Esto fue un acto de lucha por la libertad dentro del estamento religioso de la época. De hecho, el protestantismo sentaría las bases para el concepto de libertad religiosa, que a su vez incidiría en el futuro en otros conceptos en el ámbito de los derechos humanos, como la libertad de prensa, la libertad de expresión, libertad de pensamiento; ideas que a su vez incidirían en los movimientos revolucionarios en EE.UU., Francia y los procesos de independencia en América Latina y el Caribe. La necesidad de libertad es como una pequeña chispa capaz de incendiar un bosque.

Situación similar podríamos observar en el caso del movimiento feminista, del movimiento antiracismo y del movimiento de diversidad sexual, los cuales pueden tener miembros de diferentes clases sociales, tendencias políticas o grupos étnicos, pero todos tienen en común la búsqueda de igualdad (libertad) frente a otro grupo social.

Pero la rebelión no es, ni siquiera, grupos de personas contra otro grupo de personas; la rebelión de una sola persona también puede ser suficiente para causar gran conmoción en el mundo. Ejemplo perfecto de ello es el caso de Edward Snowden, ex agente de la CIA y de la NSA de EE.UU. Snowden hizo público los diferentes programas utilizados por las fuerzas de inteligencia de ese país, en la que no sólo espiaban ciudadanos de otros países, sino a los ciudadanos de su propio país, e incluso otros Jefes de Estado. Otros casos similares de filtraciones de información han ocurrido, como lo fueron los de Wikileaks y los Panamá Papers, actos de rebeldía con la finalidad de denunciar los abusos cometidos por las autoridades. También, no mucha gente recuerda que fue un estúpido anarquista (el rebelde por antonomasia) quien inició, o más bien dio excusa, para iniciar la I Guerra Mundial, al asesinar en Sarajevo al archiduque Francisco Fernando de Austria.

El auge del fascismo a principios del siglo XX, así como el auge del populismo en el siglo XXI, son movimientos que tienen como trasfondo el miedo a la libertad. Ambos coinciden en la necesidad de un líder fuerte, que haga del Estado aquél que vele por los intereses de la nación, a la vez que restringe, no sólo las libertades individuales, sino la capacidad de la sociedad de autoorganizarse y dar respuesta a los problemas.

A pesar de tanto miedo a la libertad, la rebeldía vende. Todos quieren ser rebeldes y, en muchas ocasiones, quieren presentarse como tales para conseguir aceptación, inclusive aquellos que tienen poder (político, económico, religioso, etc). El cristiano se presenta a sí mismo como un oprimido luchando contra las fuerzas del mal; el liberal se presenta a sí mismo como un oprimido luchando la burocracia y el aparato estatal; el socialista se presenta a sí mismo como un oprimido luchando contra el imperialismo y el capitalismo; y así sucesivamente, todos son -aparentemente- David contra Goliat, porque esa historia encanta a las masas. Esa es la rebeldía como campaña de marketing, explotando la necesidad del ser humano de ser independiente; pero que pocos cambios reales genera en el mundo.

Volviendo al mundo antiguo, quiero recordar a dos filósofos rebeldes que murieron por cuestionar ideas: Sócrates y Jesús de Nazareth. Ambos hombres, de quienes es posible dudar de su existencia porque no dejaron nada escrito, paseaban por las respectivas calles de sus ciudades, hablando con las personas, colocando en duda preceptos y costumbres. Uno se divertía preguntando "¿Qué es la justicia?", haciendo sentir estúpida a la gente por no saber la respuesta; el otro salvaba mujeres de ser apedreadas según la Ley de Dios. Los poderosos de su momento vieron en ellos una amenaza a su autoridad, así que a uno lo hicieron beber veneno y al otro lo crucificaron. Sin duda, ambos representan a aquel filósofo-rebelde.

En los años 60, el psicólogo Stanley Milgram inició un experimento (conocido como "Experimento de Milgram") que da muchas luces sobre el tema que nos atañe. Él mismo describe su experimento de la siguiente manera:
Los aspectos legales y filosóficos de la obediencia son de enorme importancia, pero dicen muy poco sobre cómo la mayoría de la gente se comporta en situaciones concretas. Monté un simple experimento en la Universidad de Yale para probar cuánto dolor infligiría un ciudadano corriente a otra persona simplemente porque se lo pedían para un experimento científico. La férrea autoridad se impuso a los fuertes imperativos morales de los sujetos (participantes) de lastimar a otros y, con los gritos de las víctimas sonando en los oídos de los sujetos (participantes), la autoridad subyugaba con mayor frecuencia. La extrema buena voluntad de los adultos de aceptar casi cualquier requerimiento ordenado por la autoridad constituye el principal descubrimiento del estudio.
Stanley Milgram. The Perils of Obedience (Los peligros de la obediencia. 1974)
La gran conclusión que se puede obtener de dicho experimento es que hay una relación muy estrecha entre la autoridad y la crueldad, debido a que el ser humano promedio -contrario a lo que se cree- no desea hacerle ningún daño otro, pero en cuanto entra la figura de la autoridad, bien sea esta política, religiosa, científica, o lo que sea, se está mucho más dispuesto a realizar actos muy crueles hacia los demás. Ello explica la razón de que una sociedad tan educada y culta como la alemana del siglo XX, haya cometido una de las atrocidades más grandes de la historia. "Yo sólo seguía órdenes", era y es la excusa predilecta.

A veces la solución no es aprender más, sino aprender a desaprender. Mi claro objetivo es el de derrumbar mitos, no solamente el de la "autoridad como mal necesario" (y por lo tanto, positivo), sino la de que el ser humano es "malo por naturaleza". Incluso, el mismo experimento de Milgram demuestra como un acto de rebeldía hacia la autoridad es suficiente para empujar a los demás a solidarizarse y defender al prójimo.

La libertad no hace al ser humano ni bueno ni malo, sencillamente lo hace humano. Y es esa lucha constante entre quienes quieren ser libres y quienes quieren oprimir la libertad, el motor de la historia de la humanidad.

Recomiendo ver el siguiente documental sobre el experimento de Milgram:



PD: Nótese que, para mi, la libertad y la igualdad son la misma cosa: No soy libre si no somos iguales; no podemos ser iguales si no soy libre.

8 de marzo de 2018

#DíaInternacionalDeLaMujer: Los anti-feminazi


Estaba pensando que es momento de que los hombres empecemos a recuperar los espacios que hemos perdido frente a las mujeres. Es momento de recuperar lo que es nuestro. Ellas han empezado a quitarnos nuestros empleos, nuestros cargos políticos, nuestras empresas, ¡Y hasta nuestros deportes! Ya es hora de enfrentar esta situación, por lo que yo propongo que nosotros hagamos lo mismo y les arrebatemos lo que siempre ha sido de ellas. ¡Es momento de quitarles el comando del hogar y que sean ellas las que salgan a trabajar, mientras uno se queda limpiando y cuidando a los hijos! ¡Es momento de exigirles a las mujeres que maten las arañas en nuestro nombre! ¡Que nos instalen el sistema de cable satelital y nos reparen la lavadora! ¡Que nos sostengan el bolso mientras miramos los artículo electrónicos en la tienda! ¡Que ellas inviten a salir y paguen la cuenta! ¡Sólo así se puede construir un mundo verdaderamente justo!

Debo confesarles que, al mismo tiempo, me divierten y me indignan los argumentos que se sostienen contra el feminismo. Y por sobre todo me hace reír el término "feminazismo", cuyos creadores parecen teóricos de la conspiración que se enarbolan como héroes contra un totalitarismo feminista pujante. 

Pero realmente no entiendo, ¿Qué es lo totalitario del feminismo? ¿Hablar de "ingenieros e ingenieras" en lugar de sólo "ingeniero"? ¿Agregar un par de palabras más al vocabulario te convierte en un ser oprimido? 

Otros sostienen que las leyes para proteger a la mujer son totalitarias, pero también en algunos países  hay leyes para proteger a las personas con discapacidad, ¿Entonces también hay un totalitarismo de personas discapacitadas? Quizás los discapacitados dominan el mundo bajo el telón y nunca nos hemos dado cuenta. Dar protección a un grupo determinado de personas no quiere decir que se afectan los derechos de otras personas. Leyes que protejan a las mujeres no quiere decir atacar a los hombres, así como la protección del adulto mayor no quiere decir atacar a la juventud.

¿Hay mujeres que abusan de las leyes que las protegen? Lo mismo pasa con cualquier otra ley, ya sea que proteja empresarios, políticos, campesinos, niñ@s, personas mayores, etc. Es infantil creer que las leyes son perfectas y que nadie abusa de ellas (Yo te propongo eliminar las leyes).

También dicen que la palabra "femicidio" denota la existencia de un totalitarismo feminista, pero esa palabra es solamente un término que describe un crimen de odio, así como las palabras homofobia, xenofobia y racismo. Si hablar de femicidio es totalitarismo, ¿Entonces los ambientalistas son la SS de Hitlers verdes cuando hablan de ecocidio?

¿O es acaso el ferviente proselitismo de algunas feministas lo que lo hace merecedor de tal calificativo? Proselitistas somos tod@s, en mayor o en menor grado. Los seres humanos somos seres gregarios, somos muy sociales, y queremos dar a conocer nuestras ideas y, de ser posible, que los demás las compartan. Lo que hacen las feministas no es muy diferente de lo que hacen los liberales, los cristianos, los musulmanes, los comunistas, los machistas y los fanáticos del deporte. El problema en sí no es la idea que se quiere transmitir, sino el cómo: a través de la imposición y el pensamiento único. Y la verdad no conozco un sistema educativo en el que se imponga el estudio del feminismo como única doctrina correcta del universo, a diferencia de las otras formas de pensamiento. Así, el patriarcado es para el feminismo lo que el diablo es para el cristianismo, lo que la burguesía es para el socialismo y lo que los controles estatales son para los liberales. Si las feministas son nazi por ello, entonces seguramente tu también desde tu ideología.

El feminismo no puede ni debe recibir otra denominación. No se le puede llamar "humanismo" porque ese nombre ya está tomado. El humanismo es un movimiento intelectual y cultural europeo basado en el uso de la razón humana. Tampoco se le puede llamar "igualitarismo", dado que también está tomado y se refiere a una forma de filosofía política que defiende que  todos los seres humanos son iguales en esencia y por lo tanto tienen el mismo derecho a iguales recursos como los alimentos, la vivienda, el respeto, el estatus social).

Además, la razón más importante por la que debe llamarse "feminismo" es porque reconoce la lucha histórica de la mujer frente para lograr mayores derechos frente al otro género. Su nombre es un reconocimiento, no una declaración de guerra.

3 de febrero de 2018

¿Por qué no todos hacen una revolución?


Hace un par de días presencié un fenómeno social espontáneo: una protesta de usuarios contra los malos tratos de una asociación de transportistas. Lo más llamativo del hecho es que algunos de los usuarios no colaboraron con aquellos que se manifestaron contra lo que sucedía, a pesar de que también se veían afectados directamente. ¿Por qué?

Primero, presento los hechos. Todo sucedió en mi regreso a casa, en una fatídica noche caraqueña, antesala de superluna azul de sangre, pero con una nubosidad de mala suerte, como me pasa todos los días. En una misma calle, una línea de transportistas ofrece 3 rutas, entre ellas la mía. Debido al contexto venezolano actual, carente de repuestos y con hiperinflación, los transportistas prefieren utilizar la ruta de la que más provecho económico pueden obtener, lo que genera largas filas de usuarios en las otras dos rutas (entre ellas la mía). Normalmente, en mi ruta, la relación de cantidad de buses con la ruta vecina es de 3 a 1 (cuando en mi ruta llega un bus, para la ruta vecina llegan 3), lo que suele generar filas de 20 a 40 minutos de espera; pero en esa particular noche la relación cambió de 6 a 1, generando una espera mayor a 1 hora a los usuarios. El descontento con los usuarios de la ruta se acrecentó hasta impulsar una protesta espontánea -de aproximadamente 50 personas- con el cierre de la calle.

Mientras me divertía por el hecho de estar metido en una protesta espontánea (de algo me tengo que morir), observaba como algunos manifestantes llamaban a otros usuarios a ser partícipes de la protesta, quienes sencillamente ignoraban el llamado. Rápidamente fueron acusados de indiferentes.

Pero el mundo no es tan simple, y hay varios factores que pueden llevar a una persona a no actuar. Inmediatamente pensé en el "efecto espectador".

El efecto espectador es un fenómeno psicológico por el cual es menos probable que alguien intervenga en una situación de emergencia cuando hay más personas que cuando se está solo. Pero en este caso en particular, el efecto espectador se da cuando la persona analiza la situación y observa que su interacción es innecesaria dada la cantidad de personas que ya están interviniendo.

Pero también hay otros factores que pudieron incidir. Por ejemplo, en un país tan polarizado como Venezuela, los sucesos pueden ser politizados con gran facilidad. Un transeúnte me consultó el motivo de la protesta, pero se desilusionó cuando entendió que no tenía una carga política. Ese miedo a ser confundido con un manifestante político, que atraiga la atención policial y sus dolorosos derivados, es un gran muro de contención para la mayoría de las personas.

Otro hecho llamó mucho más mi atención: quienes se lanzaron a la calle fueron aquellos ubicados en las zonas medias de la fila, mientras que aquellos ubicados al principio y al final se negaron a participar.

Aquí entraría la teoría del homus económicus, donde cada persona hace un análisis del costo-beneficio de intervenir. La persona ubicada al principio se considera en una posición de privilegio con respecto al resto, por lo que retirarse podría implicar perder su posición privilegiada, la cual considera mayor que la necesidad de protestar. La persona ubicada al final, al contrario de lo que se pudiera pensar, es la menos interesada en participar. "Pero si yo acabo de llegar", es lo que respondería cualquier persona al final de la fila. No entiende del todo la situación, por lo que es incapaz de simpatizar con el resto. Además, como está al final de la fila, entiende que participar en la protesta sería perder su -desilusionante- puesto, lo que implicaría para él o ella desperdiciar más de su valioso tiempo, por lo que no valdría la pena.

Ya sé que lo estoy forzando, pero ¿Por qué no puedo extrapolar esa misma situación al resto del mundo? Por ejemplo, las mujeres son un poco más de la mitad de la población mundial, ¿Por qué no colaboran entre ellas y se apoderan del mundo? Porque existen posiciones de privilegio, nacionalidades, religiones, culturas y otras formas de dominio y poder que imposibilita la capacidad de que una mujer empatice con otra de una clase diferente a la suya, aun cuando sus problemas no sean muy diferentes.

Por otro lado, ¿Por qué la clase burguesa fue la directora de los conciertos de la revolución francesa y los procesos de independencia de América? ¿Por qué el deseo de cambio no vino de los más oprimidos (con la sola excepción de Haití) o, incluso, de los más privilegiados? Porque tal y como ocurrió con aquellos en las zonas medias de la fila del bus: la frustración es mayor cuando sabes que estás tan cerca del principio y tan cerca del final, que tu posición, aunque más privilegiada que al menos la mitad, aun no te permitirá montarte en el próximo bus, situación que se ve empeorada con un trato que se considera injusto. Por eso, aun temiendo perder su puesto en la fila, considera que vale la pena lanzarse a la calle a apurar algo que siente tan cerca, pero lejano por una injusticia.

La protesta dio resultados, por si acaso te lo preguntas.

Hay cosas que sólo me pasan a mi, y cuando me pasan algo tengo que aprender. Tras media hora de protesta, esa noche llegué muerto de cansancio a casa, pero fue divertido (de algo me tengo que morir).


PD: Un factor histórico a tener en cuenta es que, en Haití, la población negra hizo su análisis costo-beneficio: es mejor que gobiernen los negros a que gobierne el blanco que me oprime. De ahí que Haití sea el segundo país americano en independizarse (después de EE.UU). El resto de la burguesía latinoamericana tomó nota de lo sucedido en Haití y dijo: "Mejor hago la revolución antes de que lo hagan los negros y los indios".

26 de enero de 2018

Ayudar a los pobres no te hace bueno


Todavía hay gente que cree que alguien o algo es bueno sólo porque le regala dinero. Iglesias, políticos, empresas, narcotraficantes y hasta abuelos han acudido a dichas tácticas para convencer a los –literalmente– pobres ingenuos.

Más curioso todavía es que acuden en su defensa cuando uno suspira algún tipo de duda. Entonces uno va y les dice: “Si un presidente llega al poder gracias a los pobres, ¿Le conviene que deje de existir la pobreza?”, y la movida en el cerebro es tan fuerte que no quedan muy agradecidos con tu existencia.

Primer caso ejemplar: el llamado “Robin Hood Paisa”, también conocido como Pablo Escobar, quien durante los años 80 y principios de los 90 fuera el líder del poderoso Cartel de Medellín, y uno de los hombres más ricos del mundo de su tiempo, según la famosa revista Forbes. Parte de su éxito se debió a la colaboración que recibió por parte de la ciudadanía, quien vio en Escobar alguien que invertía en escuelas, canchas, parques, viviendas y, a veces, fiestas y dinero en efectivo para todos[1]. Fue alguien que supo aprovechar la vulnerabilidad de los grupos más humildes en su propio beneficio. Pero él no fue el primero ni el último.

Por la naturaleza de sus actos (como las matanzas y bombas en lugares públicos) y ante el ojo público, Escobar pudo pasar rápidamente del más amado al más odiado (en la mayor parte de Colombia). Sin embargo, la cosa se complica más cuando son actividades que no involucran sangre, al menos no tan públicamente como lo hacía Escobar.

Exactamente el mismo escenario puede ocurrir en el ámbito religioso, político y empresarial. ¿Acaso es realmente una misión religiosa buena sólo porque reparte comida y medicinas a los más necesitados? ¿La intención de “propagar la fe” no es una manera de comprar adeptos y, en consecuencia, un acto para nada desinteresado?

Otro caso ejemplar: Agnes Gonxha Bojaxhiu, también conocida como la Madre Teresa de Calcuta. Galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 1979, muy pocos dudan de su carácter de “Santa”, con excepción de nosotros los ateos, por supuesto. La susodicha señora, es alabada por su atención hacia los más pobres. Sin embargo, la atención brindada por las Misioneras de la Caridad alrededor del mundo, ha dejado mucho que desear, dado que eran centros para alabar el dolor humano, donde no se brindaba de atención médica apropiada, a pesar ser receptores de grandes donativos, muchas de ellas muy criticadas, como las de Charles Keating, que fue encarcelado por el mayor fraude financiero en la historia de Estados Unidos hasta finales de los ochenta. Cuando Keating ingresó en prisión, lejos de devolver el dinero que le había entregado (al menos millón de dólares), la Madre Teresa intercedió ante el tribunal pidiendo misericordia. En el aspecto político, la Madre Teresa le otorgó reconocimiento, entre otros, al dictador de Haití Jean-Claude Duvalier o al régimen totalitario de Enver Hoxha, en Albania. La Madre Teresa pregonaba el culto al dolor, considerándolo como un requisito sine qua non para alcanzar a Dios. Defendía que "el mundo gana con el sufrimiento de los pobres", pero ella fue a un hospital moderno de EEUU cuando requirió cuidados paliativos. [2]

Esta señora no era ningún "Pan de Dios", pero es respetada sólo por la imagen que proyectan los medios, por su verbo y su acercamiento a los pobres, aunque ello no ha tenido un saldo muy positivo.

Ahora vamos por el lado empresarial. La compañía "Google" (ahora subsidiaria del conglomerado Alphabet), es sinónimo de algo "cool" e innovador. Google ha hecho lo imposible: ordenar el caos infinito de Internet y dar a los usuarios decenas de servicios gratuitos. Incluso, muchos darían casi la vida por trabajar en esas idílicas oficinas de Mountain View, California, en el llamado Googleplex, donde más de 15.000 empleados se mueven en patinete o Segway y disponen, casi siempre de forma gratuita, de comida de los cinco continentes, zonas de juegos, piscina o guardería. Es lo más parecido a un patio de recreo para adultos. De hecho, este mismo blog se encuentra alojado en la plataforma Blogger, comprada por Google en el 2003.

SIN EMBARGO, quizá no mostrarían tanto entusiasmo si supieran cómo funciona, cómo recopila información y cómo gana dinero. Google ha crecido tanto que su hegemonía en los sectores de la información, la búsqueda y la publicidad lo convierten en una potencia mundial incontrolada. La empresa actúa como el mayor registrador de datos que el mundo ha conocido, y recuerda al Gran Hermano del que hablaba George Orwell en su libro "1984". De hecho, Google estuvo entre las empresas involucradas  en el programa de vigilancia mundial electrónica de alto secreto (Top Secret) PRISM, a cargo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de los Estados Unidos, según los informes y documentos filtrados por el ex empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y la NSA, Edward Snowden en junio de 2013. Además, la situación de dominio con la que cuenta Google en internet la ha hecho caer en prácticas predatorias o competencia desleal en el ámbito comercial. En el año 2017, la Comisión Europea (CE) impuso  a Google una multa de 2.420 millones de euros, la mayor hasta ese momento contra una sola compañía, por "abusar de su posición dominante" como motor de búsquedas en internet al dar ventajas "ilegales" a su servicio de comparación de compras on line[3].

En el ámbito político, pocos líderes latinoamericanos generan tantas opiniones encontradas como el argentino Juan Domingo Perón, quizás con la excepción de Hugo Chávez. Perón gobernaría la Argentina en 3 oportunidades, a partir de los años '40 hasta los '70. El foco principal de su Gobierno -al menos en su primer gobierno-, fue el aumento exorbitante del gasto público y las políticas de redistribución propias del Estado de Bienestar (según las teorías del keynesianismo) que reinó en el mundo después de la II Guerra Mundial.

Entre las acciones más destacadas se encuentra la creación del Ministerio de Trabajo y Previsión Social y la Fundación Eva Perón, una amplia redistribución de la riqueza a favor de los sectores más postergados, el reconocimiento de los derechos políticos de las mujeres, una política económica que impulsó la industrialización y la nacionalización de sectores básicos de la economía y una política exterior de alianzas sudamericanas apoyadas en el principio de la tercera posición. Todo ello, aunado a los discursos a favor de los más pobres (especialmente los de Evita Perón), los convertiría en los abanderados de los pobres.

Sin embargo, lo que no se cuenta de Perón es que él sentía agrado por la ideología nacional-socialista (nazismo) y el fascismo de Mussolini. De hecho, Perón había estado en la Italia de Mussolini como agregado militar y cuando volvió a la Argentina habló de Mussolini –y también de Hitler– con gran entusiasmo y admiración[4]. Inclusive, fue Secretario de Trabajo y Previsión de un gobierno que llegaría al poder tras un golpe de Estado que tenía intención de apoyar a Alemania en la II Guerra Mundial[5]. Muy pocos recuerdan que Perón estuvo tras el traslado organizado de criminales nazis de Europa a la Argentina después de la II Guerra Mundial, lo cual es uno de los capítulos más oscuros y tabuizados de la historia argentina.

Para más dolor de la izquierda latinoamericana que aún se atreve a defenderlo, a pesar de haber nacionalizado la industria petrolera, el presidente Perón entregaría la soberanía nacional a las petroleras estadounidenses. Perón, poco antes de ser derrocado, cerró un acuerdo con la Compañía California Argentina de Petróleo, subsidiaria de la Standard Oil de California, en cuyo directorio figuraba Spruille Braden. El contrato fue firmado el 25 de abril de 1955, con enormes ventajas para la compañía norteamericana. La concesión se otorgaba por 40 años y la empresa se comprometía a producir 200 barriles diarios, entregarle al Estado el 50% de sus utilidades y venderle a YPF la producción al precio de Texas. Por su parte, el gobierno otorgaba exenciones impositivas, el derecho de importar libremente todos los bienes que considerara necesarios, e YPF se comprometía a realizar las costosas tareas de exploración y aportar la información disponible[6].

En fin, estos apenas serían apenas algunos ejemplos de cómo una persona que "ayuda" a los pobres no es necesariamente una persona ejemplar, lo que tampoco quiere decir que una persona solidaria sea un ser malvado. Todos ellos han sido seres venerados, incluyendo Pablo Escobar, a quien le montaban altares con su imagen. De hecho, habría mucho que analizar que significa realmente "ayudar". El mismo Marx señalaba que la intención del socialismo no es ayudar a los menos favorecidos, sino abolir de una vez por todas las clases sociales. La idea no es que el pobre permanezca pobre por siempre.
El proletariado "no pretende una distribución más equitativa de los beneficios, sino la abolición de la ley del valor, la subordinación de la producción a las necesidades humanas: «De cada cual según su capacidad; a cada cual según su necesidad».". Karl Marx
Notas:

  1. "Un Robin Hood paisa’: El primer artículo sobre Pablo Escobar". Disponible por: http://www.semana.com/nacion/articulo/un-robin-hood-paisa-el-primer-articulo-sobre-pablo-escobar/258650-3
  2. "El lado oscuro de la madre Teresa del que no responde el Vaticano". Disponible por: http://www.publico.es/sociedad/lado-oscuro-madre-teresa-del.html
  3. "Google recibió una multa récord por competencia desleal". Disponible por: https://www.eldiariodelarepublica.com/nota/2017-6-27-15-33-0-google-recibio-una-multa-record-por-competencia-desleal
  4. "Perón y los nazis: una fraternal relación". Disponible por: http://www.dw.com/es/per%C3%B3n-y-los-nazis-una-fraternal-relaci%C3%B3n/a-2541762-0
  5. Lo mucho de malo que tuvo Perón se ha ido olvidando con el tiempo”. Disponible por: https://es.panampost.com/belen-marty/2015/05/14/mucho-de-lo-malo-de-peron-se-ha-idoocultando-con-el-tiempo/
  6. "Cooke sobre los contratos petroleros del gobierno de Perón". Disponible por: https://www.elhistoriador.com.ar/frases/revolucion_libertadora/cooke_sobre_los_contratos_petroleros_del_gobierno_de_peron.php

21 de enero de 2018

1º Concurso de Socialdemencia

Por alguna razón no puedo hacer que la gente me siga en Instagram y en Twitter, así que he acudido a una medida radical e innovadora... ¿Se nota que estoy desesperado?

Por si acaso se lo preguntan: Sí, me divierto mucho.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...