La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

31 de agosto de 2012

El Que Vota No Se Debe Quejar


"Si no vas a votar, entonces no te puedes quejar", es el argumento más común para evitar el abstencionismo en los procesos electorales. Pero la lógica nos dice otra cosa: si votas, no deberías quejarte.

La democracia se fundamenta en un principio básico: la mayoría gana. Y con el tiempo se le han ido agregando otros asuntos, como la división de poderes, respeto de las minorías, respeto a los derechos humanos, etc. Pero la esencia es que las mayorías son las que deciden "el camino a seguir". De ahí que, entendiendo como funciona "el sistema", y decides salir a votar, entonces eso quiere decir que estás de acuerdo con ese sistema, e independientemente del resultado que sea, estás obligado a cumplir lo que la mayoría diga, es decir, no te debes quejar. Quizás eso no te importe, y te sientas orgulloso de cumplir con lo que diga la mayoría, a pesar de que hemos escuchado muchas veces que no debemos dejarnos llevar por lo que otros digan.

Pero, también, quizás "el sistema" sea corrupto (disculpen la redundancia). Quizás las empresas, los medios de comunicación, un pequeño grupo de personas, el crimen organizado o los partidos políticos sean los verdaderos dueños de la toma de decisión (de nuevo, disculpen la redundancia). Y aún así, a pesar de que muchos saben esto, continúan legitimando el sistema mediante el voto. Por ejemplo, en las reciente elecciones mexicanas, muchos ciudadanos estaban conscientes de la ventaja mediática de Peña Nieto, incluso vaticinaban un posible fraude y hasta algunos nexos con el narcotráfico se escondían tras el telón. Entonces, ¿Para qué salir a votar y legitimar un sistema corrupto?

¿Qué? ¿Qué si no votas entonces otro estará eligiendo por ti? Supongo que eso es cierto. Sin embargo, en una democracia representativa siempre otro decidirá por ti. En realidad, la democracia representativa es poder elegir a la persona que va a elegir por ti, así que seguimos siendo ajenos a la toma de decisiones que podrían afectar nuestras vidas.

¿Pero es que el que no vota es porque no le importa su país? Con aún más razón para no ir a votar, puesto que una persona responsable NO "delega" las responsabilidades a otro, y participa directamente en la toma de decisiones de su comunidad.

Se ha intentado deslegitimar el abstencionismo, relacionándolo con la apatía, y puede que en algunas personas esa puede ser la razón, pero el abstencionismo es también una posición política tan legítima como cualquier otra, puesto que ha sido históricamente una herramienta para rechazar el sistema político. De hecho, tal es así, que en muchos países existe el voto obligatorio (la gran mayoría de los países latinoamericanos), puesto que la abstención representa una gran amenaza a la legitimidad del sistema político.

Todos son demócratas, hasta el día en que las mayorías deciden que te lances por un puente. Todos son demócratas, hasta el día que alcanzan el poder. Y si no quieres que te obliguen a lanzarte de un puente, o no quieres que la injusticia se haga institución, ¡sencillo! ¡No votes! ¡Decide por ti mismo! ¡Organízate! ¡Organicémonos!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...