La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

8 de marzo de 2011

Día de la Mujer: Pezones Desinflados

Jesús Cardozo es uno de esos comediantes polémicos que le encanta tocar temas "sensibles" en sus monólogos. Cuando entra al escenario, entre aplausos de recibimiento, empieza su monólogo así:

¿Saben algo? Hace un par de años, este mismo día y en este mismo lugar, traje a colación el tema del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Este es un día, por decirlo de algún modo, interesante. Es interesante porque he visto que la gente tiene la costumbre, en este día, de felicitar a las mujeres. Cosa que si ustedes saben, hacen enojar mucho a las feministas. Esto es porque darle felicidades a una mujer en el Día Internacional de la Mujer es como felicitar a un enfermo de sida en el Día de la lucha contra el Sida. ¿Gracioso? Claro que lo es. El día de la mujer es el recordatorio de una lucha histórica por las reivindicaciones de género alrededor del mundo, y pues, es bastante ofensivo que se banalice este día como si fuera el día de las madres o el día de la secretaria. No es un día para felicitar ni lamentar, sino para crear conciencia. Por eso, si les gustaría ver como es una feminista enojada, vayan a felicitarla ahora mismo! Y no se dejen engañar, las más pequeñas también pegan muy fuerte... Sobre todo si eres hombre, ya que sus puños están al nivel de los testículos. Y si eres mujer y dices semejante tontería, mejor acostúmbrate a que te llamen "descerebrada". El Día De La Mujer no debería celebrarse, puesto que un principio nunca debió haber sido necesario que se inventara.

Las feministas son seres muy sensibles y fáciles de hacer enojar, como toda mujer que se respete. Recuerdo que una vez estaba saliendo de un edificio, y me apuro a abrir la puerta. Y justo atrás estaba una mujer, que me dijo:
- "Yo puedo abrir mis propias puertas"- con la acostumbrada cara de antipatía que tanto me encanta.
Ante eso, me resultó muy difícil no decirle:
- "Pues yo me estaba abriendo la puerta a mi, y usted se metió..."- con mi acostumbrada cara de "me sabe a mierda"- "y aunque parece que puede abrir sus propias puertas, de todos modos se metió...".
Bueno, seré sincero, yo le abrí la puerta a la dama, quería ser amable... Pero ahora ya saben que pasa cuando me caes mal.

Ustedes han visto, que por lo general, una mujer normal se queja de que "la caballerosidad no existe". Pero la verdad es que no hay nada más machista que la "caballerosidad". Esta proviene de la idea machista de que a la mujer hay que cuidarla, protegerla, y blablabla, ya que la mujer es el "sexo débil"; y esto no es más que no es más que otro modo en que la mujer aprende a ser dependiente del hombre. Y es que a veces hay que dejar que la gente se golpeé el culo con la puerta... ¡Para que aprenda! Y es que, aunque suene raro, a veces "hacer algo por alguien más" también puede ser un indicio de "superioridad". Por ejemplo, si Jesús de Nazareth se agachó para limpiarle los pies a sus discípulos, entonces si hago lo mismo seré tan bueno ("superior") como él. Es así como la humildad se convierte en la forma más elegante de pedantería.

La verdad es que la mujeres no necesitan protección, puesto que en sí mismas son muy fuertes. Y esto se los puedo comprobar dado que este morado que tengo en el brazo y este chichón no se hicieron solos... O quizás sí... Ya no recuerdo... Es peligroso para mi decir nombres... Mi novia está en el público. Se dice que el hombre es anatómicamente más fuerte que la mujer, pero hay estudios que dicen lo contrario. Para obtener masa muscular la mujer sólo tiene que hacer ejercicio, y eso la puede hacer más fuerte que un hombre. Pero claro, eso no suele ocurrir porque las mujeres tienden a ser flojitas... ¡No se me vayan a enojar! ¡Que saben que digo la verdad! Pero está claro que una "mujer musculosa" no es lo normalmente aceptado como belleza en nuestras sociedades. La parte curiosa del asunto, es que está claro que una mujer puede aguantar más dolor que un hombre, y el ejemplo más claro es el del parto. ¿Ustedes creen que un hombre aguantaría eso? Naahh... ¿Están locos?... si un simple golpecito en las bolas ya es suficiente para sentir que es el fin del mundo. ¡Pero hey, hey! ¡Que conste! Un golpecito en las bolas duele mucho jummm.

Siempre que recuerdo estos temas de género, me viene a la mente el hecho de que todos los hombres, en un principio, íbamos a ser una mujer. TOODOOS. Me explico: Cuando un embrión de un bebé humano, -o lo que podemos llamar "no-nato", si quieres usar términos religiosos- se empieza a formar en el vientre de su madre, en un principio tiene características más parecidas a las femeninas que a las masculinas. Mientras pasa el tiempo, el azar va haciendo de las suyas (los cromosomas Y, la cantidad de testosterona presente, y diversos factores), y lo que en un principio iba a ser una vagina, se convierte en un pene. Si no existen todos esos factores, por simple inercia el embrión se convierte en una mujer. De hecho, por esta razón es que todos los machos también tenemos pezones -y hasta podemos tener cáncer de mama-, porque todos estamos basados en lo que podríamos llamar una "plantilla femenina". Es decir, la biblia se equivoca al decir que la mujer salió de una costilla de Adán; más bien el hombre salió de una mujer a la que Dios le desinfló las tetas y que, a falta de mejor ingenio, le puso un palo hueco entre las piernas. Y esa es la razón por la cual los hombres tenemos una fascinación con los senos, puesto que queremos recuperar esos senos que Dios nos desinfló injustamente -Jesús coloca una cara seria de indignación-.

Por eso yo simplemente no tolero a una mujer que no está contenta con sus senos: que si son muy chiquitos y cuando me acuesto parezco una mesa... que si son muy grandes y parece una ubre... que si una es más grande que la otra y parezco un bicho raro... que si me sobra la plata... A las que escucho decir esto siempre les digo:
- Bueno, si no te gustan, mejor me las das a mi... Y yo les doy todo el amor y cariño que tu no les das... De hecho, apenas te conocí ya le había puesto nombres a tus tetas: la de la izquierda se llama Estefany, y la de la derecha se llama Cindy... Y a ninguna de ellas les gusta usar sostén y prefieren que las abrace todo el día ^^... ¿Tu siquiera le has puesto nombres a las tuyas? ¿Verdad que no? eh? eh?
Y ese suele ser el momento en que me mandan con mucho cariño a la mierda...

Creo que la peor parte de la cuestión de género es la estúpida diatriba de: ¿Quien es mejor? ¿El hombre o la mujer? Pues, en primer lugar, ambos son seres humanos, y no hay nada peor que eso. En segundo lugar, eso es un tema de debate cuando tienes 8 años... Que todavía lo usen los adultos me resulta bastante infantil. Que si históricamente la mujer ha sido la oprimida y el hombre el opresor, tampoco hace mejor a ninguno. Reconocer lo mejor o lo peor es algo que se juzga individualmente, y no en grupos. He hablado con hombres que son unos imbéciles, y he hablado con mujeres que son más brutas que una piedra. También he hablado con hombres y mujeres que son inteligentes y personas agradables. Así que en este sentido el género no es lo que importa, sino la persona.

Al final esto es lo que en verdad importa -Jesús quiere dar fin a su monólogo-: lo que somos como individuos, y no lo que somos como parte de un grupo. Todavía queda mucho por hacer en este sentido. El día de la Mujer cumple hoy su aniversario número 100, y la desigualdad todavía sigue siendo visible, tanto en el trabajo, como en el hogar, en las relaciones, y en muchos aspectos de la vida. El tema de género no es algo exclusivo de las mujeres, pues, como decía Simone de Beauvoir: "El problema de la mujer siempre ha sido un problema de hombres".

Creo que han habido algunos avances en el tema de género. Hace unos siglos, el lugar de la mujer era que debía complacer al hombre, tanto en el hogar como en la cama, sin quejarse... Ahora, se deben complacer mutuamente, y si hay queja... "me divorcio!". Esto siempre me recuerda un chiste cruel y vulgar que dice: "Hace un par de siglos, la mujer debía ser condescendiente con el hombre aunque lo tuviera "chiquito", pero ahora... ahora ella te ve y te dice: 'Ay míralo... que lindo... si parece de verdad'"... jaja!

Jesús Cardozo se despide sin decir más.

Puedes leer mis otros post al respecto:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...