La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

22 de enero de 2011

Socialista Sí, Comunista No

Es normal ver a mi presidente Chávez -respondiéndole a sus detractores- haciendo la aclaratoria de que en su proyecto político no se intenta implementar el comunismo, sino el socialismo; en un intento de no asustar a la población con la siempre horrible palabra "comunismo".Y ante esto, debo reconocer que mi presidente tiene la razón.

Pero antes de empezar a divagar es necesario entender qué es lo que se entiende por "socialismo" y "comunismo", ya que ambos términos dan para muchos equívocos. A veces socialismo se suele asociar a todo lo relativo a la sociedad o al bien social, como por ejemplo, los Estados sociales -socialistas- de los países nórdicos, Inglaterra, Francia, etc., que gozan de programas sociales que para algunos rozan la utopía.

Pero ese no es el socialismo al que nos referimos cuando nos metemos en la cabeza de mi señor presidente. Nosotros tenemos que hablar del socialismo y el comunismo de la teoría marxista-leninista. Donde el socialismo no es más que una etapa de transición hacia el comunismo.

El marxismo coloca tres etapas finales en el siguiente orden (hay otras etapas anteriores que no nos interesan): "capitalismo, socialismo y comunismo". Capitalismo es la etapa en la que el mercado es "libre" -entre comillas-, donde existe la propiedad privada y la participación del Estado es muy poca, tanto en términos políticos como sociales. Es la etapa de las clases sociales (dicotomía de burguesía y proletariado), donde las clases más bajas -las mayorías- son inconscientes de su condición de explotados. El socialismo es la etapa consiguiente del capitalismo donde el proletariado -obreros, granjeros, y demás marginados- se hacen conscientes de su condición de explotados, y por ello toman el poder político, es decir, el Estado, por medio de la violencia. A la toma del Estado por parte del proletariado es lo que se conoce como la "Dictadura del proletariado", lo cual puede verse como sinónimo de democracia, ya que el proletariado siempre será la mayoría. Pero aún en esta etapa el capitalismo no ha desaparecido, y el trabajo del nuevo Estado socialista es acabar definitivamente con los remanentes del capitalismo: la abolición de la propiedad privada y la toma de los medios de producción (la tierra, materia prima, las fábricas, herramientas). Una vez acabada la propiedad privada y de la toma de los medios de producción, ello trae consigo la desaparición de la burguesía (Lo que te hace burgués no es tu pinta bonita, sino tus propiedades). Si todo eso se acabó, ¿De que sirve el Estado? Con ello entramos a la última etapa, el comunismo o la abolición del Estado. En el marxismo se identifica al Estado como un instrumento de la burguesía que tiene como principal fin la protección de los intereses burgueses, es por ello que una vez acabado con todo el capitalismo, el Estado es innecesario. Entretanto, la nueva sociedad comunista se puede organizar de maneras distintas al Estado burgués, que no impliquen la coerción de una ley o la coacción de un policía, que en esencia son amenazas a la integridad física y moral, y de nuestra libertad. Esta nueva organización es la Comuna. Donde las personas pueden participar libremente en la toma de decisiones, practicando la democracia directa.

¿Utopía? Quizás, pero no es de nuestro interés. Entendiendo esto, podemos ver que el comunismo NUNCA HA EXISTIDO. En la antigua Unión Soviética, durante sus 69 años de existencia, nunca existió el comunismo. Como nunca llegó la famosa abolición del Estado, no se puede decir que existió el comunismo. Lo único que había era socialismo. Ni en Cuba, ni en Corea del Norte, ni en Vietnam, ni en China, existe el comunismo, ni nunca existirá.

Las atrocidades de aquellos Estados fallidos se hicieron en socialismo, no en comunismo. Así que la gente no debería tenerle ningún miedo al comunismo, sino al socialismo.

Ahora, volviendo con Chávez, hay que notar la gravedad cuando afirma que no se quiere implantar el comunismo, sino llegar a una sociedad socialista. Como ya vimos, el socialismo es la etapa donde el Estado es dueño y señor de todo, pero que en el marxismo, este eventualmente se acabaría. Nuestro señor presidente plantea sin lugar a dudas el control total del Estado de forma permanente, lo que inmediatamente ya lo hace más cercano al fascismo. Como decía Mussolini: "Admitiendo que el siglo XIX haya sido el siglo del marxismo, del liberalismo y de la democracia, no quiere decir que el siglo XX deba ser también el siglo del marxismo, del liberalismo y de la democracia. Se puede pensar que el siglo actual es el siglo de la autoridad, un siglo fascista; y que, si el siglo XIX fue el siglo del individuo (liberalismo significa individualismo), se puede pensar que el siglo actual es el siglo del "colectivo" y, por consiguiente, el siglo del Estado". Ese es el verdadero fascismo, la participación total del Estado en la sociedad.

De ese modo, la defensa de Chávez: "Socialista sí, comunista no", no parece muy buena para alguien que entiende los conceptos. Por lo menos a mi me queda claro que estamos en vías al totalitarismo y -con la nueva ley de Conscripción y alistamiento militar- a la militarización de la sociedad.

Tanto Lenin, como Stalin, como Trotski, como Mao Zedóng, como Castro -y como lo hará Chávez- todos traicionaron a las comunas, traicionaron a los trabajadores, traicionaron al pueblo, traicionaron el ideal comunista, que al menos por sus objetivos de crear una sociedad democrática, sin coacciones y en plena libertad e igualdad, era bastante respetable, y en vez de eso crearon una nueva estratificación de la sociedad: ya no era la explotación del proletariado por parte de la burguesía, sino la explotación del pueblo por parte del Estado.

Espero que por lo menos aprendamos a usar bien los términos.

PD: Este fue un post rápido. Me tomó poco más de dos horas redactarlo xD. Quizás parece mucho, pero créanme, he pasado días redactando un par de paginitas jaja.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...