La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

6 de enero de 2011

Piratas y Corsés (Parte 3)

Esta es una historia ficticia basada en personajes reales y hechos históricos. Los personajes narrados en verdad existieron, pero me he inventado todos los diálogos y algunos detalles para hacerlo más entretenido jeje, aún así intento mantenerme lo más fiel posible a la parte histórica. Esta es la tercera parte de la historia. Por aquí se puede encontrar el resto de las historias.

En cuanto a Anne Bonny, cuyo apellido de soltera era Cormac, y también conocida por el diminutivo "Bonn", nació en una población cercana a Country Cork, Irlanda. Desconocemos la fecha exacta de su nacimiento, porque habiendo ejercido un oficio como la piratería, las fuentes oficiales son escasas, sin embargo, muy posiblemente nació a inicios del siglo XVIII.

Ella fue el resultado de otro amorío, pero esta vez de un rico y respetado abogado del pueblo de Country Cork, con la criada de su esposa. Un día, mientras el señor William Cormac -futuro padre de Anne- disfrutaba de una tarde muy agradable con su criada en el lecho matrimonial, su esposa espontáneamente decide darle una de las mayores sorpresas de su vida al descubrirlos en el acto.

El acto indecente hizo mucho escándalo, no sólo por parte de una mujer histérica que era la esposa, sino en todo el pueblo. Como dicen por ahí: "pueblo chico, infierno grande". Hubo mucho revuelo sobre el asunto con los vecinos, y los consecuentes comentarios y reproches. La mujer pidió la separación, y William no tuvo más remedio que empezar desde cero un mundo nuevo. De ahí partió al nuevo mundo, en Charleston, Carolina del Sur, y se llevaría consigo a la hija producto de sus desventuras, Anne Cormac.

Una vez en estas colonias "sin nombre" pertenecientes a Gran Bretaña, que luego formarían lo que hoy es Estados Unidos, el padre de Anne volvió a amasar una gran fortuna, haciéndose un respetado hacendado, dueño de numerosas plantaciones. Así que su nivel de vida no cambiaría demasiado.

Anne desarrolló su infancia como una niña con una buena calidad de vida y una buena educación, aunque siempre fue muy rebelde desde niña. Recordemos que esta era una época en que la principal función de las mujeres se reducía a tener hijos y cuidar de la familia, cosa que no agradaría mucho a nuestra protagonista. Quizás muchas mujeres pensaban igual que Anne, pero por costumbre o miedo, la gran mayoría de ellas no se rebelaría en contra. Anne escucharía muchas historias románticas de la piratería, y soñaba con la idea de una vida de piratería, un símbolo de libertad total. Anne lucharía por lo que la mayoría de las mujeres de la época no defendieron.

Anne, con apenas 13 años, demostró ser una fémina de carácter fuerte. Era una chica hermosa, voluptuosa, grosera, agresiva y de mal temperamento, como quedó demostrado la vez que cortó a uno de sus sirvientes con un cuchillo de pan, porque este le contó algunas de sus travesuras fuera de casa a su padre. A sus 15 años, ya era vista frecuentando muchos bares del puerto de Charleston, y muchas de esas veces en los brazos de algún bucanero.

Se dice que una vez mandó a un hombre al hospital al golpearlo con una silla, después de que este dijera algunos comentarios inapropiados sobre todo lo que le quería hacerle a su "lindo trasero". Y es que, para gran desfortuna de muchos hombres, a Anne le habían enseñado a pelear y luchar con espada desde joven. Era tan diestra con la espada, que pudo desnudar a su maestro de esgrima con sólo utilizar su espada, botón por botón. Un espectáculo que se pudo ver en público.

Un día, cuando Anne tenía apenas 16 años, salió de casa como la misma chica agresiva y temperamental de siempre, y regresó a casa como una chica agresiva y temperamental con marido. Cegada por su idea romántica de la vida de un pirata, Anne se casaría con un marinero que conoció en el puerto, llamado James Bonny, quien tenía relación con algunos piratas.

A la brava e inocente Anne le gustaba la vida excitante de marinero que tenía James, y a James le agradó la idea de una esposa bella, fuerte y adinerada... sobre todo adinerada. James no tenía la mejor relación con su suegro, pero ¿Quien la tiene? Al padre de Anne no le gustó para nada la idea de que su yerno se hiciera con su fortuna algún día, así que desheredó a Anne para aguarle la fiesta a su querido yerno James. Muy enojada con lo que su padre le había hecho, la noche siguiente, la ahora Anne Bonny, tomó una antorcha, y frotó las llamas contra las cosechas de trigo con un lindo rostro de dulce venganza. A la mañana siguiente la cosecha de varios meses eran tan sólo ceniza. Lo que tomó meses en lograr, acabó en apenas unas pocas horas.

Ya Anne y James Bonny no tenían otra opción, debían huir o ser detenidos. Se embarcaron a Nueva Providencia, actualmente conocida como Nassau, una de las islas más conocidas de las Bahamas. Nueva Providencia, que originalmente fue territorio español, fue uno de los refugios de piratas más importantes desde 1715 a 1725, que acogió a renombrados piratas como Barbanegra o el capitan Kidd, quienes aprovechaban la cercanía con Florida para continuamente atacar a las flotas españolas que volvían a su país con importantes cargamentos de oro y plata. Años más tarde el gobierno británico la estableció como colonia formal y cuartel militar, escogiendo como centro neurálgico la pequeña ciudad de Nassau.

La suerte sonrió a James, ya que el gobernador de la isla era Woodes Rogers, un conocido corsario inglés, que a diferencia de cualquier pirata, este tenía el permiso de la corona inglesa para capturar y saquear buques mercantes enemigos. Era un criminal con licencia, por decirlo de alguna manera, y muy conocido en el bajo mundo de la piratería. James logró conocerlo en un festival, y su adulación fue tan buena que consiguió trabajo al servicio del gobernador, en calidad de informador. En cambio, Anne abrió una taberna que sería muy frecuentada por numerosos piratas.

El empleo de James provocó que pasara largas temporadas fuera de casa, lo que permitía que Anne fuese cortejada muy a menudo y que tuviera varios encuentros amorosos. Entre esos encuentros se encontrarían Chidley Bayard, uno de los hombres más ricos del Caribe para aquel momento; así como también tuvo una relación uno de sus asiduos clientes de la taberna, el reconocido pirata, Jack "Calicó" Rackham, sobrenombre que obtuvo por su extraña costumbre de usar ropa interior de seda.

[la historia continúa]
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...