La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

31 de diciembre de 2010

Feliz Año Nuevo!!

Menos mal que se acabó este año. El 2010 será recordado como el año en que Dios practicó tiro al blanco con Haití (pero los desgraciados son muy duros de matar); del temblor y los mineros chilenos, de la mancha negra de BP, de Correa aflojandose la corbata amablemente para que lo maten, del bicentenario de las revoluciones latinoamericanas, del mundial de Fútbol y el campeón España, de un volcán que detuvo a Europa, de mucho frío y mucho calor cerca de los polos del mundo; de grandes inundaciones en los países tropicales que provocaron muchos damnificados, como los 2 millones en Colombia y los miles en Venezuela; de nuevos presidentes y otros expresidentes muertos; de la crisis económica en Grecia, España, Portugal, e Irlanda; de un Vargas Llosa que por fin tiene su Nobel; Wilkileaks empieza a dar noticias alrededor del mundo, las cuales muchas ya eran bastante obvias; así como una larga lista de personalidades que se murieron... Muchos murieron este año, ¿Pero qué le importa a un medio de comunicación a quien hayas conocido más que Nestor Kirchner o Carlos Andrés Pérez o Dennis Hopper? En términos generales, este año fue muy malo, y si el 2011 quiere ser más malo, tendría que "echarle bola", como se dice por estos lados del mundo.

Espero que al menos en términos personales, este año haya sido un poco mejor para todo aquel que me lee. Al menos para mi no fue malo en ese sentido, pues este año me pude graduar de mi carrera, y se me ha quitado un enorme peso de encima, aunque en el fondo ya extraño la universidad. Este año pude compartir más con mi familia, como un viaje que hice recientemente, y también con mis amigos. Tengo buenos amigos, serán poquitos, serán ladillas, serán en su mayoría mujeres, pero los quiero mucho. De algún modo que todavía no entiendo, siempre conozco gente nueva, que me traen nuevas ideas, nuevos disgustos, nuevas alegrías, o nuevas oportunidades. Supongo que en esto último también cuenta una bola de pelos que me encontré en la calle y de la que ya me encariñé.

Yo nunca me he planteado eso de "metas para el año nuevo", y esta vez no será la excepción (jaja). Pero si guardo la esperanza de tener un trabajo para Enero (ya tengo una oferta por ahí), y de estudiar un postgrado en Derechos Humanos.

Estoy medio decepcionado porque no pude hacer mi super viaje épico a través de Centroamérica hasta México... Pero todavía sigo medio empeñado... y conociéndome soy capaz de hacerlo aún teniendo 80 años.

Si yo fuera un fanático religioso, por todos estos acontecimientos podría inferir que "los últimos días se acercan" y que todo va de acuerdo a la profecía del 2012 de los mayas... Pero si "El fin se acerca" realmente, ¿Sería muy malo si hago un llamado a una orgía planetaria? Después de todo, el fin se acerca... ¿Por qué no disfrutar los últimos minutos? (jaja).

Les deseo a todos un Feliz año nuevo, y Gloria a la razón y el amor en nuestro ser, y paz para con todos los hombres sobre la faz de la tierra. (Lo que no dice en Lucas 2:14)

27 de diciembre de 2010

Piratas y Corsés (Parte 2)

Esta es una historia ficticia basada en personajes reales y hechos históricos. Los personajes narrados en verdad existieron, pero me he inventado todos los diálogos y algunos detalles para hacerlo más entretenido jeje, aún así intento mantenerme lo más fiel posible a la parte histórica. Esta es la segunda parte de la historia. Por aquí se puede encontrar el resto de las historias.

Para continuar con la historia, empezaré con Mary Read. Su madre, cuyo nombre desconocemos, era una hermosa londinensa de la época, casada con un marino mercante, de cuya relación tuvieron un hijo -hermano mayor de Mary- llamado Mark Read.

Su marido tenía un lucrativo trabajo, y vivían cómodamente. Pero el trabajo de marino mercante es un trabajo de 24 horas, y pueden pasar semanas, e incluso meses, en alta mar. ¿Y que otra cosa podría hacer una mujer solitaria en una época en la que no existía la televisión o el Internet? Así, la joven y hermosa esposa tuvo amoríos con otro hombre, de la cual tuvieron una hija, nuestra protagonista Mary Read.

De algún modo, la madre de Mary Read pudo ocultar su nacimiento durante un tiempo, hasta que llegó la infortunada desgracia de la muerte de su primer primogénito. Como un modo de evitar contarle sus desventuras al esposo, ella viste a Mary con las ropas de su difunto hijo, y la hace pasar por Mark Read. Todos se creyeron el cuento, inclusive el mismo padre, quien por pasar tanto tiempo en alta mar, realmente no conocía a su hijo. Al poco tiempo, el esposo muere en alta mar: aquel mar del cual vivió, el mismo mar que lo mató.

La madre de Mary Read nunca tuvo la mejor relación con su suegra, ¿Pero supongo que esto no debe sorprender a nadie? Su suegra muy gratamente se ofreció a darle una pensión para mantener a su adorado nieto, una libra por semana para su manutención, cosa que obligó a la pequeña Mary Read a continuarse disfrazándose de su difunto hermano. Y si la vieja señora Read se enteraba alguna vez que la esposa de su hijo tuvo un amorío, y que su nieto murió, las cosas irían muy mal para ambas. Sin nieto, no había dinero. Todo indicaría que Mary Read sería "Mark Read" durante mucho tiempo, y al menos así lo fue, hasta que la abuela de Mary murió cuando tenía 13 años.

Eso había sido todo, no más disfraces. Al morir su abuela, nuestra protagonista no tuvo más remedio que empezar a ganarse la vida. Una amiga de su madre, le encontró trabajo como servidumbre de una familia francesa, pero no duró mucho atendiendo a unos estirados franceses y huyó.

Por alguna razón, Mary Read había disfrutado mucho más el rol de varón que el de la hembra, y en esa época, ¿Quien le diría lo contrario? Tanto fue así, que su propia madre la desheredó por su clara conducta masculina, que irónicamente, ella misma propició.

Sin nadie en el mundo, Mary Read hizo para lo que fue entrenada: se vistió de hombre, y no teniendo otro mejor trabajo, se enroló en la marina mercante. Un día llegaron a un puerto del Flandes, una región de lo que hoy se conoce como los Países Bajos u Holanda, y a Mary Read le llamó la atención un grupo de marineros que estaban ese día en el puerto. Eran soldados. Después de la Guerra de Sucesión Española, tropas británicas habían ocupado militarmente el Flandes, a pesar de que dichas tierras oficialmente pertenecían a la casa Habsburgo de Austria. Tanta vulgaridad, sudor y tetosterona llamó la atención de Mary Read... Pero no sólo eso, ella observó a un hombre en particular, lo observó, lo analizó, y le hizo palpitar más rápido su corazón. Mary Read no deja de ser una mujer como el resto.

La curiosidad de una mujer es el equivalente a la avaricia de un hombre, y de algún modo, logró enlistarse en las filas del ejército, tan sólo para conocer a aquel hombre. En el campo de batalla, Mary Read se demostró a si misma y a los demás su valía y valentía. Se enamoraría de un compañero de armas, llamado Fleming, el mismo que vio aquella primera vez en el puerto. Una noche, Mary Read le confesó toda su historia a Fleming, a quien en un principio "Todo le parecía muy extraño", pero que al final se convertiría en un romance secreto en las trincheras. Al finalizar la campaña, los tórtolos contrajeron matrimonio, y se establecerían en la ciudad de Breda, una pequeña ciudad holandesa. Allí, con el dinero obtenido de la campaña militar, juntos abrirían un bar llamado "Three Horseshoes", el cual fue muy frecuentado por los oficiales de su antiguo regimiento. Pero apenas 3 años más tarde, su esposo moriría de alguna enfermedad incurable por aquellos tiempos.

Mary Read no tardó mucho en vender todas sus posesiones, se volvió a vestir como hombre, y se enrolo nuevamente como soldado de marina. Esta vez Mary Read saldría de Europa en camino a el Caribe, donde sorpresivamente, la nave en la cual iba sería atacada por piratas. El capitán de los piratas se llamaba Jack Rackham, también conocido como Calicó, por su extraña costumbre de usar ropa interior de seda...

[La historia continúa...]

24 de diciembre de 2010

Calle Utopía

Esto es mi dulce intento de "poesía barata", así que agradecería que se leyera como si le recitaras a tu novia(o) o como si contaras el dinero de tu salario nuevo (¡Con emoción! jaja)

Iba a tomar el avión
justo cuando el corazón me partió
lleno de luces que abrían
más tarde esta triste poesía

No pido colores ni estrellas
ni lunas ni cosmos explotando
Debí decir todas aquellas
que me tienen hoy lamentando

Detesto al reloj y su oficio
que cada segundo trabajando
mantiene mis noches recordando
lo que hace el sacrificio

Puedo escribir sobre el cielo
y la lluvia que cae en el cemento
describir en un sentimiento
Pero me atrapa la reina del hielo

Cada día lo veo todo en vano
aun así hago lo que puedo
porque no se trata de si puedo lograrlo
si no de no hacerlo y lamentarlo.
¡Sí! Que romántico es el utópico,
que utópico es el romántico.

¡Es así! Bienvenido a Calle Utopía,
aquí se vende la esperanza
una historia que desembarca
a la vuelta de la esquina,
en cada rincón de tu alma.

23 de diciembre de 2010

Ya empieza la Censura en Venezuela

Gracias al amigo Wilmer, pude evidenciar como ya ha empezado la auto-censura en este país. La siguiente imagen la tomé del sitio web del Diario La Antena:

(Click para agrandar)

Se puede evidenciar a través de este enlace. Algo curioso que noté, es que inmediatamente, pasados 35 segundos, la web te envía a una publicidad. De modo que no te puedes quedar mucho tiempo leyendo el mensaje. Bueno, al menos tuvieron la decencia de no enviarte a una web de juegos de Disney. La verdad, desconocía la existencia del diario, y parece ser de clara tendencia chavista.

Así es como opera el gobierno para evitar que la población conozca todo lo que sucede en este país. Y esto sumado a la nueva Ley de universidades, nos pretenden adentrarnos aún más en las penumbras.

PD: Gracias a Wilmer por la información. ;)

20 de diciembre de 2010

¿Mi último post?

Todos los días pasa algo nuevo en Venezuela. Tanto es así, que al menos una vez a la semana, este pequeño país se menciona en la prensa internacional.

De entre todo lo que se puede hablar, está una nueva ley que regula el Internet. Este va a obligar a las operadoras del servicio de internet a censurar todo lo que los entes públicos puedan considerar como una "alteración del orden publico o incitación a delinquir", e inclusive, del derecho divino de todos de invocar a la madre de algún funcionario público.

La verdad no tengo ni la más mínima idea de cómo funcionaría ello, pero pienso que sería muy parecido a lo que disfruta China. La cual sus usuarios tienen cientos de miles de páginas que son censuradas, y muchos otros perseguidos por lo que puedan escribir en sus correos.

Esto muy bien podría limitar -de hecho, ese es su fin- las redes sociales, en especial Twitter y Facebook, donde la difusión de información suele ser excesivamente rápida. Pero esto también será válido para otras formas de comunicación como los blogs y los correos electrónicos. Por ejemplo, cada vez que a través de algún medio informático, se haga un llamado a la protesta popular, ahí aparecerá la censura.

¿Tiene el gobierno la capacidad de funcionar como el "gran hermano" del famoso libro 1984 de George Orwell? Lo dudo, pero poco a poco lo irá logrando. De hecho, con el tema de Wikileaks, los EE.UU. también tiene la intención de empezar a regular el internet. Ambas tendencias, la derecha y la izquierda, el liberalismo y el socialismo, son todas partes de la misma basura.

Estoy adivinando, pero creo que algún día, cuando el miedo inunde a la sociedad, y se lleve un buen tajo de ella, el fascismo, el verdadero, no del que Chávez habla todos los días, resurgirá de nuevo. Esas distopías que nos narra la literatura se hacen cada vez más y más ciertas. Los Estados de hoy en día, son mucho más fuertes que los Estados de hace 100 años. Los Estados que se hacen llamar "liberales", como los EE.UU e Inglaterra, vigilan del mismo modo a los ciudadanos que los Estados comunistas, de ahí la "Ley patriota" o las miles de cámaras instaladas en toda Londres, dizque, por la seguridad ciudadana. Todos los gobiernos sobreviven de la llamada "seguridad ciudadana", y sin ese miedo, los gobiernos no podrían existir. Por eso cada vez que un gobierno le quita algo algo al pueblo dice que es por su propia seguridad, como si el pueblo fuera un niño de 3 años...

A 26 años de la Era Orwell, ya guardé un respaldo de todos mis post en la PC, tan sólo por si acaso. Todavía me queda el papel... Y si me quitan eso, todavía puedo gritar por las calles.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...