La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

29 de octubre de 2010

Cuando un Blog cura el Alma

Encontré el siguiente tema en la web 20minutos.es, lo cual me pareció ligeramente irónico, puesto que es un tema que toqué recientemente en un post anterior (aquí). Lo deseo compartir y remitir con el resto.

Cuando un blog cura el alma

Internet ha cambiado muchas cosas, no sólo a nivel social y tecnológico, sino también a nivel terapéutico. Hay bastante gente que coge sus terribles historias, sus dramas y tragedias y las 'vomita' en la Red. Hay historias que desgarran como el blog de Candela Molina, una joven cuyos padres fueron asesinados en Marruecos, y en el que cuenta sus dolorosos sentimientos. Es uno de los más duros, pero no es el único.

Sin centrarse en un caso concreto, ¿qué sentido tiene? "Sufrimos un trauma o sufrimos un problema, pero va perdiendo fuerza cuantas más veces lo contamos", explica a 20minutos.es el doctor en psicología y profesor en la Universidad Carlos III, Guillermo Fauce. "Nuestro entorno nos ayuda a superarlo", resume este experto que asegura "que desde hace tiempo se recomienda a quienes han sufrido o sufren, que escriban sobre eso; antes era en un cuaderno y hoy es un blog".

No es nada extraño. Desde siempre ha habido una abundante producción literaria sobre las experiencias y traumas vividos -aunque el diario de Anna Frank no estaba destinado al público, se puede entender así-. "Es una práctica común", asegura Fauce. La víctima de ETA, Irene Villa, escribió un libro -Saber que se puede- con sus vivencias.

Las nuevas tecnologías han abierto ese campo. "Las víctimas del 11-M han hecho blogs privados para la gente de la asociación en los que cuentan sus vivencias y reflexiones", asegura este psicólogo que aquel día acompañó a familiares y víctimas de aquella tragedia.

Quizá lo que más pueda sorprender es cuando esas nuevas tecnologías se abren a toda la Red. Leer testimonios tan desgarradores como los de Candela Molina abiertos a todos es algo nuevo. "Abriéndote al público a veces te llega una sensación de reconocimiento social, pero también se buscan apoyos y, por qué no, se quiere que la experiencia personal ayude a otros", asegura este psicólogo. Puede haber peligros, como enfrentarse a comentarios hirientes de internautas desaprensivos [NOTA MÍA: Been there, done that], pero, en general, el efecto es "positivo".

El caso de esta joven no es único. Navegando podemos encontrar -aunque a veces sea complicado diferenciar entre un testimonio real y una macabra farsa- enfermos que cuentan cánceres terminales, soldados norteamericanos que han luchado en Irak, familias con problemas, familiares de mineros atrapados -como los de Chile- que buscan ayuda, reconocimiento y consuelo en los millones de interanutas anónimos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...