La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

24 de septiembre de 2010

De Venezuela para el Mundo

ADVERTENCIA: si eres venezolano, es probable que este post te vaya a dar caligüeva, así que anda a llorar pal valle si lo lees y te ladillas ¬¬ jeje


Pues hoy voy a decir que existe el destino, pues últimamente he recibido muchos comentarios de extranjeros, a los que les llama la atención la situación que atraviesa ahora mismo este pequeñito territorio cuyo interior de sus fronteras se le conoce como Venezuela. Así que voy a narrar desde mi perspectiva, la cual no niego que sea subjetiva, pues mi opinión sobre lo que ocurre en este país está muy clara, pero podría llamársele objetiva, porque estoy tanto en contra del gobierno venezolano como de la oposición venezolana (¿Quien más objetivo que el enemigo de ambos? jeje). Así que de Venezuela para el mundo, ¡¡allá les voy!! jeje

Primero, voy a empezar con un montón de números. Venezuela es un país de aproximadamente 30 millones de almas. Según cifras oficiales, la pobreza en Venezuela se ubica en 23% [1], y la pobreza extrema en un 6% [2], es decir, actualmente, un total de 8 millones de personas viven en la pobreza. Hasta 2003, la pobreza alcanzaba a la mitad de la población, de lo que se puede inducir que la reducción de la pobreza fue bastante drástico en poco tiempo. Esto se podría explicar quizás gracias al reciente boom petrolero, que hizo que el barril de petróleo alcanzara casi los 150 dólares, y Venezuela, siendo un país principalmente petrolero, pudo financiar ciento y un mil programas sociales, y logró la expansión de la economía a través del gasto público; 2) las cifras no son confiables... pero indagaremos en eso más adelante. En el caso del desempleo, esta se ubica alrededor del 8 por ciento. Quizás los amigos de España se sorprenderán al ver ese número, y deberían, porque este es un numerito mágico. Mi querido gobierno cambió totalmente la metodología para la medición del desempleo dada por la Organización Internacional del Trabajo, que consiste en considerar como "empleada" a una persona que goza de seguridad social, que tiene un ambiente laboral estable y permanente, y en su lugar, considera como "empleada" a una persona que sale a la calle a trabajar, es decir, a las personas que se benefician de las misiones sociales gubernamentales, a los comerciantes informales (buhoneros), también a los taxistas y al sujeto con una pierna que se monta en el autobús público para vender caramelos, y así sucesivamente cualquier persona que no goza de seguridad social y un trabajo estable y permanente. Así a cualquiera se le reducen los números... Y si el gobierno manipula los procedimientos metodológicos para medir el desempleo, ¿Que otra cosa no manipulará?

Tengo que mencionar, que en mis labores como estudiante de estudios internacionales, en ocasiones me fue muy difícil buscar información oficial actualizada sobre mi país. Los índices económicos y sociales suelen llegar hasta 2008 (año en que terminó la bonanza económica gracias al boom petrolero), y de los años más recientes sólo se puede especular. Y en ocasiones, ni siquiera hasta 2008. Ante esto se pueden asumir varias cosas: primero, que el instituto nacional de estadísticas es ineficiente (aunque personalmente no creo que sea cierto, pues de buena fe no quiero poner en dudas el profesionalismo de personas que no conozco); o segundo, que la información es retenida a propósito. ¿Por qué los retendría? Pues si algo que los gobiernos y las mujeres saben es que los números no son sus amigos en lo que a medidas se refiere... Desde el punto que se vea, es claramente una violación del derecho al acceso a la información.

Continuando desde el punto de vista social, la principal preocupación de la ciudadanía es la creciente inseguridad. En una reciente publicación del New York Times [3], se publicó que en términos comparativos, en Venezuela hay más homicidios que en un país en guerra como Irak. Señalan que para 2009 en Irak murieron 4.644 civiles, en cambio, en Venezuela, para el mismo año murieron más de 16.000 personas. Comparando con otro país con conflictos de violencia, como México, el narcotráfico -como decimos en Venezuela- "se queda chiquito" . Mientras en México, desde el año 2007 se han registrado 27.000 muertes por homicidios, en Venezuela se han registrado más de 43.000 muertes. Hace poco un importante personaje del gobierno venezolano, el presidente de TeleSur, Andrés Izarra, hizo burlas de estas cifras y comparaciones... Diciendo que no se puede comparar a Venezuela con Irak, con Colombia o con México, puesto que esos son países con graves conflictos. A mi me parece que con eso "el tiro le sale por la culata", porque entonces habría que responder: ¿Por qué si en este país no hay un conflicto bélico o de crimen organizado hay tantas muertes por violencia? Ellos se defienden así: "Esas cifras son falsas, inventadas, ficticias". Y con esto volvemos a caer en los mismo de antes: No es normal que aquí el gobierno publique cifras oficiales sobre eso, y para estos casos sólo se puede recurrir a ONGs especializadas en el tema. Tan sólo hace unos pocos días, el gobierno, a través del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), habló de un número de 19.133 muertos para el 2009 [4], lo cual es más alto que el número dado por el New York Times. También me hace preguntar: ¿Por qué ese instituto habla sobre esas cifras y no lo hace el Ministerio de Interior y Justicia, ministerio encargado de la seguridad ciudadana? ¿O por qué no lo dice la policía? ¿Por qué la dicen un grupo de estadísticos y encuestadores? Supongo esas preguntas se irán con las irrespondibles: ¿Que fue primero: el huevo o la gallina? y ¿Quien mató a Jimmy Hoffa?

La violencia en Venezuela es muy diferente de la México, puesto que mientras en México la violencia es esencialmente producida por el narcotráfico o crimen organizado, lo que en cierto modo, lo convierte en algo medianamente sistemático (control de rutas, de mercados, o zonas), en Venezuela no hay crimen organizado, ni mucho menos sistemático, es más bien "un par de sujetos que mataron a alguien para robarle el carro (o la laptop, el blackberry, y muchas veces menos que eso)". Seguro, hay bandas delictivas en el país, pero son grupos pequeños y locales, que normalmente son un "grupo de amigos". El secuestro y el sicariato también están a la orden del día, sobre todo en los estados fronterizos; todos los fines de semana se puede escuchar de una veintena de muertos tan sólo en Caracas, la capital; y estamos considerando en cambiar el nombre "medio de comunicación" por obituario (al menos yo lo hago). Conozco a mucha gente que no compra el periódico porque lo único que muestran son fotos de gente muerta y lo bueno o lo malo que es Chávez. Otra diferencia con México es que en aquel país, la violencia es un show mediático: decapitan, descuartizan, desmiembran, cuelgan cuerpos, hacen narco rituales, y lo que sea con el fin de llamar la atención de los medios, y enviar un mensaje a la ciudadanía, al Estado y a otros carteles; en Venezuela, no hay mensaje, ni nadie quiere llamar la atención, es sólo robar y matar. Tan sencillo como eso. Podría seguir comparando, como que la diferencia poblacional de México (más de 100 millones de habitantes) con Venezuela (30 millones de habitantes) hace que la tasa población/muertos sea mucho mayor para Venezuela (75 muertos por cada cien mil habitantes), pero no lo voy a hacer, porque mis amigos mexicanos van a pensar que estoy compitiendo (jeje). Competencia en la que estoy seguro ninguno de los dos quería estar.

Tengo que hablar de las cárceles venezolanas. Hace unos pocos meses hice una pasantía en una ONG de Derechos Humanos dedicada al tema carcelario, y asistiendo a muchas reuniones pude notar que la situación carcelaria en el país es incluso peor de lo que pensaba. Para el año 2009 murieron más de 350 personas por la violencia carcelaria, lo que da un promedio de poco más de un muerto al día. En otros países, en las cárceles se pueden encontrar chuzos, cuchillos, y todo tipo de armas blancas... Pero esas cosas son para nenas, en una cárcel venezolana puedes encontrar pistolas, fusiles de asalto, granadas, y todo tipo de armas de guerra. Incluso un ex-presidiario nos contó que dentro de la cárcel se podían comprar Desert Eagles, que son unas pistolas de alto calibre que ni siquiera las fuerzas armadas venezolanas la poseen. Y claro, como no podía faltar, el tráfico de drogas dentro de las cárceles es un negocio muy lucrativo. En realidad, las cárceles venezolanas son como un centro comercial, puesto que los presos también pueden comprar incluso blackberrys y tener internet -si puedes pagarlo, por supuesto-. Esto sonaría como una maravilla, sino fuera por el miedo de morir en cualquier momento y las terribles condiciones hacinamiento. El retardo procesal es una de las cosas más graves que hay en las cárceles, lo que viola los derechos humanos de los privados de libertad, puesto que existen casos donde una persona esperó varios años en la cárcel para ser juzgado, y una vez llega a juicio, es declarado inocente. Así un hombre pudo haber perdido muchos años de su vida, y es poco probable que el Estado se lo repare. El Estado culpa de todos los males carcelarios a los mismos presos, a sus familiares, a los gobiernos anteriores, al imperialismo y a los kanguros (No se crean, los kanguros son muy peligrosos... siempre están ahí, en Australia, saltando y viéndose bonitos... cuando en realidad conspiran para conquistar el mundo cuando menos te lo esperes), culpan a todos y no aceptan ni una pizca de responsabilidad con lo que sucede. De hecho, incluso acusan que son los familiares de los reclusos los que introducen las armas y las drogas a los planteles, lo cual es absolutamente falso, puesto que no sólo una Desert Eagle no cabe dentro de una vagina (al menos hasta donde tengo entendido), sino que las requisas dadas por los funcionarios militares que custodian los planteles revisan hasta en los lugares donde no alcanza el sol. Los que de verdad introducen las armas y las drogas son los propios guardias nacionales, quienes se ganan unas jugosas "comisiones" por cada artículo vendido. Si existe un infierno, se debe parecer mucho a esto.

Para seguir involucrando al gobierno, también podemos hablar de una violencia política, como la que ejerce Chávez cada vez que habla mal de sus detractores, o cada vez que alguien dice algo que no sea favorable para el gobierno, ya sea una persona o una organización, y sobre todo ONGs por atreverse a decir cifras (Este gobierno le tiene un verdadero miedo a las matemáticas). Así, el gobierno y sus simpatizantes sienten gran aversión hacia los medios de comunicación y los defensores de derechos humanos, quienes son constantemente atacados o perseguidos, si no por funcionarios del Estado (policías, abogados, jueces), por ciudadanos simpatizantes de Chávez que amedrentan contra ellos. No es de extrañar que ser comunicador social o defensor de derechos humanos, estén entre las profesiones más peligrosas (aquí y en cualquier parte del mundo).

En cuanto a los medios de comunicación, estos se dividen en oficiales y opositores. Los medios oficiales no hacen más que alabar a Chávez y su gobierno, y omiten todo aquello que no sea muy conveniente para ellos; en cambio, los medios opositores -también llamados "privados"- no hacen más que informar todo aquello que perjudica a Chávez y a su gobierno, y omiten o no resaltan aquello medianamente bueno que el gobierno haya podido hacer, y sobre todo, omiten cuando el gobierno se alía con petroleras transnacionales. El gobierno se queja constantemente de una supuesta "hegemonía comunicacional" de los medios privados, pero en los hechos esto es falso, puesto que el Estado venezolano es dueño de la mayoría de los medios de comunicación impresos y audiovisuales... Que nadie quiera comprar los periódicos bolivarianos y ver su horrible y aburrida programación televisiva, eso es otro cantar. Además, cada vez que al presidente le da el gusto, este encadena todos los medios audivisuales nacionales, y si estabas viendo un juego de béisbol, o viendo una de esas cursis y melodramáticas telenovelas venezolanas, o escuchando el waka-waka por la radio, te vas a tener que conformar con ver la hermosa verruga del presidente y escuchar lo que sea que el quiera hablar, a la hora que sea. Es algo así como tener una novia depresiva y parlanchina a la que no te gustaría darle un beso.

En cuanto a economía... ¡oh, la economía! La verdad creo que no hay mejor lugar para un estudiante de economía que vivir en Venezuela: si puedes comprender esta economía, entenderás hasta el propósito de la vida. Cómo dije antes, Venezuela es un país petrolero, petrolero y más petrolero. Se depende casi exclusivamente de la mierda del diablo desde los años '20, y antes de eso el país era un país de granjeros y caudillos. Los granjeros están en extinción, pero los caudillos son una especie de gran adaptabilidad, y todavía sobreviven hasta nuestros días. De hecho, son la única especie animal que considero deberían estar en cautiverio.

Venezuela es el país con la inflación más alta del continente americano, y hasta inicios del 2010 era la segunda inflación más alta del mundo. Y para los amigos de Argentina, que se sientan relegados de mis comparaciones internacionales, se encuentran en el tercer escalón de las inflaciones más altas del mundo[5]. Para mencionar algunos números, para 2009, Venezuela obtuvo una inflación anual del 28%, mientras que Argentina tuvo una del 15%, y a nosotros sólo nos gana la República Democrática del Congo, quien obtuvo una inflación del 31%. ¡Esos africanos siempre ganándonos en miseria! ¡Ya verán que algún día les ganaremos!

Este país latinoamericano es el único de la región que todavía se encuentra en recesión después de la crisis financiera mundial. Y aquí es donde la cuestión se torna interesante, puesto que en un país normal, con economías normales, cuando existe una recesión, normalmente la inflación también baja. Esto es obvio, pues cuando no hay crecimiento económico, no existen trabajos, si no existe trabajo las personas no tienen suficiente dinero, si las personas no tienen suficiente dinero simplemente no pueden comprar; al no poder comprar baja la demanda, y al bajar la demanda también bajan los precios de los productos. Y en el caso contrario, al aumentar el empleo y subir la demanda, también suben los precios. Pero el caso venezolano es una excepción a la regla, puesto que NO HAY crecimiento económico, y los precios continúan subiendo. Esta es una situación económica muy extraña que los economistas llaman "Estanflación" (Mezcla entre "estancamiento" e "inflación"). Esto se debe a diversas razones: Desde el 2003 en adelante, el crecimiento económico se debió más que todo a los altos precios del petróleo, y no gracias a la producción nacional. En la medida que se inició la crisis financiera mundial, y gracias -y muy irónicamente- a sus políticas de una economía semi-cerrada, Venezuela obtuvo una cierta protección ante la crisis, y pocos bancos y empresas se vieron afectados (De hecho, los bancos se han beneficiado mucho y han tenido ganancias exorbitantes durante este gobierno). Cosa de lo que el presidente se jactó cuantas veces pudo. Pero la risa no le duraría mucho, puesto que la crisis hizo que bajara la demanda mundial de petróleo, y por tanto también su precio, y por tanto el país el producto interno bruto venezolano también. La caída del precio del petróleo no afecta al empleo, y por lo tanto la demanda continúa siendo la misma de siempre, o inclusive más. A esto hay que sumar la demanda agregada producto de los programas sociales, que se financian precisamente con el petróleo. El gobierno ha apostado por financiar todos los programas sociales y proyectos posibles, aunque ello irremediablemente nos lleve a una alta inflación. Es decir, el señor presidente se aprovecha de que la mayoría de la población no entiende como funciona la economía, y les ofrece a los pobres un sin fin de ayudas económicas, con el fin de obtener votos, sabiendo que estas ayudas económicas también traen inflación, y por lo tanto perjudican a los pobres. Sí, ya lo sé, es una paradoja. La economía siempre ha sido una ciencia paradójica, la ciencia de lo imposible. Ya no quiero hablar de economía, que esto podría merecerse su propio tema.

Por decir todas estas cosas, el chavismo -quienes son el club oficial de Hugo Chávez-, me llamarán "fascista", "golpista", "burgués", "neoliberal", y entre otros muchos adjetivos que ya no recuerdo, pero de seguro me acusarán de ser de "derecha", como sin duda lo han hecho jeje. Para aquel que me conozca un poco, ya sabrá que no soy ni más remotamente de derecha, y que de hecho, esa gente por mi siente de todo menos aprecio jeje. Pero así es como funcionan las cosas por acá: "Si estás con Chávez, estás con Dios, y eres de los buenos; si no estás con Chávez, estás con el diablo, y eres de los malos". Aquí todo se personaliza alrededor de la figura de Chávez, cosa que no sólo hacen los chavistas, sino también la oposición. En ambos bandos se comportan como si cada elección se tratase de una lucha épica entre las fuerzas del bien y el mal. Cada uno auto-declarándose como los buenos y señalando al resto como los malos. La oposición venezolana, como no tiene nada que ofrecer, también se centran en la figura de Chávez, diciendo de alguna manera: "Mira, ciudadano, a menos que quieras que este señor que está gobernando siga haciendo de las suyas, lo mejor es que votes por nosotros". Es decir, en cierto modo, estos caballeros de la oposición saben que no son los más queridos, pero que es mejor que gobiernen ellos a que gobierne Chávez. Para no hacer de este post algo excesivamente largo, anteriormente ya hice una breve clasificación sobre las diferentes tendencias que existen en Venezuela, y si te interesa puedes leerlas por aquí.

Este es un país muy dividido gracias a la política. En ocasiones resulta muy difícil hablar sobre política en una reunión familiar, porque siempre termina en una discusión donde nadie resulta contento. Claro, esto siempre ha sido así, y este no es el único país con esa disyuntiva. Pero en los últimos años se ha exacerbado tanto la polarización política, que se llega al punto en que amigos y familiares se han dejado de hablar por esta misma razón. Incluso puedo poner ejemplos de mi propia familia: mis padres son ambos grandes opositores, tanto, que incluso escuchar la voz del presidente los pone de mal humor. Pero tengo algunos tíos y hermanos que son chavistas, y cada vez que hay una reunión familiar siempre hay ese miedo de hablar sobre el tema. Mi mamá se ha distanciado de varias de sus amigas por la misma razón, y ese distanciamiento no vino tanto por mi mamá, sino de sus amigas chavistas.

En los chavistas más ortodoxos, hay una especie de enorme resentimiento. Es un sentimiento de venganza y de rabia hacia las clases más ricas y poderosas y, como todo marxista que se respete, resaltan la lucha de clases. La verdad yo creo que sus sentimientos son totalmente válidos, y los respeto, pero difiero mucho de su modo de actuar. El error de la izquierda es creer que la revolución es más importante que el ser humano, más importante que la libertad. "¡Revolución aunque el mundo perezca!", es la idea central de la izquierda. Lo irónico es que si el mundo perece no puede existir una revolución.

La pregunta que se debe hacer todo extranjero que escucha noticias sobre este país: ¿Existe una dictadura en Venezuela? Al menos esa es la idea que venden los medios de comunicación nacionales e internacionales, pero en mi opinión, no, no es una dictadura, pero tampoco es una democracia, pero que yo diga esto tampoco es justo, porque considero que la verdadera democracia no existe en ninguna parte del mundo. Algunos geniecirijillos llaman a lo que existe en el país un "neototalitarismo", que no es más que un gobierno que actúa de modo totalitario, y que controla todos los poderes públicos, pero que lo hace a través de instrumentos legales e incluso democráticos. Pero me parece que esos genios se esmeraron demasiado (sarcasmo jeje), ya que Aristóteles había dado ya con esto hace miles de años atrás: Oclocracia o gobierno de la muchedumbre. Chávez utiliza a las masas para apoyar su proyecto, utiliza su muy buena demagogia, llena de palabras bonitas y sueños, para que le apoyen. Sí, sin duda Chávez es apoyado por la mayor parte de la población venezolana, si no fuera por eso, no habría durado casi 12 años gobernando en este país. Por lo que es un error esa imagen que proyectan los medios de comunicación que en Venezuela, Chávez no goza del apoyo popular.

Acabo de hacer el mejor resumen que puedo hacer sobre el tema. Sí, ya sé, ¿Eso fue un resumen? Sí, puesto que todavía hay muchas cosas que nombrar, como los conflictos con la iglesia, conflictos con otros países, alianzas políticas y económicas con otros países, la ideología chavista, la corrupción, los problemas energéticos, problemas de salubridad, problemas de tráfico, y muchas otras cosas más... Pero este post está muy largo, y hay una regla general que dice que un blogger no debe escribir demasiado... así que hasta aquí lo dejaré.

PD: En Venezuela se les dice a los hogares pobres como "rancho", que en otros países se suele referir a una hacienda. Un ejemplo de un rancho es la imagen del principio, pero es un rancho con televisión satelital... Triste, y ligeramente irónico y gracioso, pero triste al fin.



[NOTAS - FUENTES]:

1) http://www.elimpulso.com/pages/vernoticia.aspx?id=98835
2) Idem.
3) http://www.americaeconomia.com/politica-sociedad/mundo/en-venezuela-se-producen-mas-muertes-violentas-que-en-irak
4) http://www.el-nacional.com/www/site/p_contenido.php?q=nodo/150260/sucesos/19.133-personas-fueron-asesinadas-en-venezuela-en-2009
5) http://www.bbc.co.uk/mundo/america_latina/2010/01/100104_inflacion_intro.shtml
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...