La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

22 de enero de 2010

Aja… Estudios Internacionales… ¿Y con qué se come eso?

Este post puede ayudar a todo aquel que esté pasando por una crisis existencial o que esté en búsqueda de una carrera universitaria. Con esto relato como es la carrera de Estudios Internacionales, la cual, hasta el momento, todavía estoy estudiando

Hay algo que siempre me molesta cada vez que voy a una reunión familiar, digamos navidades, año nuevo, día del padre, día de la secretaria, y blablablá (realmente no celebramos el día de la secretaria), y eso es que nadie sabe de qué demonios se trata mi carrera. Les coloco un diálogo con cualquiera de mis familiares:
- Oye Víctor, ¿Cómo te va en la escuela?- Pregunta típica para buscar conversación.
- Pues muy bien –respuesta típica a pesar de que en realidad te quieres lanzar una soga al cuello-, ya estoy terminando el séptimo semestre de mi carrera, y dentro de poco empezaré el último semestre y me graduaré «y me iré lejos de aquí, lero, lero»- Respondo y me dedico profunda auto-reflexión.
- ¡¡Ahh que bueno!!- Más le vale decir que es bueno-. Recuérdame una cosita: ¿Qué era lo que estudiabas tú?
- Yo estoy estudiando “Estudios Internacionales”. «¬¬ Te lo he dicho como mil veces»- pienso para mí mismo.
- Aja, aja… ¿Y eso es una carrera? ¿En qué universidad dan eso?
«Sehh… es una carrera ¬¬» respondo amablemente dentro de mi cabeza.
- Pues en el país (Venezuela) –respondo preguntándome qué pasaría si fuera un poco más grosero- hay pocas universidades que ofrecen esta carrera. Entre ellas está la Santa María (Universidad Santa María), y en donde estoy estudiando, la UCV (Universidad Central de Venezuela).
- Ahh ok, ok… Si me puedes refrescar la memoria, ¿De qué se trataba?- pregunta con una sonrisa inocente. Odio las sonrisas inocentes, y es peor en las mujeres.
Me hacen tantas veces esta pregunta que incluso tengo un pequeño discurso preparado.
- Pues el internacionalista es un analista de la realidad internacional. Su ámbito de análisis no incluye solamente al aspecto político, sino también al económico y social. Nuestro trabajo es explicar, por ejemplo, que origina un problema de índole internacional, tal como una guerra, una crisis económica, una revuelta social, y proponer soluciones para ello.
- Uhhh… Que interesante suena. ¿Y cómo eso te da de comer? ¿En qué puedes trabajar?
«Esto me lo preguntan desde incluso hasta de empezar la universidad, ¿Es que acaso la gente solo piensa en el trabajo?».
- Pues tenemos diversos lugares donde trabajar, por ejemplo, los ministerios de relaciones exteriores, organismos públicos o estadales, empresas privadas trasnacionales, medios de comunicación, organizaciones no gubernamentales, y todo aquello donde pueda ser relevante el ámbito internacional.
- Oh, muy bien. Ya entendí, ya entendí…
- Jeje, ok, que bueno… «No, es mentira, se te olvidará, y seguro me volverás a preguntar ¬¬»-
- Ummm… ya va…-tiene nuevamente intenciones de preguntar- ¿Los internacionalistas no trabajan como diplomáticos?
Pero ya yo me fui harto de tantas preguntas (jeje), y nop, puede ser un trabajo de diplomático, pero no necesariamente.
Bueno, ya acaban de ver una conversación que tuve ayer con mi mamá (jaja, no es cierto, bromeo). Pero por lo general, esta conversación suele ser bastante parecida con cualquier persona, ya bien sean amigos o desconocidos (¬¬).

Pues la verdadera intención de este post es comentar, después de haber estudiado durante siete semestres consecutivos la carrera y antes de empezar el último, mis impresiones sobre ella. Así que trataré de ser directo.

Primero que todo, un poco de historia. ¿Cómo llegué a estudiar en la UCV? Pues a pesar de que nunca fui un muy excelente estudiante, yo llegué mediante la prueba interna de la FaCES (Facultad de Ciencias Económicas y Sociales). Había para el momento (años 2005-2006) varias modalidades de ingreso a la universidad: por asignación del CNU (Consejo Nacional de Universidades) mediante una prueba (Siendo una de las modalidades más difíciles del país, pues compites con personas de todo el país, además de que toma en cuenta los promedios durante el bachillerato. Mi promedio no era el mejor jeje); por prueba interna de las facultades; y finalmente, se les otorgaba el beneficio a los trabajadores de la institución educativa y sus hijos, hijos de diplomáticos, deportistas y artistas (y, como no debe resultar extraño, para aquellos que puedan pagar su admisión). Pero siendo un hijo de padres sin una formación profesional, y con poca capacidad económica, mis oportunidades estaban limitadas, así que me limité a presentar la prueba interna como el resto de los mortales. De hecho, presenté las pruebas internas de casi todas las facultades de la universidad: ingeniería, arquitectura, humanidades y educación, ciencias jurídicas y políticas, con excepción de las facultades de medicina, odontología y farmacia. Pero en realidad mi interés estaba centrado particularmente en dos carreras: Estudios políticos y administrativos (politología) y Estudios Internacionales. Tras presentar las pruebas de admisión, la única que reconoció mis grandes dotes cerebrales fue la FaCES (sehh… las demás me rechazaron ¬¬ jaja).

La prueba interna de FaCES consta de 3 partes: razonamiento verbal, lógico y cultura general. Sin embargo, dentro de esta facultad también se encuentra la escuela de economía, y todos aquellos que quieran ingresar allí, deberán presentar una parte extra de matemáticas. Y como si fuera una ley de Murphy, yo aplicaba no sólo para Estudios Internacionales, sino también para economía. ¿No soy suertudo o qué? (jaja) No soy realmente tan malo en matemáticas, pero pude estudiar y prepararme para este caso. Una de las grandes dificultades de ingreso, no sólo para la UCV, sino también para las demás universidades (sobre todo universidades públicas), son los pocos cupos disponibles que ofrecen. Por ejemplo, la escuela de estudios internacionales sólo acepta alrededor de 50 personas mediante la prueba interna. De un total de 5.000 personas que presentan la prueba, la demanda de Estudios Internacionales puede estar alrededor de 500 o más personas dentro de ese total. Eso quiere decir que el ingreso no es fácil ya que debes de competir con muchas personas para tan solo quedar entre los primeros 50. Y eso todavía me parece muy gracioso, porque yo quedé dentro de esos 50, pero no es momento para yo empiece a alardear (jaja). De hecho, la vez que fui a ver la publicación de los resultados de la prueba en la universidad, la primera vez que leí la lista de las 50 personas, no pude ver mi nombre. Decidí darle una segunda leída, y me dije:
- Hey, mira… este sujeto se llama igual que yo jeje…- seh… puedo ser muy tonto a veces.
Volví a lanzar una mirada a lista.
- Hey… pero este tipo también tiene mi mismo apellido. ¡Qué casualidad!... Hey, pero no solo eso, también tiene la misma identificación que yo…No lo puedo creer… ¡¡Me han robado la identidad!! =SSS
Treinta segundos más tarde caí en cuenta: - Soy yo =$ (jaja).
Estaba tan contento que pude haber saltado y gritado como una quinceañera… pero había tanta gente alrededor que no lo hice ¬¬ (jaja).

Hablando más profundamente sobre la carrera, podemos decir que es una carrera multidisciplinaria. Como dice un profesor de mi escuela: “Un internacionalista es un mar de conocimientos y un centímetro de profundidad”. Esta es quizás una de las carreras más multidisciplinarias que puedas encontrar, ya que se estudia política, economía, sociología, derecho, historia, geografía, idiomas (inglés o francés), negociación, y entre otras materias relacionadas. Es algo que a mí en lo particular me encanta de la carrera. Pero el gran problema que tiene un internacionalista, es que no somos economistas, ni politólogos, ni sociólogos, ni abogados, ni geógrafos, ni lingüistas, y abarcando tantas áreas, es difícil que nuestros conocimientos sean tan profundos como los de cualquiera de ellos. Sin embargo, eso no quiere decir que yo no pueda saber tanto de derecho como un abogado, si me esfuerzo podría hacerlo, empero, no soy considerado abogado por mis conocimientos, sino por mis títulos (Estúpida y gran falla del sistema educativo). Y mi título no dirá nada relacionado con la abogacía.

En Venezuela, las carreras de licenciatura duran 5 años en total. Pero algo que diferencia a Estudios Internacionales de las demás carreras en el país, es que esta dura tan solo 4 años. Y este hecho hace que las otras escuelas nos llamen “estudios vacacionales” (jeje), porque somos la carrera de licenciatura más corta del país. La razón de esto se debe a que el pensum de la carrera fue diseñado para durar tan solo cuatro años u ocho semestres. De igual modo, a diferencia de las demás escuelas, Estudios Internacionales es la única que no presenta tesis de grado. Todo esto, a pesar de que pueda verse como una carrera fácil y corta, esta carrera podría fácilmente dividirse en 5 años, pero todo su contenido fue concentrado y reducido a 4 años. En palabras simples, lo que las demás carreras ven en 5 años, nosotros lo vemos en 4 años. Eso quiere decir que esta carrera está lejos de considerarse “fácil”, y los que me conocen sabrán que casi todo el tiempo estoy realizando trabajos y envidiando a los vagos de ingeniería que siempre los veo jugando cartas por los pasillos (¬¬ jaja).

Inicié mis clases en el histórico día de 11 de septiembre de 2006, a cinco años de los aviones neoyorkinos. En mi primer día de clases, como el propio novato, entré al salón de clases que no era (jaja). Eso siempre me pasa, y es más gracioso cuando entro sin querer al baño de damas (jaja), y a veces también lo hago a propósito (jaja... no, no es cierto).

El primer semestre es el más fácil de todos los semestres, es decir, con el tiempo todo va empeorando (jaja). Podría hablar mal o bien de algunos profesores, pero no es mi estilo hablar de alguien que no esté dentro de la política (jeje). Pero si puedo decir que algunos sólo se dedican a hablar de política, otros usan muy extraña vestimenta y la mayoría son raramente excéntricos (jaja).

En el tercer semestre es cuando en realidad se empieza a ver el verdadero contenido de la carrera con la materia de “Teoría de las relaciones internacionales”. Donde te acostumbrarás a llamar al sistema internacional “anárquico” y entenderás porque la ONU realmente no sirve para nada. Desde este momento es cuando uno se empieza a preparar para realizar análisis internacionales y dar posibles soluciones para ello. Una vez aquí, se entiende de verdad porqué ocurrieron las guerras mundiales de las cuales ya estoy harto (jeje).

El quinto semestre… Oh, el quinto semestre. Aquí es donde descubres si de verdad estás hecho para la carrera o no, ya que aquí empiezas a ver Historia de las Relaciones Internacionales I. Es la materia más difícil de toda la carrera, y los profesores que la dictan no son los más fáciles de complacer. Historia I, como la conocemos los estudiantes, trata sobre la historia de Europa, desde el siglo XV, cuando Carlos V de Alemania está en pañales hasta el periodo de la Guerra Fría. El contenido de esta materia es tanta, que realmente debería haberse dividido entre dos semestres, pero se encuentra concentrado en uno solo, y eso lo hace una materia bastante difícil de digerir. En cambio, Historia II se ve en el sexto semestre, y trata sobre la historia de América, especialmente la latinoamericana (Desde México hasta Chile). Y, por último, Historia III que se ve en el séptimo semestre, trata sobre la historia venezolana. Ninguna de las tres es realmente fácil, es por ello que, si no te gusta la historia, esta no será la carrera para ti. Y, en lo particular, a mí si me gusta la historia y realmente he aprendido mucho, hasta el punto en que ahora entiendo mejor el “por qué” de nuestras sociedades actuales.

A partir del tercer semestre, se puede optar por cursar materias optativas. De hecho, hay que cumplir obligatoriamente con 18 créditos de materias optativas (por lo general, cada materia optativa equivale a 3 créditos). Sin embargo, las materias optativas no son muy numerosas dentro de la escuela y, para ser sincero, tampoco son muy buenas. Por ello está la opción de cursar materias optativas dentro de otras escuelas. Por ejemplo, un ingeniero puede cursar la materia de apreciación musical en la escuela de artes. De ese modo tenemos a un ingeniero más bohemio de lo normal (jaja).

Por otro lado, a partir del cuarto semestre, se está obligado a hacer trabajo voluntario… (Mmmmm… ¿No es una contradicción?). El servicio comunitario es una obligación de todos los estudiantes universitario una vez que estén a mediados de la carrera. Un trabajo de servicio a la comunidad, no debería ser de carácter obligatorio, pues una vez se le otorga ese carácter, deja de ser un trabajo VOLUNTARIO. Pero no es momento para entrar en estos temas…

¿Cómo son las personas dentro de la Escuela de Estudios Internacionales (EEI)? Pues al principio del semestre noté que muchas de las personas que estudiaban conmigo eran mujeres, e incluso, que entre algunos hombres había tendencias ligeramente gays… Lo cual me hizo entrar una crisis existencial: “¿Es que yo escogí una carrera de chicas o qué?” (jaja). Bueno, en realidad la escuela está mezclada con todo tipo de personas, y hasta de las más diferentes tendencias políticas. Entonces, gracias a que hay una leve mayoría de mujeres, podrás ver a muchas sifrinas o pretensiosas (jeje... De hecho, hay un par de actrices y modelos estudiando en la escuela), así como punkies, emos, raperos o gente medio rara y medio normal como yo (jaja).

Una vez graduado, el campo laboral es algo limitado. La mayoría de los que ingresan a la escuela tienen la esperanza de trabajar para el Ministerio de Relaciones Exteriores o Cancillería, pero esa es una posibilidad ínfima ya que estos espacios están reservados para los amigotes del gobierno, y no sólo del actual, de los anteriores también. Muchos de los graduados se quedarán desempleados durante un buen tiempo, cruzados de brazos hasta que alguien los llame y les ofrezca un puesto.

Para finalizar, lo que me llamaba la atención y hace que me guste y disfrute de la carrera es la diversidad de conocimientos que te ofrece. Ya que la verdad, como profesión, no me resulta muy atractivo. Siendo que no tengo ningún interés en acercarme a ninguna institución pública, bien sea la Cancillería, o una institución privada, bien sea una transnacional. La parte que si llama mi atención, es la posibilidad de trabajar con ONGs, bien sea en la parte de derechos humanos o en protección ambiental, ya que… ¡Hey, lee un poco más este blog! Esos son los temas que más llaman mi interés.

PD 1: soy un ucevista. Y todos los ucevistas podremos hablar mal de nuestra universidad cuando estamos dentro de ella, pero cuando estamos afuera alardeamos diciendo que estudiamos en la mejor universidad del país, y patrimonio mundial de la humanidad.

PD 2: Celebro este post como el número 300 del blog!! Yuju!! A la primera persona que me responda le enviaré 1.000.000 de dólares besos y abrazos y ni un centavo (jaja).

PD 3: Les dejo el pensum de la carrera a todo aquel que lo desee ;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...