La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

29 de abril de 2009

La Pandemia de Influenza Porcina.

[Info que recientemente me ha llegado al correo]
Angel Miguel Rengifo
Profesor Titular, Médico, MSc. Ph.D

La influenza humana es una infección viral de las vías respiratorias altas, las cuales incluyen la nariz, los bronquios y los pulmones. Es una infección viral altamente contagiosa entre los humanos, y es una de las enfermedades más severas en los países europeos y Norteamérica durante el invierno. Hay virus de la influenza en diferentes animales, los más conocidos son los virus de la influenza aviar y la porcina. Debido al contacto directo de humanos con estos animales es factible la contaminación con virus de esos animales que pueden mutar y hacerse sumamente virulentos. El contagio humano, algo factible, es consecuencia de que no se toman las medidas sanitarias adecuadas de prevención. El contagio del virus aviar de persona a persona no ha sido demostrado. En el caso del virus porcino se dice que si puede haber contagio de persona a persona.
Los síntomas de infección en humanos por un virus de influenza son los siguientes:
· fiebre
· dolor en los músculos
· dolor de garganta
· tos seca

En nuestro país (Venezuela) también ocurre la influenza humana con gran frecuencia, en la forma de brotes de carácter epidémico a los cuales el común de la gente llama gripe y aún cuando le afecta el bolsillo, suele atribuirle nombres jocosos: "la rompe huesos", "el paquete económico" etc. Pienso que eso se debe a que la gente no asocia la gripe con una evolución mortal. Es difícil encontrar un ser humano adulto que no haya sido afectado alguna vez por el virus de la influenza. Así mismo son muy pocos los que tienen recuerdos de alguien que haya muerto a consecuencia de una gripe.
La influenza puede afectar a personas de cualquier edad. La mayoría de los niños, jóvenes y adultos se curan al cabo de unos días sólo con un tratamiento sintomático: antipiréticos para bajar la fiebre, jarabes para la tos y reposo en cama. Algunos pueden enfermarse mucho más gravemente y pueden necesitar ser hospitalizados. Se calcula que del 5 al 20 por ciento de la población de Estados Unidos contrae la influenza cada año. Si establecemos ese mismo porcentaje para los países europeos tendremos que el número de personas infectados con el virus de la influenza durante los tres meses del invierno asciende a varios millones. Lo cual desde el punto de vista económico es un enorme descalabro.
La influenza puede llevar a algunos pacientes a la muerte. Las personas susceptibles de morir como consecuencia del virus de la influenza son aquellos minusválidos desde el punto de vista inmunológico: niños, mujeres y adultos mayores desnutridos y generalmente con alguna patología agregada en vías respiratorias y/o aparato cardiovascular. Del número de personas infectadas con el virus de la influenza hay un porcentaje relativamente pequeño que fallece a consecuencia de neumonía o bronconeumonía, cuadros patológicos susceptibles a la acción de antibióticos, pero que en personas pobres con un bajo nivel de respuesta inmunológica y propensas a diversas complicaciones, su efecto puede resultar insignificante . Hay algunas defunciones en sujetos sin cardiopatía aparente, que pueden ocurrir como consecuencia de la invasión miocárdica del virus, produciendo una miocarditis viral, de efectos desbastadores en el paciente.
Ahora bien, las alarmas epidemiológicas y el escándalo mediático en relación a la influenza sea humana, aviar o porcina parecen desproporcionadas si se establecen concienzudamente una relación entre morbilidad y mortalidad. Desde mi humilde punto de vista es una forma más de provocar miedos colectivos con fines políticos y /o comerciales.
Cuando ocurrió la alarma epidemiológica por la gripe aviar en el sudeste asiático, los laboratorios Roche de Suiza, produjeron un antiviral denominado TAMIFLU cuyo compuesto activo es el oseltamivir. Este medicamento se utilizó ampliamente durante la epidemia de gripe aviar H5N1 en 2005, cuyo efecto no iba más allá de reducir los efectos de la influenza. Digamos, que era una aspirina de muy alto costo para el paciente. Debemos recordar que en el pasado no muy lejano, el medicamento de elección para la gripe era la aspirina. Y según la recomendación de mi profesor de Clínica Médica en la UCV, el famoso Dr. Hernández Rodríguez, era suficiente aspirina, ron y cama, es decir, un reposo absoluto "bien entonado". Y verdad que eso funcionaba. Pero eso daba pocos dividendos tanto al médico como a la industria farmacéutica.
El Tamiflú es un medicamento que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha ayudado a comercializar, al considerarlo oficialmente como efectivo para reducir los efectos de la influenza. En respuesta a la alarma mediática, varios gobiernos, entre los que se incluyen los del Reino Unido, Estados Unidos y Australia, almacenaron oseltamivir en previsión de una posible pandemia. A pesar de ser cantidades significativas, las cantidades acumuladas no habrían sido suficientes para proteger a toda la población de estos países. Además se hizo ese gasto sin tomar en cuenta que los virus de la influenza mutan rápidamente y que en un tiempo relativamente corto ese antiviral sería inútil. Así mismo como las vacunas elaboradas con el mismo fin.
A finales de mayo de 2005, la multinacional farmacéutica Roche declaró que la demanda superaba su capacidad de producción, y para intentar satisfacerla Roche planeó la apertura de una nueva planta de producción en Estados Unidos durante el segundo semestre de 2005.
La patente del oseltamivir antiviral fue adquirida por Gilead Sciencies Inc (empresa de la que es accionista el ex secretario de defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld) y que firmó contratos con la subsidiaria estadounidense F. Hoffman-La Roche Ltd para fabricar y distribuir el producto hasta 2016. Ya sabemos lo que significa la influenza desde el punto de vista económico en los países industrializados. Por lo tanto tener a la mano un antiviral que la gente crea puede curarlo o al menos mejorarlo, es un arma política importante en materia de salud y altamente lucrativo para la industria farmacológica..
En octubre de 2005, la farmacéutica india Cipla anunció que empezarían la fabricación de oseltamivir genérico sin la pertinente licencia de Roche. Muchas leyes sobre patentes permiten a los gobiernos la cancelación de las restricciones en la fabricación durante emergencias, a pesar de que Roche ha anunciado su intención de ser la única fabricante. Cipla arguye que puede vender legalmente oseltamivir en la India y otros 49 países en vías de desarrollo, a partir de enero de 2006. También en octubre, Roche anunció que estaba en negociaciones con cuatro farmacéuticas para permitir licenciar el Tamiflu, para incrementar de esta manera la producción. Vino la crisis económica y todo se vino abajo.
El Tamiflu lo están usando en México a lo "mero macho" a pesar de hay voces que dicen que este medicamento puede estimular la mutación viral. Ya en 2006 el gobierno mexicano había destinado hasta 600 millones de pesos para la creación de una reserva de esta naturaleza ante la grave amenaza del virus H5N1 en ese año, además de la intención de crear en territorio nacional una vacuna contra la influenza aviar en los Laboratorios Biológicos de México (Birmex) una empresa del sector salud. En aquel momento el director de epidemiología de la Secretaría de Salud, Pablo Kuri, hablaba de que el país contaba con 1.5 millones de tratamientos completos de Tamiflú en su reserva estratégica, así como 179 mil tratamientos de antibióticos, como parte de un programa especial para enfrentar la amenaza que denominaron \"Escudo Centinela\" y que en su peor escenario estimaba que una pandemia por influenza aviar podría alcanzar a entre 25 y 30 por ciento de la población. (El Semanario, 12 de octubre de 2006, \"Influenza Aviar. La Gran Amenaza\")
En aquel tiempo el Banco Mundial había estimado que en un escenario pesimista una pandemia por influenza aviar entre humanos significaría erogar recursos por al menos 2 mil millones de dólares; una estimación que para la influenza porcina que enfrenta México, como epicentro de una potencial pandemia en el mundo, se ha estimado que podría elevarse hasta los 3 mil millones de dólares.
Roche ha anunciado que dispone de 3 millones de dosis de Tamiflu, si a eso se le suma que la Organización Mundial de la Salud tiene dos millones de dosis del antiviral, en total se dispone de 5 millones de dosis, para "enfrentar" la "pandemia". Es llamativo, que en medio de las caídas generalizadas de las bolsas, la farmacéutica suiza Roche cerró ayer con una subida del 3,51%.

Caracas 28-04-09
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...