La Historia de la Humanidad
es la historia de la estupidez Humana.

20 de febrero de 2008

No esperábamos menos de Fidel

Esto es parte de un mensaje que me llegó a mi correo, del cual prefiero guardarme mis comentarios.
NO ESPERÁBAMOS MENOS DE FIDEL

LIC.JORGE JORGE GONZÁLEZ
Profesor Taller Comunitario "Coloreando Mi barrio",
Delegado del Poder Popular, San Agustín, La Lisa,
La Habana, Cuba

Tengo por costumbre abrir mi correo en horas de la madrugada y ,hoy, fue uno de esos días rutinarios, sin embargo, al ver la noticia que un amigo salvadoreño me enviaba, fui a confirmarla al Granma digital y sí, era cierto: Fidel nos anunciaba que no seguiría como timonel al mando de la patria.;sentí tristeza y es lógico, pues mi formación como ser social ha estado dictada por la huella de su ejemplo, de su valentía , de su entrega por tratar de que nuestra patria fuese el mejor ejemplo de dignidad y justicia social que pudiera encontrarse en el universo.Poco importa qué digan nuestros adversarios de fuera y también los de adentro: sólo los cubanos estamos capacitados para seguir nuestro propio destino, asumir cambios, adoptar leyes que, siempre, beneficien a la mayoría y no a una pequeña porción de la sociedad; aquellos que han vivido de su trabajo sencillo, que han creído siempre en la revolución, hoy están tristes, pero confiados en que era el momento oportuno para comunicarle al pueblo su deseo; no esperar al próximo 24 de febrero cuando se reúna el nuevo Parlamento para designar al Consejo de Estado y entonces perder un precioso tiempo de que disponen los diputados para frofundizar en aspectos más urgentes para el desenvolvimiento de la sociedad.

¿Qué pasará en Cuba a partir de hoy? Pienso que muchas cosas sucederán y todas, o casi todas, tendrán el apoyo de los cubanos. No es un secreto que desde mucho antes del discurso pronunciado por Raúl el pasado 26 de julio, en que se nos convoca a revisarnos por dentro y por fuera, había aspectos que era necesario abordar con franqueza y hacer de la crítica oportuna -no oportunista-, un arma de lucha diaria en el centro de trabajo, en la casa, en la calle, en todas partes; que el país necesita con urgencia cambios en conceptos y en medidas tomadas alguna vez que han perdido vigencia desde hace rato y que son reclamo mayoritario de los que seguimos fieles a la revolución,es cierto, no lo descubrimos porque políticos y politiqueros de "izquierdas" o derechas nos sugirieran hacerlo -ahí está como mejor prueba ese porcentaje mayoritario que votó recientemente de manera UNIDA, como el propio Comandante nos pidiera- al fin y al cabo, ellos no han logrado en sus propios países, lo que nos reclaman a nosotros .

No tengo dudas que Cuba saldrá fortalecida y más aun su revolución en este momento; que los hombres y mujeres que tendrán la responsabilidad de acometer las múltiples tareas que Fidel desempeñaba lo harán con la honestidad necesaria y seguirán fieles a nuestras tradiciones de lucha, pero eso sí, será imprescindible dar cabida no sólo a la generación victoriosa de la Sierra Maestra y la lucha insurreccional, sino también a aquellos que nacieron después y hoy son consumados estadistas, porque esos "jóvenes" maduros necesitan probar que pueden ser muy útiles y sus ideas deberán ayudar a cambiar algunos elementos obsoletos que, casi inexorablemente, los mayores -todos tenemos abuelos, padres, tíos- ,son reacios a lo nuevo, olvidando que una vez fueron ellos los bisoños de antaño que querían lograr hazañas similares a las que hoy sus hijos piden.

Creo que estamos ante una oportunidad única de lograr el consenso real entre todos los cubanos y no debemos desaprovecharla ni por un instante. En los últimos meses la población ha tenido la oportunidad de expresarse con absoluta libertad sobre aquellas cosas cotidianas que más nos afectan y el nuevo liderazgo tendré necesariamente que ser receptivo y asumir que no podemos seguir siendo condescendientes con los incumplidores, con los corruptos que roban o desvían los recursos que el estado ha puesto en sus manos para engrandecer la obra común, con aquellos que miran a su vecino por encima del hombro simplemente porque no tienen la posibilidad de estar trabajando en una empresa mixta o en sector del turismo.Es hora de entrarle con firmeza a los problemas, si es que queremos que nuestros hijos y nietos sigan creyendo en sus padres.

Hoy Fidel nos dio ese ejemplo supremo de lo que es un revolucionario consecuente con sus ideas y su obra vivida, nosotros no tenemos ningún derecho a defraudar su confianza.Cuba, con ÉL guiándonos desde su puesto de consumado escritor de la memoria histórica y albacea de nuestras conquistas, saldrá fortalecida y seguirá siendo el ejemplo digno que el mundo conoce y respeta.

La Habana, 19 de febrero del 2008
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...